PREMIUM  PAMPLONA

El cuatripartito defiende la fiesta soberanista contra el 2-J: "Se veía en las caras que esperaban más éxito"

UPN y PSN han pedido explicaciones por la cesión de locales públicos a una fiesta de tintes políticos con la que el equipo de Gobierno "comparte objetivos".

Dos imágenes de las fiestas convocadas en Pamplona el 2-J, la marcha contra la imposición del euskera y la fiesta soberanista de 'Alternatiben Herria' en locales públicos y espacios ocupados, como Rozalejo. NAVARRA.COM
Dos imágenes de las fiestas convocadas en Pamplona el 2-J, la marcha contra la imposición del euskera y la fiesta soberanista de 'Alternatiben Herria' en locales públicos y espacios ocupados, como Rozalejo. NAVARRA.COM  

Los cuatro partidos que sustentan el Gobierno municipal de Joseba Asirón en el Ayuntamiento de Pamplona han vuelto a defender este lunes la cesión de espacios públicos a la fiesta soberanista que trató de provocar altercados durante la manifestación del 2-J contra la imposición lingüística del euskera.

El cuatripartito ha avalado la celebración de la fiesta denominada 'Alternatiben Herria' ('Pueblo de las alternativas'), que contaba con un convenio de colaboración del Consistorio para la cesión de numeroso espacios públicos en el Casco Viejo y que además organizó actividades en el palacio ocupado ilegalmente de Marqués de Rozalejo.

Además, algunos radicales aberztales que participaban en esta fiesta soberanista trataron de provocar incidentes durante la marcha pacífica del 2-J al increpar a los manifestantes a gritos desde la antigua estación de autobuses de Pamplona, que ocupaban gracias a la cesión del Ayuntamiento de Pamplona.

Durante la comisión de Presidencia celebrada este lunes, los partidos de la oposición (UPN y PSN) han reclamado explicaciones al equipo de gobierno de Joseba Asirón por este convenio suscrito con los organizadores de la fiesta.

El concejal socialista Eduardo Vall ha puesto de manifiesto que el cuatripartito ceda espacios públicos a una fiesta con la que "comparte" objetivos comunes, entre los que ha citado la "apuesta por la soberanía, la construcción de Euskal Herria incluyendo a Navarra, la imposición del euskera o la oposición a la llegada del TAV".

"La jornada es legítima", ha remarcado Vall, "lo que no es legítimo es el uso inadecuado y exagerado de los bienes del Ayuntamiento en favor de una causa partidista". Por ello, el socialista ha considerado que se trata de una "desvergüenza".

"QUERÍAN UN IMPULSO PARA CALLAR A LA GENTE"

Desde UPN, la concejala Ana Elizalde ha añadido que "Bildu ha hecho uso de todos los medios municipales a su alcance para hacer campaña electoral". Y en este sentido han remarcado que en el partido de Joseba Asirón "estaban nerviosos con la manifestación contra la imposición del euskera", por lo que han apoyado a 'Alternatiben Herria' para contraprogramar al 2-J como "un impulso para ver si conseguían callar a la gente".

Elizalde ha expuesto además el cariz político con el que se ha rodeado a esta fiesta soberanista con la participación de Sabino Cuadra, la firma de conclusiones del alcalde Joseba Asirón o la invitación de Adolfo Araiz animando a participar en esta jornada contraria a la manifestación del 2-J.

"No estamos en contra de que se realicen actividades políticas o sociales", ha enfatizado la edil de UPN, "pero no estamos de acuerdo en que lo tenga que pagar el Ayuntamiento".

BILDU: " SE VEÍA EN LAS CARAS QUE NO HAN CUMPLIDO LAS EXPECTATIVAS..."

Por su parte, el cuatripartito se ha limitado a defender su beneplácito y actitud colaborativa con los organizadores de 'Alternatiben Herria'. Desde Geroa Bai, Iñaki Cabasés, ha tachado de intolerantes a UPN y PSN por reclamar explicaciones ante el cariz que ha tomado esta fiesta. "Quieren rechazar la tolerancia", ha explicado el edil, "no ven más que la prohibición".

Según el concejal de Geroa Bai, ha asegurado que a su formación no le ha molestado la manifestación contra la imposición del euskera del Gobierno de Uxue Barkos ni las fiesta a favor de la soberanía: "Nos alegra que la gente salga a la calle a expresar sus sentimientos políticos, nos parece de cine que la gente use nuestros Civivox para expresar su ideas".

Laura Berro, concejala de Aranzadi, ha acusado a los partidos de la oposición de "confundir un movimiento social de la ciudadanía organizada con los partidos políticos" y ha comparado el apoyo del Ayuntamiento a 'Alternatiben Herria' con la realización de actos religiosos en las calles de Pamplona.  "Cuando se ceden espacios públicos a la iglesia, también podría considerarse un uso partidista porque comparten las mismas ideas que la iglesia católica, por ejemplo", ha reprochado Berro al grupo municipal de UPN.

La edil de Aranzadi ha insistido en que en la fiesta soberanista "no ha participado ningún partido", haciendo referencia a la marcha del 2-J con la participación de regionalistas, socialistas, PPN y Ciudadanos.

Desde Bildu se han limitado a atacar a la marcha contra la imposición lingüística del euskera tratando de restar importancia a la participación de entre 15.000 y 30.000 personas protestando pacíficamente por la política en favor del euskera del Gobierno del cuatripartito.

La concejala Patricia Perales se ha dirigido a UPN y PSN: "Ustedes pensaban que la manifestación iba a tener un poquico más de éxito". "Ya se veía en las caras que no han cumplido las expectativas...", se ha limitado argumental la concejala abertzale que rubricó el acuerdo de colaboración con 'Alternatiben Herria'.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El cuatripartito defiende la fiesta soberanista contra el 2-J: "Se veía en las caras que esperaban más éxito"