PREMIUM  PAMPLONA

Cuatro posibles ubicaciones: el Ayuntamiento de Pamplona se debate acerca de la llegada de Ikea

Desde UPN han abierto la puerta a que se emplace en el pabellón de Refena, mientras Aranzadi e I-E han propuesto rechazar la llegada de la compañía.

Las posibles ubicaciones sugeridas para que Ikea se instale en suelo de Pamplona: solar de la antigua Bosch, edificio de Superser, Matesa en la Rochapea y Refena en Buztintxuri. Fotos: NAVARRA.COM
Las posibles ubicaciones sugeridas para que Ikea se instale en suelo de Pamplona: solar de la antigua Bosch, edificio de Superser, Matesa en la Rochapea y Refena en Buztintxuri. Fotos: NAVARRA.COM  

El Ayuntamiento de Pamplona ha debatido este lunes la posible paralización del proyecto para la implantación de Ikea en la capital navarra, a propuesta de Aranzadi junto con el apoyo de Izquierda-Ezkerra.

La moción para paralizar la llegada de la compañía internacional dedicada a mobiliario no ha contado con el respaldo suficiente y únicamente ha sido refrendada por Aranzadi e I-E, mientras que EH Bildu ha tratado de presentar otra moción que los proponentes no han admitido.

Durante el debate, desde UPN se ha presentado una propuesta para que Ikea se instale en suelo 100% de Pamplona, de forma que el Ayuntamiento de la capital navarra pueda beneficiarse de las obligaciones de pago que tendrá la compañía en la localidad donde se instale.

Actualmente el proyecto de ubicación se sitúa en las antiguas instalaciones de Superser, en la entrada de Pamplona con suelo perteneciente a la capital navarra y a Galar. Por ello el partido regionalista ha defendido que el beneficio de la instalación repercuta a Pamplona para reinvertir en actuaciones con los comercios de la capital navarra, que serán los que se vean afectados por Ikea.

Así, UPN ha planteado como ubicaciones posibles para Ikea un terreno próximo al de la Superser, cerca de la nueva gasolinera construida en la zona; el antiguo edificio de Matesa en la Rochapea; el antiguo solar de Bosch en Buztintxuri, o las instalaciones de Refena, el recinto ferial de Navarra.

El portavoz regionalista Enrique Maya ha puesto en valor que algunos de estos terrenos ya son propiedad del Gobierno foral, lo que facilitaría que se articulara la obra. De hecho, el ex alcalde de Pamplona ha defendido la ubicación en Refena por la "interesante" conexión que supondría en autobús y carril bici en dirección hacia el centro de Pamplona a través de Cuatro Vientos.

De cualquier manera, UPN ha defendido la llegada de Ikea y que la instalación "se quede en Pamplona". Por ello ha criticado las propuestas de Aranzadi e Izquierda-Ezkerra, a quien ha recordado que "insultaron a Volkswagen, a la Universidad de Navarra, El Corte Inglés..., a todas las empresas que generan empleo de manera intensa".

"Quieren una economía tipo 'La casa de la pradera'", ha ironizado el regionalista, que también ha afeado que Bildu "piense lo mismo, pero como se le ha adelantado Aranzadi han presentado una enmienda de situación con un texto con menos literatura que dice lo mismo".

PSN PIDE ANALIZAR LA REPERCUSIÓN EN COMERCIO Y TRÁFICO

Por parte del PSN, han defendido al comercio tradicional ante "la instalación de manera descontrolada de comercios de grande superficie en la comarca de Pamplona en claro perjuicio de los intereses de este Ayuntamiento, porque además la mayoría de ubican fuera de la ciudad".

A su vez, el concejal Eduardo Vall ha puesto en valor el derecho de Ikea "a instalarse conforme a ley allí donde lo estime oportuno", aunque ha instado al Gobierno foral a velar más por los intereses generales de Navarra y del comercio.

