• domingo, 19 de septiembre de 2021
  • Actualizado 03:04

 

 
 

FIESTAS

Berriozar da la bienvenida a sus fiestas de la mano de los niños saharauis acogidos este verano en Navarra

Las fiestas del municipio navarro han arrancado a partir del Chupinazo, lanzado por la Asociación de amigas y amigos del Sáhara.

Chupinazo de las fiestas de Berriozar. PABLO LASAOSA

Berriozar ha dado comienzo este miércoles a sus fiestas a través del Chupinzazo que ha tenido lugar en la plaza Eguzki a las 18 horas. Desde el Ayuntamiento del municipio navarro, se ha querido conceder a la Asociación de amigas y amigos del Sáhara el honor de poder lanzar este cohete.

En ese rincón de la localidad se han reunido todos los berriozarenses y algunos visitantes con el fin de disfrutar de estos días festivos, que durarán hasta el próximo lunes 1 de septiembre.

La Asociación de amigas y amigos del Sáhara ha sido la principal responsable de lanzar el cohete, acto en el que han participado los responsables, miembros y voluntarios de la organización, acompañados de una treintena de niños saharauis.

Dentro de la organización, Marisa Nieto y Marisa Bayo han sido las encargadas de prender la mecha del esperado cohete en el municipio, que ha dado rienda suelta a las celebraciones festivas.

"Para nosotros, esta experiencia ha sido un gran honor y responsabilidad. Agradecemos al Ayuntamiento, que siempre ha sido un ejemplo de solidaridad, su labor por habernos concedido esta visibilidad", ha apuntado Nieto. "Nuestro fin es traer la realidad que viven los niños saharauis en los campamentos de refugiados", ha añadido orgullosa.

Los menores que han acudido a esta cita tan especial forman parte del proyecto Vacaciones en paz, que la misma organización impulsa cada año, en el que se acogen a decenas de niños procedentes de los campos de refugiados de Tindouf, que son distribuidos en diversas familias de acogida españolas.

MÁS DE NOVENTA NIÑOS

Este verano en concreto, Navarra ha recibido a más de 90 niños a través de esta iniciativa, que los ayuda a escapar de las malas condiciones a las que están acostumbrados en su país de origen.

Tanto Marisa Nieto y Marisa Bayo, responsables de la asociación, han sostenido que quieren que "este problema se solucione lo antes posible". Bayo, de hecho, ha destacado que Navarra es de las pocas comunidades que mantiene sus niveles de acogida año tras año.

Tras el  zagharit (grito árabe típico), se ha prendido la llama del cohete de Berriozar ante la expectación de decenas de personas, que han aprovechado la ocasión para dar la bienvenida a las fiestas patronales de la localidad.

Unas fiestas que, según informó el consistorio navarro la semana pasada, cuentan con un presupuesto más modesto con respecto al invertido otros años pese a que el de este año asciende a los 85.000 euros, 5.000 más que el año anterior.

MULTITUD DE IKURRIÑAS

Las ikurriñas han llenado la plaza Eguzki, así como parte de la plataforma desde la que se ha lanzado el cohete. Sin embargo, todo se ha desarrollado en un ambiente pacífico y sin enfrentamientos, de acuerdo con lo esperado. La bienvenida a las fiestas también se ha pronunciado en euskera, ante la fuerte ovación que ha protagonizado el público presente. 

Tras este multitudinario evento en la plaza Eguzki del municipio, la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Berriozar se ha abierto paso a través de los asistentes para amenizar el inicio de las fiestas.

Acto seguido, el ritmo marcado por las charangas del municipio ha animado fuertemente las calles de la localidad, en medio de la alegría de los propios berriozarenses, que celebraban el inicio de cinco días festivos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Berriozar da la bienvenida a sus fiestas de la mano de los niños saharauis acogidos este verano en Navarra