• miércoles, 08 de diciembre de 2021
  • Actualizado 15:35

 

 
 

ECONOMÍA

Chivite deja claro sus socios y pacta con Bildu la nueva financiación de ayuntamientos

El Gobierno de Navarra ha mostrado su cercanía con los abertzales, en adelante de un pacto de Presupuestos para 2022, y ha acordado el nuevo sistema.

La Presidenta del gobierno de Navarra, María Chivite, señala a Adolfo Araiz, portavoz de Eh bildu, durante el pleno parlamentario de este jueves. MIGUEL OSÉS
La Presidenta del gobierno de Navarra, María Chivite, señala a Adolfo Araiz, portavoz de Eh bildu, durante el pleno parlamentario de este jueves. MIGUEL OSÉS

El Gobierno de Navarra de Chivite vuelve a dejar clara las preferencias en sus socios tras pactar nuevamente con los abertzales. Así, los grupos parlamentarios de PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra han acordado un nuevo modelo de financiación para las entidades locales.

El nuevo sistema eleva a 271,7 millones de euros los recursos que tendrán el próximo año las entidades locales para financiar los servicios que prestan a la ciudadanía, lo que supone 16,4 millones de euros más con respecto al presupuesto del actual ejercicio.

Esta cuantía global de casi 272 millones de euros se hará evolucionar a lo largo de los años con el IPC + 2 puntos (a excepción de la parte relativa al IAE).

El consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza, ha afirmado en rueda de prensa que con este acuerdo, que se ha producido "después de un año intenso de trabajo", se aporta "estabilidad" a la financiación de las entidades locales.

"Nuestra apuesta como Gobierno por el diálogo y por el consenso es clara. El diálogo es un valor imprescindible, porque sin diálogo no puede haber acuerdos y sin acuerdos no hay avances. Hemos sido capaces de trabajar de manera conjunta y con altura de miras el Gobierno de Navarra y una mayoría parlamentaria para alcanzar este acuerdo que nos permitirá avanzar hacia una Navarra que asegure la igualdad de oportunidades para el conjunto de la ciudadanía", ha destacado.

Según ha informado el Gobierno foral, el nuevo modelo de financiación se ha elaborado en consonancia con la Estrategia Territorial Europea y de Navarra, "al objeto de garantizar que toda la población tenga un acceso equivalente a servicios e infraestructuras". "De este modo, se introducen variables de reparto, basadas en la solidaridad y justicia territorial, y se vincula una parte de la financiación a los servicios que prestan las entidades locales", ha asegurado el Ejecutivo.

Este nuevo reparto tendrá mayor impacto en los ayuntamientos pequeños. De hecho, los 189 municipios navarros de menos de 1.000 habitantes recibirán el próximo año 26,7 millones de euros para su financiación, un 15% más que el actual ejercicio.

La actual financiación municipal se canaliza a través del denominado Fondo de Participación de las Haciendas Locales en los Tributos de Navarra, que en 2021 se ha presupuestado con 255,7 millones de euros. Dicho fondo consta a su vez del Fondo de Transferencias Corrientes (200,2 millones), la financiación de Montepíos (7 millones), las retribuciones por número de cargos electos (6 millones), la Carta de Capitalidad de Pamplona (26 millones), la ayuda a la Federación Navarra de Municipios y Concejos (450.000 euros) y la compensación a los ayuntamientos por pérdida de recaudación del IAE (16,1 millones).

Según el Ejecutivo, "el principal problema de este modelo radica en la desigualdad territorial que origina, que se va acentuando con el paso de los años, debido a las diferencias creadas en el reparto y los importes garantizados". A modo de ejemplo, en 2021, el único municipio de más de 50.000 habitantes, es decir, Pamplona, ha recibido 432 euros por persona; en cambio, los municipios que tienen una población entre 20.001 y 50.000 personas han recibido 280 euros por persona o los que tienen entre 2.001 y 5.000 un total de 325 euros por persona.

El Gobierno ha señalado que la nueva financiación acordada se sustenta sobre unas bases teóricas que en el último año han definido y desarrollado académicos de las áreas de Hacienda Pública, Economía Aplicada, Geografía y Ordenación del Territorio de la Universidad Pública de Navarra y Universidad de Navarra, así como técnicos de la Dirección General de Administración Local y Despoblación y de la Agencia Navarra del Territorio y la Sostenibilidad Lursarea.

