PREMIUM  PAMPLONA

Advierten al alcalde de Pamplona que la imposición del euskera genera "antipatía" entre los vecinos

Bidu y Geroa Bai, apoyados por su ex socios de gobierno municipal, han rechazado buscar una ordenanza del euskera consensuada por todos los grupos políticos.

El alcalde Joseba Asirón junto a los concejales de Bildu, Aritz Romeo y Patricia Perales, en el pleno del Ayuntamiento de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
El alcalde Joseba Asirón junto a los concejales de Bildu, Aritz Romeo y Patricia Perales, en el pleno del Ayuntamiento de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY  

Bildu y Geroa Bai, arropados por Aranzadi e Izquierda-Ezkerra como ex socios de gobierno en el Ayuntamiento de Pamplona, han tumbado las propuestas de la oposición para retirar la polémica modificación de la ordenanza del euskera que aprobará el cuatripartito el próximo mes de diciembre y buscar en cambio una normativa de mayor consenso.

La nueva normativa propone que cualquier persona que desee trabajar como funcionario en el Consistorio pamplonés o tenga una empresa privada que trabaje para el Ayuntamiento deberá avalar el conocimiento del euskera. Además, toda la cartelería y documentación municipal pasará a estar rotulada en primero lugar en euskera.

Desde UPN, el portavoz Enrique Maya ha rogado al gobierno municipal a "abandonar las prisas" y "trabajar por una ordenanza con una mayoría amplía", que se traduzca en las diferentes formas de pensar de toda la ciudadanía pamplonesa.

El regionalista ha defendido que la regulación del vascuence debe ser "acorde" con la demanda de los vecinos: "No se puede imponer la lengua a una mayoría que no la habla".

"Toda la interpretación que se hace en la ordenanza es como si Pamplona estuviera en la zona vascófona", ha advertido Maya, recordando que la capital navarra se encuentra en la zona mixta y la mayoría de vecinos no conoce este idioma.

Maya ha solicitado que no se despache una ordenanza de esta importancia en apenas un mes y que se busque el consenso. En caso contrario, ha adelantado que UPN estudiará la legalidad del texto que se apruebe: "Si vemos que se incumple la ley actuaremos desde un punto de vista judicial".

PSN ADVIERTE DE UNA CRECIENTE "ANTIPATÍA" POR EL EUSKERA

Desde el PSN, la portavoz Maite Esporrín ha advertido que la intención del antiguo cuatripartito municipal es "llenar la administración de personas afines a su ideología". La socialista ha criticado que a unos meses de acabar la legislatura, Bildu y sus socios "pisen el acelerador" en las cuestiones ideológicas al considerar que se acaba el tiempo de gobierno.

"Presentar unilaterlamente la ordenanza no es diálogo ni consenso, ni nada parecido", ha lamentado el PSN, que ha puesto el foco en el problema de utilizar políticamente el euskera al considerarlo un "error".

"Se ve en la calle que la gente que tenia cariño y respeto por el idioma ya le está cogiendo antipatía", ha aseverado Esporrín, acusando al alcalde Joseba Asirón y sus socios de crear discrepancias y falta de comprensión.

La portavoz socialista ha rechazado que el cuatripartito argumente "euskarafobia" para rechazar las propuestas de la oposición. "No tenemos euskarafobia, pero no aceptamos rodillos o imposiciones: las lenguas se fomentan pero no se imponen", ha continuado.

El PSN ha achacado al gobierno municipal de Pamplona que gobierne "sólo para los suyos". "Siguen una hoja de ruta para obligarnos a todos a hablar en euskera", ha sentenciado Esporrín.

BILDU: "NOS HAN OBLIGADO A LEER DURANTE AÑOS EN CURSIVA"

El concejal de EH Bildu Aritz Romeo ha rechazado las propuestas de la oposición y ha acusado a UPN y PSN de "politizar el euskera" y emplearlo como "arma arrojadiza".

