PAMPLONA

Pamplona blindará el centro de la ciudad: estas son las calles más transitadas por las que estará prohibido circular desde 2017

Se busca "transformar la ciudad en un nuevo modelo" para dar protagonismo al peatón, al ciclista y el transporte público.

Imagen del tramo de la calle Navas de Tolosa de Pamplona situado frente al Parlamento.
Imagen del tramo de la calle Navas de Tolosa de Pamplona situado frente al Parlamento.  

La organización actual del tráfico en el Casco Viejo y el I Ensanche de Pamplona tiene los días contados. El Ayuntamiento de Pamplona ha presentado un nuevo “concepto ciudad” donde se prioriza al peatón y se fomenta la llamada movilidad sostenible.

En este sentido, los cambios producidos por la nueva reordenación del tráfico, que surtirán efecto de una manera experimental en junio de 2017, se contarán por decenas.

El más importante tendrá que ver con la prohibición de acceder mediante vehículos privados al tramo de la calle Navas de Tolosa comprendido entre el Parlamento y la rotonda del hotel Tres Reyes.

De esta manera, ha asegurado el Consistorio pamplonés, se creará un espacio de coexistencia con gran protagonismo para peatones y bicicletas desde el Casco Antiguo hasta la zona del Baluarte y la Ciudadela.

Será en esta zona donde desaparezcan también las paradas de transporte urbano, aunque las villavesas podrán circular a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora o de forma eléctrica. “Se trata de convertir las actuales autopistas urbanas en calles que puedan ser transitadas por todos”, ha añadido el concejal de Ecología Urbana y Movilidad, Armando Cuenca

Con esta medida se busca "deshacer el nudo" y que el tráfico se derive hacia las principales vías de Pamplona alejadas del Casco histórico como la avenida del Ejército, que acogerá el mayor volumen de tráfico tras los cambios. 

Pero los cambios van más allá. También en ese entorno se reordenará la calle Padre Moret, que se restringirá completamente a los vehículos privados a partir de la calle José Alonso. En este punto sólo se permitirá la circulación del transporte público para conectar Pío XII con Yanguas y Miranda.

Asimismo, las calles General Chinchilla y y el Bosquecillo también se peatonalizarán y se eliminarán las plazas de aparcamiento que serán colocadas en otros lugares del I Ensanche.

LAS FASES DEL PROYECTO

El Ayuntamiento de Pamplona estima que el cambio definitivo, con las obras requeridas, se culminará aproximadamente en un año y medio. Sin embargo, esta nueva reorganización del tráfico se encuentra dividida en tres etapas. 

La primera de ellas estará relacionada con la implantación de varias cámaras que identifiquen a los vehículos que acceden al Casco Viejo y será puesta en marcha en diciembre de este año.

La segunda fase, prevista en junio de 2017, acometerá algunas de las "obras menores" necesarias para las modificaciones de los flujos de tráfico en Casco Antiguo y Ensanches de forma experimental. De esta manera, las actuaciones quedarán realizadas para antes de que comiencen las fiestas de San Fermín. 

Dentro de estas obras se incluyen los cambios de señalización horizontal y vertical, nuevo pintado de las plazas de aparcamiento para modificar su color de azul a verde, tapar parquímetros, eliminar aparcamientos de motos y coches en las zonas afectadas, la colocación de mobiliario como cierre de calles que se van a peatonalizar para evitar la circulación o la eliminación de isletas. Para todo, el presupuesto estimado asciende a unos 500.000 euros.

Con el cierre de 2017, todas estas actuaciones serán valoradas para acometer la fase definitiva en 2018 e iniciar las obras de urbanización necesarias para acometer el plan previsto. "Sería imposible cifrar un presupuesto ahora porque aún desconocemos todas las obras que van a tener que acometerse", ha puntualizado Joxe Abaurrea, concejal de Ciudad Habitable y Vivienda.

UN NUEVO MODELO DE CIUDAD

Todas estas actuaciones pretenden ir transformando la ciudad hacia un nuevo modelo donde el protagonismo de la movilidad lo adquieran lo peatonal, lo ciclista y el transporte público, reduciendo el tránsito en vehículo privado a lo “razonablemente necesario”.

Supone, por tanto y según señalaron los responsables de las tres concejalías implicadas, evolucionar hacia una ciudad “más amable, más sostenible, más accesible y, además, más participativa y democrática”.

Aunque el diseño global e integral de esa movilidad se establecerá en el PMUS que coordina la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona con los ayuntamientos, desde el Ayuntamiento de Pamplona se recordaba que “hay actuaciones que se pueden ir adelantando ya que cuentan con un alto grado de consenso técnico y político”.

Hace un año, en noviembre de 2015, se presentó en la Junta de Tráfico una propuesta para reorganizar el tráfico en el Casco Antiguo, el I Ensanche y en zonas del II Ensanche de Pamplona, con la intención de impulsar un nuevo modelo de ciudad.

El proyecto que recogía la propuesta estaba avalado por informes técnicos elaborados por expertos de la Policía Municipal. A partir de ahí la propuesta ha sido trabajada de forma transversal y durante más de 11 meses por tres áreas del Consistorio, consultada con la Mancomunidad y objeto de un proceso participativo cuyas conclusiones definitivas se harán públicas el próximo miércoles 23 de noviembre en Civivox Condestable.

Además, para dar a conocer las actuaciones que se habían ideado, se organizaron reuniones participativas dirigidas a comerciantes y hosteleros de los barrios afectados, así como debates y análisis en organismos como el Observatorio de la Bicicleta o la Mesa del Casco Antiguo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pamplona blindará el centro de la ciudad: estas son las calles más transitadas por las que estará prohibido circular desde 2017