Como principales novedades, en primer lugar, el nuevo modelo revisa y ajusta la actual fórmula de reparto del Fondo General de Transferencias Corrientes entre todos los municipios y concejos. En este sentido, la UPNA ha actualizado la fórmula actual de distribución con nuevas variables y ponderaciones, manteniendo el objetivo de valorar las necesidades de gasto y capacidad fiscal de cada municipio.

La nueva fórmula consta de 9 variables: población del municipio, población en riesgo de pobreza, población mayor de 65 años y grado de envejecimiento, superficie urbana pública, índice de dispersión de los núcleos de población del municipio, contribución territorial, IAE, impuesto sobre vehículos e ingresos relativos al aprovechamiento de los comunales.

Para los municipios de menos de 2.500 habitantes, la distribución proporcional a su población se incrementa con unas cuantías fijas por tramos. De esta manera se garantiza que todos los ayuntamientos, por pequeños que sean, contarán con una cuantía mínima para hacer frente a los gastos básicos comunes para todas las entidades y que no dependen del número de habitantes.

El importe de este Fondo General de Transferencias Corrientes ascenderá en 2022 a un total de 196,6 millones de euros.

En segundo lugar, se contempla un nuevo fondo, de 44,5 millones de euros, que se repartirá en función de los servicios que prestan las entidades locales. De este modo, para el reparto, se tendrán en cuenta los servicios relativos a centros 0-3 años, centros de Educación Infantil y Primaria Públicos y bibliotecas. Se incluye, igualmente, en este fondo un módulo de montepíos, dando cumplimiento así a las recomendaciones de la Cámara de Comptos en un informe de 2017.

En tercer lugar, se crea un Fondo de Cohesión Territorial, dotado con 16,2 millones, con el objetivo de fortalecer el papel que determinados municipios desempeñan en el desarrollo territorial sostenible de Navarra por su carácter tractor y su aportación al equilibrio territorial. Supone la transición del modelo actual, centrado únicamente en Pamplona a través de la Carta de Capitalidad, a un modelo más global que contempla la aportación de todos los municipios al desarrollo territorial de Navarra.

Este Fondo de Cohesión Territorial está basado en los 6 principios de la Estrategia Territorial de Navarra y de Europa: accesibilidad, conservación, competitividad, cohesión social, policentrismo e identidad. Se beneficiarán del mismo una treintena de municipios: Pamplona, Tudela, Tafalla, Estella, Sangüesa, Baztan, Alsasua, Viana, San Adrián, Peralta, Puente la Reina, Irurtzun, Aoiz, Santesteban, Bera, Leiza, Esteribar, Burguete, Ochagavia, Isaba, Lumbier, Los Arcos, Lekunberri, Lodosa, Caparroso, Milagro, Corella, Cascante y Cortes.

Finalmente, se mantendrá la asignación anual a la Federación Navarra de Municipios y Concejos con 450.000 euros; se suprimirá la aportación específica por número de corporativos, cuyo importe pasa a integrarse en el Fondo General de Transferencias Corrientes; y se mantendrá la compensación a los ayuntamientos por pérdida de recaudación del IAE, que ascendería a 13,9 millones de euros.

La implementación del nuevo modelo conllevará que los 189 municipios navarros de menos de 1.000 habitantes recibirán el próximo año 26,7 millones de euros para su financiación, un 15% más que el actual ejercicio; los 62 municipios de entre 1.001 y 5.000 habitantes, 58,2 millones, un 9% más que en 2021; los 19 municipios de entre 5.001 y 25.000 habitantes, 72 millones, un 13% más que actualmente; Tudela recibirá 13,9 millones, un 21% más que en la fecha actual; y, finalmente, Pamplona recibirá 86,35 millones, un 2% menos que actualmente.

BILDU PRESUME

Por su parte, el parlamentario de EH Bildu Adolfo Araiz ha afirmado que el acuerdo alcanzado es "positivo" y dará "estabilidad" a los ayuntamientos.

"Era un tema muy importante para poder alcanzar cualquier acuerdo presupuestario. Esto abona la senda del acuerdo presupuestario, en la medida en que para nosotros el tema de la financiación municipal era muy importante", ha subrayado Adolfo Araiz.

El parlamentario de EH Bildu ha destacado que "hemos trabajado mucho" en este acuerdo, pues la primera reunión que se celebró con el Gobierno de Navarra para ello tuvo lugar el 5 de marzo de 2020. "Teníamos un mandato legal para establecer este nuevo modelo de financiación y eso, aunque tarde, porque el mandato finalizaba el 31 de diciembre de 2019, se ha conseguido. Ha habido muchas reuniones, ha habido muchos contrastes, ha habido muchos pases de documentación y de propuestas, pero creemos que se va a dar respuesta a los problemas de los últimos años, problemas que se venían detectando, en primer lugar, en torno a la desigualdad en el trato que recibían los ayuntamientos a la hora de la financiación", ha afirmado.

