• sábado, 04 de diciembre de 2021
  • Actualizado 06:38

 

 
 

PAMPLONA

Chivite 'roba' 6 millones de euros a Pamplona y dinamita la relación con Maya: "Es una traición"

El alcalde de Pamplona ha criticado el nuevo modelo de financiación municipal después de que el Gobierno foral haya aniquilado la carta de capitalidad, vigente desde hace 24 años.

Apertura oficial del curso escolar en el IES Navarro Villoslada con la presencia de María Chivite, Carlos Gimeno y Enrique Maya. PABLO LASAOSA
El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, saluda a la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, en un acto anterior. PABLO LASAOSA

El alcalde Enrique Maya ha considerado de "extrema gravedad el anuncio de supresión de la Carta de Capitalidad a Pamplona, una decisión que, según ha denunciado, ha sido adoptada sin hablar con el Consistorio ni con Navarra Suma, que marca un "antes y un después" en su relación con el Ejecutivo Foral.

"Chivite ha invitado al aperitivo, pero Pamplona ha pagado los pinchos" ha sostenido el alcalde en rueda de prensa al referirse al cambio de modelo financiación acordado por el Gobierno de Navarra, los partidos que lo sustentan y EH Bildu.

"Chivite ha invitado al aperitivo pero Pamplona ha pagado los pinchos" ha sostenido el alcalde en rueda de prensa al referirse al cambio de modelo financiación acordado por el Gobierno de Navarra, los partidos que lo sustentan y EH Bildu.

El alcalde, quien ha asegurado que el Ejecutivo les ha dado una "estocada difícil de digerir", ha rechazado los argumentos esgrimidos para justificar el cambio de financiación y la rebaja del 2 % a Pamplona, subrayando que la capital es "solidaria", tras lo que ha advertido que no va a ser solo una rebaja de 1,7 millones de euros, sino que serán cerca de 6 millones los que perderá la ciudad de gasto corriente en un solo año, "un roto muy importante".

De "extrema gravedad para los pamploneses" ha considerado ese cambio el alcalde, quien además ha cuestionado las "formas" puesto que, según ha señalado, se ha hecho "sin hablar en ningún momento con este Ayuntamiento ni tampoco con Navarra Suma".

En este sentido ha reprochado que se enteró una hora antes de que hiciera público en una reunión con representantes de la Federación de Municipios y Concejos pese a que esa misma mañana había estado con la presidenta María Chivite, con quien, ha recalcado, ha intentado ponerse en contacto posteriormente sin conseguirlo.

Maya ha reconocido que ya imaginaban "algo" porque al preparar el proyecto de presupuestos desde los servicios económicos habían querido ponerse en contacto con el departamento para ver las previsiones de ingreso para este año y "no ha habido posibilidades de hablar".

Ha criticado que, además, esta decisión se toma cuando queda "muy poco tiempo para preparar los Presupuestos del año que viene", sin dar ninguna posibilidad de reaccionar ante la ejecución presupuestaria este año.

El alcalde ha censurado que en el argumentario del acuerdo se tache a Pamplona de "responsable de las desigualdades de Navarra", cuando es "leal y solidaria" con el conjunto de la comunidad, cuando todos los alcaldes y alcaldesa que ha tenido la ciudad han tomado sus decisiones "desde la lealtad al Gobierno porque existía la Carta de Capitalidad", ya que sino no hubieran hecho determinadas cosas.

Como ejemplo ha citado que Pamplona cede terrenos para infraestructuras de ámbito autonómico, que luego le generan costes de mantenimiento, a las escuelas infantiles acuden familias de toda la comarca, no es preciso estar empadronado en la ciudad para adquirir una VPO o que con sus políticas sociales "ha salvado los muebles" en muchos momentos al Gobierno.

"Y ahora nos traiciona de esta manera", ha insistido Maya, quien le ha preguntado a Chivite "qué sentiría si mañana se entera de que Sánchez le ha quitado los Fueros, que no hay convenio pero una fórmula de reparto estupenda que no va a salir muy mal".

El alcalde, quien ha hablado de "incertidumbre tremenda de cara al futuro", ha insistido en que "Pamplona ha hecho las cosas bien, ha sido siempre bien gestionada" por lo que no entienden esta "broma de mal gusto" que en la medida que puedan no van a permitir.

En ese sentido ha anunciado que van a recabar la opinión de todos los grupos a través de una declaración en el pleno. Ahí se verá "si están con Pamplona o con las componendas políticas del Gobierno, ahí tendrán que mojarse", ha advertido.

Maya, quien ha augurado que tienen un trabajo "complejo" por delante, ha aseverado que los ciudadanos de Pamplona no tienen que ser los paganos de este desastre y en ese sentido ha indicado que lo resolverán.

En cualquier caso ha concluido que esto es un antes y un después en las relaciones con el Gobierno al que ha dicho que "bromas las justas" en relación a las palabras del vicepresidente Javier Remírez quien previamente había comentado que las aportaciones y criterios del alcalde "son bien recibidos y tenidos en cuenta en el Gobierno".

