• martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 04:25

 

 
 

TERRORISMO

Agentes de la Guardia Civil declaran en el juicio al aparato jurídico de ETA, Halboka

La Audiencia Nacional ha reanudado este jueves el juicio a los abogados Arantza Zulueta, presunta responsable de Halboka, y Jon Enparantza.

Los acusados de integrar el considerado frente jurídico de ETA, Halboka, comparecen ante el tribunal de la Audiencia Nacional, este lunes en San Fernando de Henares (Madrid). EFE/Fernando Villar
Los acusados de integrar el considerado frente jurídico de ETA, Halboka, comparecen ante el tribunal de la Audiencia Nacional, este lunes en San Fernando de Henares (Madrid). EFE/Fernando Villar

Varios guardias civiles han declarado en el juicio al aparato jurídico de ETA, Halboka, que los abogados del mismo integraban una red para que las circulares de la banda llegaran a sus presos en España y Francia, y que las notas de estos las recibiera la dirección de la organización terrorista.

La Audiencia Nacional ha reanudado este jueves el juicio a los abogados Arantza Zulueta, presunta responsable de Halboka, y Jon Enparantza, para los que el fiscal pide 19 y 12 años de prisión respectivamente, y a otros seis acusados de pertenecer a dicho aparato, que se enfrentan a peticiones de la Fiscalía de entre siete y once años de cárcel.

Los citados agentes, que han comparecido como peritos, han manifestado que los acusados formaban parte de la red de abogados y enlaces que permitía que las circulares de ETA llegaran a las prisiones de España y Francia, y que las notas manuscritas de los presos de la banda fueran recibidas por la dirección de la misma.

Han señalado que en el despacho de Jon Enparantza en Hernani (Guipúzcoa) encontraron un zulo perfectamente camuflado dentro de un secador de manos que era utilizado como buzón de comunicación entre los presos de ETA y los letrados.

Los agentes han añadido que de hecho encontraron una veintena de documentos de este tipo, lo que a su juicio demuestra que los abogados de este colectivo "participaban en ese flujo".

Otros guardias civiles que realizaron informes periciales informáticos han explicado que dispositivos incautados en 2010 a los acusados contenían ficheros cifrados que requerían para acceder a su contenido una contraseña de desbloqueo.

"Es un sistema que se utiliza para compartir información evitando riesgos", han comentado.

Han señalado que consiguieron recuperar algunos archivos que habían sido borrados como los encontrados en un ordenador intervenido en el despacho de Jon Enparantza en algunos de los cuales figuraban fotografías realizadas al yate Fortuna cuando era utilizado por miembros de la casa real en Palma de Mallorca.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Agentes de la Guardia Civil declaran en el juicio al aparato jurídico de ETA, Halboka