Adolfo Araiz ha considerado que "ha habido algunos ayuntamientos maltratados en los últimos años y a los que no se les podía dar una respuesta si no se establecía un nuevo sistema de reparto". "Había un único beneficiario que ha estado privilegiado en relación al resto de ayuntamientos, que era el de Pamplona", ha asegurado.

Por ello, ha afirmado que "el sistema de financiación anterior no respondía a criterios objetivos, y había una fórmula obsoleta que no respondía a las necesidades de los ayuntamientos y también faltaba una concreción en relación al cálculo y la financiación de algunos servicios, por lo cual se estableció en la anterior legislatura que en el nuevo sistema debería recogerse un sistema de módulos para el cálculo objetivo de determinados servicios, lo que al final se ha concretado en bibliotecas, en concentraciones escolares, en 0-3 años, en montepíos, etcétera".

En resumen, Araiz ha destacado tres novedades que incluye la financiación en el acuerdo. En primer lugar, la revisión de la fórmula, en la que "se han introducido variables y se ha incluido una cuantía mínima vital para que algunos ayuntamientos, los más pequeños, tengan ese mínimo vital para poder sobrevivir como ayuntamiento, les ha garantizado esa existencia y eso se recoge en el fondo general".

En segundo lugar, ha destacado "la importancia de los módulos para valorar la prestación de determinados servicios". Y en tercer lugar, ha valorado que se recoge un nuevo fondo, el fondo de cohesión, que "lo que hace es recoger el papel tractor de algunos ayuntamientos y la posición de cabecera, unos a nivel de toda la comunidad, otros a niveles más inferiores, otros incluso subcomarcales, pero eso va a permitir que lo que hasta ahora era una única carta de capitalidad se convierta en un fondo de cohesión".

Por todo ello, Araiz ha considerado que "el sistema mejora en su financiación, es más justo y desde luego es también más solidario".

En relación al acuerdo en torno al Plan de Infraestructuras Locales, que prevé una inversión anual de 30 millones, Araiz ha manifestado que "ha costado cerrar este debate fundamentalmente porque había una disconformidad en torno a la parte del fondo que se va a destinar a libre determinación". "Finalmente el Gobierno ha entendido que cuando hablamos de libre determinación es eso, que no puede estar orientada a ningún tipo de gastos, y que los ayuntamientos son mayores de edad para determinar en ejercicio de su autonomía en qué quieren invertir esa cantidad de dinero", ha dicho.

Así, ha afirmado que "es un acuerdo positivo que garantiza estabilidad a la financiación de los ayuntamientos, y esto es muy importante, porque se va a introducir en la ley que la cuantía que se aprueba este año tendrá una subida como mínimo del IPC más dos puntos, que es una financiación importante". "A ningún sector de todo lo que es el perímetro del Presupuesto se le garantiza todo los años una subida del IPC más dos puntos. En el caso del Plan de Infraestructuras Locales la subida va a ser el IPC. Eso va en la senda de la suficiencia de las entidades locales", ha indicado.

Además, ha valorado que la cifra acordad para la nueva financiación local, 272 millones, supera en más de 16 millones la cuantía percibida en su totalidad por los ayuntamientos en 2021. "Por lo tanto, estamos hablando también de esa senda de suficiencia", ha dicho.

Araiz ha afirmado que todo ello "dará tranquilidad a los ayuntamientos a la hora de planificar en sus Presupuestos tanto gastos corrientes como inversiones".

El parlamentario foral ha destacado que "ha quedado demostrada la capacidad de EH Bildu para llegar a acuerdos con el Gobierno y con el resto de grupos parlamentarios, y de establecer lo que parecía imposible, que pudiera superarse el acuerdo que habían alcanzado en el seno del Gobierno en torno a la financiación municipal". "Pues se ha superado y se ha superado en 10 millones de euros para la financiación, cinco para financiación de infraestructuras locales y cinco para las transferencias corrientes", ha dicho.

Así, Adolfo Araiz ha asegurado que "seguimos en la senda de los acuerdos, esa es nuestra voluntad y era importante esto para que pudiéramos hablar con más tranquilidad en materia presupuestaria".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite deja claro sus socios y pacta con Bildu la nueva financiación de ayuntamientos