POLÍTICA

Un concejal de Geroa Bai en Egüés manipuló el proceso popular para el lanzamiento del Chupinazo de Gorraiz

Joseba Orduña escondió a todos los vecinos que él mismo se encontraba detrás de una candidatura de un pintor condenado por colaborar con ETA. 

Joseba Orduña, concejal de Geroa Bai en el Ayuntamiento del valle de Egüés. IÑIGO ALZUGARAY
Joseba Orduña, concejal de Geroa Bai en el Ayuntamiento del valle de Egüés. IÑIGO ALZUGARAY  

Un concejal de Geroa Bai en el Ayuntamiento de Egüés manipuló el proceso de participación para intentar que el pintor Xabier Morrás, preso en su momento por colaborar con los asesinos de ETA, lanzara el Chupinazo de Gorraiz. 

Joseba Orduña, concejal de Cultura y también investigado en otro caso por un presunto delito contra la intimidad, ha ocultado durante meses que fue él mismo el que obligó a una trabajadora municipal a presentar la candidatura de Morrás para el inicio de las fiestas. 

En concreto, según ha podido conocer este medio, la empleada del consistorio envió un correo electrónico desde su cuenta personal de Hotmail al área de Cultura que dirige el propio concejal en el que señalaba: "En nombre de Joseba Orduña quiero proponer a D. Xabier Morrás como candidato para tirar el txupinazo de inicio de Fiestas de Gorraiz por ser un artista destacado en la escena del arte contemporáneo y vecino de Gorraiz". 

Esta información, sin embargo, ha sido ocultada durante nueve meses por el alcalde, Alfonso Etxeberria, y el propio concejal, que se habían negado a facilitar quiénes fueron las personas que propusieron a cada uno de los candidatos para lanzar el chupinazo. 

Esta nueva información que ahora desvela NAVARRA.COM demuestra que no existió solicitud vecinal ni popular alguna para la candidatura del pintor abertzale, sino que fue Geroa Bai y el propio concejal Orduña quienes manipularon el proceso participativo para intentar que Morrás iniciara las fiestas con una propuesta falsa. 

Al proceso participativo sí se presentaron otras dos candidaturas legales, la de la Asociación de Vecinos y la de Nerea Egozkue, Miss Navarra y vecina de la localidad. 

Sólo unos días después del envío de ese falso correo, el propio Orduña suspendió la votación popular y designó a dedo a Morrás como lanzador del cohete. Las quejas vecinales por el pucherazo y por la persona seleccionada vinculada al terror asesino de ETA hicieron que finalmente fuera la asociación de vecinos la encargada de prender la mecha festiva. 

UPN solicitó durante meses que el consistorio hiciera público el nombre de la persona o colectivo que habían propuesto a Morrás, algo a lo que Orduña y Etxeberría se han negado de manera permanente apelando a las leyes de protección de datos. De hecho, el concejal de Cultura que manipuló el proceso entregó la información pero borró su nombre del correo que se reproduce en esta información para no quedar descubierto. 

Orduña convocó el proceso participativo, propuso a escondidas y confundiendo a los vecinos a un candidato, suspendió la votación popular y designó a dedo a su candidato. Todo un ejercicio de transparencia de los partidos del cambio y la transparencia. 

MORRÁS Y LAS CORRUPTELAS DE BILDU

Junto a la manipulación de Geroa Bai, hay que destacar que Xabier Morrás es el marido de la parlamentaria de Bildu, Miren Aranoa, también en el punto de mira judicial por un posible delito contra la intimidad de una concejal de UPN en la localidad. 

Morrás es también el autor del cuadro de la exposición que costó 50.000 euros al Ayuntamiento de Pamplona y en la que aparecía retratado el alcalde Joseba Asirón (Bildu) como un héroe de hace 500 años en Amaiur en un alarde de manipulación desconocida hasta la fecha. 

Cabe destacar que Bildu colocó al hijo de Morrás y Aranoa, Hasier, con un puesto de alto cargo en el departamento de Educación como director del Servicio de Multilingüismo y Enseñanzas Artísticas, en una clara muestra del nepotismo de la formación abertzale y el favoritismo a sus amigos y familiares. 

El Ayuntamiento del Valle de Egüés, el tercero en habitantes en Navarra, suma una nueva muesca en su forma de actuar, con medio consistorio investigado por los tribunales, incluido el alcalde. 

Alfonso Etxeberría junto a otros concejales del cuatripartito nacionalista utilizó a un técnico informático amigo para que recuperara datos que habían sido ya borrados por la exconcejal de UPN Carolina Potau. De esa manera accedió a datos personales e íntimos de la edil, los compartió con otros concejales y los expuso en rueda de prensa. 

Etxeberría ya ha declarado ante el juez y no ha dimitido, aunque cuando estaba en la oposición exigía la renuncia de los cargos públicos que estuvieran bajo la investigación de los jueces. 

Por el momento, la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra ha desestimado el recurso del alcalde de Egüés, Alfonso Etxeberría (Geroa Bai) que había solicitado el sobreseimiento de la causa por la que es investigado por un supuesto delito contra la intimidad de una exconcejal de UPN. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un concejal de Geroa Bai en Egüés manipuló el proceso popular para el lanzamiento del Chupinazo de Gorraiz