PREMIUM  BALANCE DE LA LEGISLATURA

Maider Beloki (Bildu): un atropello a dos ancianos sin alcoholemia y despedida con dos besos de la policía

Uno de los escándalos de la legislatura lo protagonizó Bildu al tapar el trato de favor a su concejal tras un grave accidente en Pamplona. 

La concejal de Bildu, Maider Beloki, sobre el boletín de denuncia tras el atropello.
La concejal de Bildu, Maider Beloki, sobre el boletín de denuncia tras el atropello.  

¿Puede una persona en Pamplona atropellar con su coche a dos ancianos el día de Nochevieja y librarse de la prueba de alcoholemia?

La respuesta sería no en todos los casos, salvo si la infracción la comete una concejal de Bildu mientras su partido gobierna en Pamplona y controla también a la Policía Municipal. 

La concejal Maider Beloki (Bildu) arrolló con su coche causando graves lesiones a dos ancianos la tarde de Nochevieja en el centro de Pamplona y se libró de pasar el control de alcohol gracia a su relación con los policías que le atendieron, que incluso se despidieron de la edil con dos besos en la mejilla.  

Una información que Bildu trató de esconder, no hizo pública y que fue desvelada en exclusiva por NAVARRA.COM. 

Un auténtico bochorno y un escandaloso trato de favor ocurrido a los pocos meses de la llegada de Bildu al poder que desencadenó todo tipo de engaños por parte de los abertzales para librar a la concejal y a la policía que les ayudó de cualquier responsabilidad. 

Los hechos ocurrieron el 31 de diciembre de 2015 en la calle Duque de Ahumada de Pamplona y una de las personas heridas, de 82 años, sufrió una rotura de pelvis.  El protocolo establecido en Policía Municipal determina  claramente que, en caso de accidente con lesiones o atropello es necesario efectuar la prueba de alcoholemia al conductor implicado, en este caso la concejal de Bildu en Pamplona, Maider Beloki.

El área de Seguridad Ciudadana de Pamplona, responsable de Policía Municipa estaba en aquel momento controlado por el también concejal de Bildu, Aritz Romeo, y la agente que lideró la atención del accidente era una habitual de los ataques políticos contra UPN que participaba de manera activa en los escraches contra Enrique Maya. 

Todas las piezas del puzzle encajaban y permitieron a Beloki librarse de la prueba. La agente ni siquiera reflejó en el atestado si la concejal presentaba o no síntomas de haber bebido. La agente de policía incluso rechazó la presencia del equipo de atestados. Ambas se conocían perfectamente y de ahí su cálida despedida con besos en la mejilla. 

La excusas de Bildu llegaron hasta el punto de ser hilarantes, como la que utilizaron en un pleno municipal para decir que no hubiera sido una "invasión de la intimidad" de la concejal practicarle la prueba para saber si había bebido y estaba ebria. Nunca se sabrá, porque no se hizo como era obligado. 

MENTIRAS Y ENGAÑOS

La historia de mentiras y engaños por parte de Bildu no terminaron ahí. El portavoz abertzale en el Ayuntamiento de Pamplona, José Abaurrea, y el concejal de Seguridad Ciudadana, Aritz Romeo, tergirversaron y facilitaron información inexacta e incompleta sobre el atropello de su compañera Maider Beloki en las comisiones municipales que debatieron el asunto. 

Los dos ediles de Bildu mantuvieron en todo momento que el atropello a dos ancianos la tarde de Nochevieja por parte de su compañera fue algo "leve" e insinuaron en repetidas ocasiones que la culpa no fue de la concejal, sino de los atropellados que cruzaban mal y sin mirar. 

Este periódico tuvo acceso al boletín de denuncia con el que la Policía Municipal de Pamplona sancionó a la concejal y en ella se puede leer que lo ocurrido fue valorado por los agentes como infracción grave

En la multa, la policía dice que la sanción es por estos motivos: "Conducir sin adoptar las precauciones necesarias de seguridad para el resto de usuarios. (atropello circulando marcha atrás)". La sanción fue de 200 euros, con descuento del 50% con pago rápido. 

A pesar de la gravedad de los hechos y la responsabilidad de la concejal, Maider Beloki se pudo marchar del lugar sin someterse a la prueba para conocer si había consumido alcohol, algo preceptivo en los accidentes de esta relevancia en Pamplona, según la normativa interna. 

Este periódico desveló el 4 de enero el supuesto trato de favor a la concejal, que se libró de la prueba de etilometría a pesar de la gravedad de las heridas sufridas por los atropellados: una mujer de 82 años sufrió fractura de pelvis. Los policías que intervinieron, en especial la agente 051, reconoció que sabía que la causante del accidente era concejal de Bildu en Pamplona. 

LAS INFORMACIONES DE BILDU: "ERA LEVE"

Tras las informaciones, se convocó una comisión municipal el 5 de enero en la que el portavoz de Bildu, Joxe Abaurrea, informó sobre el accidente minimizando lo ocurrido: "Fue un accidente menor, sin relevancia. Esas dos personas (ancianos atropellados) habían hecho una maniobra imprudente. Fue un pequeño accidente leve", mantuvo Abaurrea durante su intervención. 

El concejal de Seguridad Ciudadana, Aritz Romeo, también intervino ese mismo día: "No se hizo la alcoholemia porque no se trataba de un hecho grave, sino de un accidente leve. Si ustedes leen los informes policiales que intervinieron verán que los hechos fueron leves". 

En la comisión celebrada el 29 de febrero de 2015, fecha en la que se volvió a tratar el asunto, el concejal de Seguridad Ciudadana volvió a rebajar el tono del accidente a sabiendas de que los hechos habían sido considerados graves por los propios agentes de Policía Municipal: "Los hechos son de tan leve entidad que no pueden trascender. Ha quedado meridianamente claro también que los hechos fueron no leves sino de una levedad tal que únicamente es una cosa a dilucidar entre los seguros”.

EXPEDIENTE A LA POLICÍA

Bildu enloqueció con este tema y desde Policía Municipal se abrió un expediente a la policía que intervino en el grave atropello por ofrecer información sobre el caso en redes sociales y en medios de comunicación afines al cuatripartito. 

En ningún caso se ordenó desde el cuerpo policial investigar a los policías por el evidente trato de favor con esta concejal. 

Sin embargo, el expediente se perdió entre la burocracia municipal. Bildu prefirió no remover el tema y controlar así también a algunos policías que podían tomar una posición más díscola con ellos, después de haber sido pieza clave para atacar a UPN desde dentro. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Maider Beloki (Bildu): un atropello a dos ancianos sin alcoholemia y despedida con dos besos de la policía