El PSN ha criticado que el vicepresidente del Gobierno de Navarra no haya valorado "la repercusión real de costes y perjuicios para el comercio tradicional ni el impacto al trafico en una zona ya bastante saturada", en referencia a la ubicación en la Superser.

DIFERENCIAS ENTRE SOCIOS DE GOBIERNO

Por parte de Geroa Bai, al frente del Gobierno foral, han defendido la idoneidad de ubicar Ikea en Pamplona argumentando que los navarros ya compran en esta gran superficie a través de sus instalaciones en Barakaldo, Bayona y Zaragoza.

En estos centros "desde 2011, se han registrado 260.000 compradores navarros", ha puesto en valor el edil Javier Leoz, que ha hecho previsión de que el 45% de los clientes que lleguen al futuro Ikea de Pamplona provengan de otras comunidades autónomas.

Leoz ha reconocido que la llegada de la multinacional tendrá "influencia negativa en el pequeño comercio, pero bastante menor de la que se cree", y ha puesto en valor que el pago de impuestos de la compañía se quedará en las arcas de la Comunidad foral.

Una visión diferente ha mostrado EH Bildu, socios de Geroa Bai en el Consistorio de Pamplona y en el Gobierno de Navarra, que han reconocido que la llegada de Ikea "no gusta" al partido abertzale.

La teniente de alcalde Patricia Perales ha criticado la propuesta de Aranzadi para frenar el proyecto al asegurar que contenía "imprecisiones" y ha pedido sustituir el texto por una enmienda, aunque no ha sido aceptado.

Bildu ha corregido a Aranzadi asegurando que el precio de venta de los terrenos a Ikea no será de 90 metros cuadrados, como aseguraba el partido de Laura Berro y Armando Cuenca. "El precio es muy inferior al que debiera ser, pero su dato no es real", ha apostillado Perales, que se ha comprometido a crear una mesa específica en el Ayuntamiento para estudiar la implantación de la multinacional que está negociando el Gobierno foral.

Asimismo, Bildu se ha mostrado partidario a cambiar el PSIS de forma que los terrenos pudiera salir a subasta y otros interesados pudieran plantear sus proyectos para los terrenos de las naves de Superser.

ARANZADI E I-E CARGAN CONTRA LA COMPAÑÍA

En cuanto a la propuesta que finalmente ha sido rechazada, la concejala Laura Berro de Aranzadi ha criticado el proyecto que maneja el Gobierno foral por su "política neoliberal" a la par que ha reprochado que "Geroa Bai se sienta cómoda siendo heredera de la fórmula de UPN".

En este sentido, Aranzadi ha instado a que Bildu se posicionara en contra de sus socios de Geroa Bai, algo que ha asegurado que no pasa por "miedo" en su alianza por gobernar.

Desde Aranzadi han criticado el precio de venta de los terrenos, así como una "subvención encubierta de 7 millones de euros" a la compañía por lo que han reclamado que ese dinero del Gobierno foral se dedique a pymes y autónomos.

Entre sus críticas, la formación de Laura Berro también ha hablado de "las burradas que ha hecho Ikea en el estado español",  además de acusar a la compañía de "explotación laboral" en países del tercer mundo y de que no tributará en Navarra, asegurando que "tributa en Suiza, en un paraíso fiscal".

En la misma línea, su propuesta ha sido apoyada por la concejala Edurne Eguino, de Izquierda-Ezkerra, que ha puesto el énfasis negativo en "hacer acuerdos con gigantes como Ikea que no tienen valores sociales ni medioambientales".

"Ikea está investigada por la Comisión Europea por sus malas práticas con Holanda", ha manifestado Eguino, hablando también de las "investigaciones pasadas que demostraron que hacían prácticas ilegales dese el punto de vista fiscal".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cuatro posibles ubicaciones: el Ayuntamiento de Pamplona se debate acerca de la llegada de Ikea