PREMIUM  PAMPLONA

Asirón discriminará a los ciudadanos que no hablen euskera y propone rotular toda Pamplona en vasco

El alcalde de Bildu presenta una ordenanza de euskera que exige conocerlo para trabajar para el Ayuntamiento, aunque sea de una empresa externa. 

Joseba Asirón con la ikurriña de la Korrika, por las calles de Pamplona. MIGUEL OSÉS
Joseba Asirón con la ikurriña de la Korrika, por las calles de Pamplona. MIGUEL OSÉS  

Joseba Asirón (Bildu) pega sus últimos coletazos en el Ayuntamiento de Pamplona antes de su salida como alcalde el próximo mes de junio. El todavía primer edil de la ciudad, con el apoyo del partido de Uxue Barkos, Podemos e I-E, ha presentado en una modificación de la ordenanza del euskera en la que se incide en la discriminación de todo el que no hable esta lengua, que tendrá prohibido el acceso a cualquier trabajo o relación con el Ayuntamiento de Pamplona. 

La nueva ordenanza penalizará de forma directa al 95% de la población que, según las encuestas, reconoce que no utiliza ni sabe euskera, hasta el punto de rotular toda la ciudad en todos los soportes con la lengua vasca como predominante, dejando al castellano como mero acompañamiento. 

A partir de ahora, cualquier persona que desee trabajar como funcionario o tenga una empresa con relaciones con el consistorio deberá avalar el conocimiento del euskera, de forma que la práctica totalidad de la ciudadanía quedará relegada y discriminada por los nacionalistas vascos. 

Toda la cartelería y documentación municipal pasará a estar rotulada primero lugar en vascuence, hasta el punto de que Asirón ha dado orden de que en todas las señales y rótulos de la ciudad predomine el euskera.

"Cuando el texto sea a dos columnas, a la izquierda figurará el texto en euskera (primer lugar), y a la derecha, el texto en castellano; y cuando la disposición sea en vertical, en la parte superior se escribirá el texto en euskera (primer lugar), y en la parte inferior, el texto en castellano".

Hasta tal punto llega la obsesión de Bildu y su intento de imponer esta lengua minoritaria que obligará a que toda la publicidad municipal en medios de comunicación en castellano se haga también en vascuence, aunque ha dejado claro que quedará prohibido hacerlo en castellano en los medios en euskera, donde sólo se publicitarán en vasco. 

También obligará Asirón a que se cambien los "sellos, tampones, logotipos, membretes y elementos similares que haya en el consistorio" para que el euskera aparezca de manera predominante, al igual que en cualquier prenda de funcionarios municipales, donde todo deberá estar en vascuence. 

La nueva ordenanza obliga a que todos los recursos municipales puedan atender en euskera, de manera que cualquier persona que no conozca el idioma quede excluida de la función pública. "Se darán los pasos necesarios para asegurar en su estructura operativa interna la existencia de circuitos administrativos que posibiliten la tramitación en euskera de los expedientes municipales", dice la propuesta.

En cuanto al personal municipal,  Asirón prepara todo tipo de prebendas para el aprendizaje de la lengua, incluida la reducción del horario de trabajo y ayudas económicas para forzar a los funcionarios a aprender el idioma. 

UPN: EXCEDE EL ÁMBITO MUNICIPAL

El Grupo Municipal de UPN ha efectuado una primera valoración de la nueva ordenanza del euskera presentada por Asirón esta mañana y ha afirmado que el nuevo texto normativo “perjudica directamente al 96% de los pamploneses que no utilizan el euskera”.

Los regionalistas han explicado que “la ordenanza que pretende aprobar Asirón excede con mucho el ámbito de la administración municipal y es una intromisión injustificable en las asociaciones y empresas de la ciudad, a las que impone el uso del euskera”.

Los concejales del Grupo Municipal de UPN han asegurado que “la ordenanza impide de facto el acceso al empleo público municipal a todos los ciudadanos no vascoparlantes e impone el euskera a todas las empresas y asociaciones que tengan una mínima relación con el Ayuntamiento”. Por eso, han subrayado que “establece ciudadanos de primera y de segunda”.

Así, han afirmado que, con este proyecto, “Asirón sitúa de facto a Pamplona en medio de la zona vascófona pasando por encima de la realidad social de la ciudad”.

Por último, los concejales de UPN han adelantado que “se opondrán de forma absoluta a cualquier iniciativa que, como esta ordenanza, establezca privilegios para una minoría frente a la gran mayoría de Pamploneses”.

IMPOSICIÓN, PARA EL PSN

El Grupo Municipal Socialista ha rechazado la forma "unilateral y opaca" con que el alcalde Asiron ha presentado su propuesta de modificación de la Ordenanza del Euskera. "A pesar de nuestras constantes peticiones de información y llamadas al diálogo y al consenso antes de abordar esta reforma, el equipo de gobierno ni siquiera se ha dignado a informar previamente en Comisión a los grupos municipales", han indicado. 

"Todas y cada una de las modificaciones previstas en la Ordenanza suponen una nueva vuelta de tuerca en la discriminación que Asiron ya ha comenzado a poner en marcha para acceder y trabajar en la administración municipal, dificultando en extremo la libre concurrencia al empleo público de la inmensa mayoría de la ciudadanía de Pamplona que no habla ni entiende el euskera", aseguran los socialistas. 

Para el grupo municipal del PSN, "la reforma propuesta por Asiron pretende imponer el uso del euskera en la ciudad de forma tan forzada como ajena a su realidad sociolingüística"


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Asirón discriminará a los ciudadanos que no hablen euskera y propone rotular toda Pamplona en vasco