REMÍREZ: "ES ADECUADO Y JUSTO"

Por su parte, el vicepresidente del Gobierno, Javier Remírez, ha defendido el acuerdo sobre financiación municipal alcanzado por el departamento de Cohesión Territorial con PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E señalando que, si se dejan al margen cuestiones partidistas, todos llegarán a la conclusión de que el sistema es "adecuado y justo".

En ese sentido ha apuntado que con el acuerdo se trata "de objetivar, de racionalizar y optar por un sistema de financiación objetivo que corrigiera situaciones derivadas en el tiempo", a lo que ha añadido que ha habido un diagnóstico compartido en el conjunto de entidades locales.

A partir de ahí, en relación con la Carta de Capitalidad, ha continuado, se ha introducido un "nuevo concepto que también era reclamado por cabeceras de comarca, por municipios que se consideran tractores del entorno en el que están ubicados".

"Si hacemos la reflexión en términos de interés general, de interés para la ciudadanía y no partidista, de siglas, todos llegaremos a la misma conclusión de que es un sistema adecuado y justo", ha subrayado.

¿QUÉ ES LA CARTA DE CAPITALIDAD?

La Carta de Capitalidad cuantifica las obligaciones que de hecho asume la ciudad por ser capital, y regula y garantiza su financiación de los gastos de funcionamiento de la entidad local (personal, compra de bienes, servicios y suministros, y transferencias corrientes a entidades dependientes, como las escuelas infantiles, o externas, como entidades culturales o deportivas).

La Ley Foral 16/1997, que estableció este sistema, confiere al Ayuntamiento -como capital de Navarra- una singularidad cualitativa, respecto a otras Entidades Locales, ya que numerosos servicios de la ciudad son demandados y utilizados por los vecinos de Pamplona y por un alto porcentaje de población del resto de Navarra. En ese sentido para el Ayuntamiento de Pamplona la Carta de Capitalidad es el documento que amortigua la desigualdad territorial a la que de hecho se ve enfrentada la ciudad.

Según la propia exposición de motivos recogida en la Carta “La cuantificación de las cifras económicas a establecer de forma complementaria para resolver la situación de la Hacienda Municipal de Pamplona ha partido de una valoración del número de habitantes que puede considerarse población añadida, a la que el Ayuntamiento de Pamplona estaría prestando unos servicios sin contraprestación, para establecer posteriormente el alcance de los costes de los servicios sobredimensionados que gravan el Presupuesto Municipal de Pamplona”. Ese mismo texto aporta ejemplos específicos: Transporte Público, la Policía Municipal, la Protección Civil, la Sanidad Pública, la Prevención de Incendios, los Servicios Sociales o el Mantenimiento de Infraestructuras, entre otros.

FIN A 24 AÑOS DE CARTA DE CAPITALIDAD

En enero de 1997, y en virtud de sus peculiaridades, se le otorgó a la capital navarra la Carta de Capitalidad de la Ciudad de Pamplona, constituyendo un régimen especial que confiere al Ayuntamiento de Pamplona un tratamiento diferenciado en el régimen económico-financiero, que consiste en dotar de un sistema de financiación propio y complementario del régimen ordinario para las entidades locales de Navarra que sólo será incompatible con el establecido por las disposiciones legales relativas a saneamiento de las Haciendas Locales.

Según la Carta, el carácter que la ciudad de Pamplona tiene como capital de la Comunidad Foral de Navarra, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 8 de la Ley Orgánica de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral, confiere a su Ayuntamiento una singularidad cualitativa, respecto de otras Entidades Locales, desde el momento en que numerosos servicios de la ciudad son demandados y utilizados, además de por los vecinos, por un alto porcentaje de población de hecho, formado tanto por población flotante de su amplia comarca y del resto de Navarra, como por residentes no inscritos en los padrones, que acuden a la capital como usuarios con carácter ocasional o permanente de los grandes servicios públicos que la Administración de la Comunidad Foral y la Administración del Estado tienen implantados en Pamplona, precisamente por ser capital de la Comunidad foral.

La atención de esta demanda añadida en los servicios públicos municipales, reconocía el documento, ha exigido al Ayuntamiento de Pamplona sobredimensionar determinados servicios e infraestructuras de la ciudad, lo que conlleva un incremento de gasto a expensas de sus presupuestos municipales, sin que esta Entidad Local pueda repercutir ese gasto “per capita” sobre sus usuarios reales, ni a través del sistema ordinario de financiación recogido en la Ley Foral de Haciendas Locales, ni a través de ingresos propios, ni de las transferencias corrientes del Fondo de Participación de las Haciendas Locales, por no estar censados como vecinos en Pamplona.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite 'roba' 6 millones de euros a Pamplona y dinamita la relación con Maya: "Es una traición"