"Han dicho que poco más o menos todos los hablantes de euskera son nuestros votantes y eso no es así, son ciudadanos de todos los ámbitos políticos", ha sostenido el edil abertzale.

Bildu ha defendido los cambios para favorecer el euskera basándose en el decreto foral aprobado por el Gobierno foral del cuatripartito hace ahora un año, por el cual se obligará a colocar en primer lugar el euskera, bien en posiciones adelantadas en formato vertical o a la izquierda, en el primer orden de lectura, cuando se escriba a dos columnas.

En este sentido, han acusado a los anteriores gobiernos de UPN de discriminar a los hablantes del vascuence. "Nos han obligado a leer durante años en cursiva", ha espetado Romeo a Enrique Maya, asegurando que se decidía colocar el euskera en formato cursiva y con menor tamaño que el castellano.

En su argumentación, el concejal de Bildu ha llegado a acusar al ex alcalde de Pamplona de rotular el texto en euskera de los ascensores de la calle Descalzos en colores grises "para que se confundiera con la piedra".

Por parte de Geroa Bai, la concejala Itziar Gómez ha reducido el debate municipal a "un nuevo episodio de euskarafobia bajo el paraguas de la imposición que llevan alentando UPN y PSN".

Gómez ha defendido que el euskera "es mucho más" que el inglés o el francés: "Es la lengua de aquí". Por ello ha solicitado que el vascuence no se entienda en clave de porcentajes y ha pedido que se valore más.

"UPN nunca quiso la ordenanza del euskera y hace 20 años ya decían que no era necesario regular su uso; ahora siguen pensando lo mismo", ha señalado la portavoz de Geroa Bai, que ha apostillado la "deriva" del PSN en esta materia. "Mientras la sociedad ha avanzado, ustedes han retrocedido unas cuantas casillas", ha sentenciado.

CULPAN AL "FRANQUISMO Y A UPN" DEL CARÁCTER MINORITARIO DEL EUSKERA

Aranzadi ha rechazado que se hable de una imposición del euskera y ha agregado que "lo que fue impuesto es la negación del desarrollo normal de esta lengua, primero por parte del franquismo y luego en los gobiernos de UPN con la complicidad del PSN".

La concejala Laura Berro ha aportado como "motivos de fondo para que el euskera sea una lengua minoritaria" el miedo, la represión y la vergüenza. En este punto, la edil de Aranzadi ha ejemplificado que su abuelo decidió no enseñar su lengua materna, el euskera, a sus hijos.

Al respecto, el portavoz de UPN ha pedido que se respeten todas las decisiones. "Respeten a quien decide voluntariamente que sus hijos aprendan inglés antes que euskera, o a quienes nunca supieron euskera y consideran que sus hijos deben aprenderlo", ha solicitado Enrique Maya. "¿Sólo son respetables los que ustedes quieren?", ha cuestionado el regionalista, pidiendo al cuatripartito que deje de "interpretar la historia de la Comunidad foral".

I-E: "HABLA DE IMPOSICIÓN SOBRE LO APROBADO DEMOCRÁTICAMENTE"

Desde Izquierda-Ezkerra, la concejala Edurne Eguino ha acusado a los regionalistas de "hacer todo lo posible para ir en contra de la ordenanza". "¿Quién confronta con el euskera? ¿Quién habla de euskera, de grupos políticos, de imposiciones? Ustedes son los que ponen el euskera en la confrontación social y política", ha acusado la edil.

Eguino se ha referido al nuevo decreto foral del cuatripartito y la la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias para defender el cambio que ya se perfila en el Ayuntamiento de Pamplona, criticando que las propuestas de UPN y PSN "plantean como imposición lo aprobado por mayoría democrática".

"No han hecho ni una aportación para evitar la confrontación", ha sentenciado Izquierda-Ezkerra para votar en contra de las mociones de la oposición que reclamaban consensuar una ordenanza del euskera que cuente con mayores acuerdos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Advierten al alcalde de Pamplona que la imposición del euskera genera "antipatía" entre los vecinos