COMERCIO LOCAL

De la hamburguesa gigante al desayuno a domicilio: el bar de Navarra que se reinventa por la Covid-19

El Txoko de Beriáin decidió repartir desayunos para evitar mandar al ERTE a sus empleados y tratar de no hundirse con la pandemia.

Bar Txoko, de Beriain. PABLO LASAOSA
"Gracias por confiar en nosotros", reza en la caja de los desayunos que ha empezado a repartir a domicilio el Txoko de Beriáin. PABLO LASAOSA

Una hamburguesa de 2,5 kilos, un bar de Navarra y un reto: comer este enorme plato de puerko, el ingrediente estrella del local, en menos de 45 minutos. Así escucharon hablar muchas personas del Txoko de Beriáin, el establecimiento que hace tres años montó Alfredo Rodríguez, con su amigo Raúl Marínen la plaza de su pueblo.

Otros muchos, les fueron conociendo por los asados, el gorrín y las carnes a la parrilla a precios muy competitivos que hacen que muchas personas de toda la geografía navarra se desplacen hasta Beriáin para degustarlas.

Por el momento nadie ha conseguido el reto, aunque ahora ya da igual, nadie puede intentarlo. Desde que el Gobierno de Navarra decretó en octubre el cierre de los bares, esta microcooperativa de cinco socios (tres familiares y un matrimonio de cocineros) decidió no volver a abrir el interior del local.

“Hacer pedidos a domicilio nos merma mucho la facturación, porque no hay consumo de bebidas y tampoco explotamos la terraza. No queremos calentar mucho la calle y esto tampoco es Pamplona, que pasan cientos de personas”, explica Rodríguez.

OBRAS, DEUDAS Y UNA IDEA

2020 terminó con “un 40% menos de facturación” y un doble crédito que afrontar por las obras de remodelación del establecimiento en febrero, que finalizaron con el Txoko cerrado a las dos semanas por el confinamiento.

“Trabajamos dos semanas y nos cerraron un mes y pico, imagínate. Sin haber llegado a pagar la primera letra del préstamo que teníamos para hacer la obra, tuvimos que pedir otro crédito para seguir tirando hacia adelante. Vamos peleando mes a mes, cubriendo gastos. Es cambiar dinero prácticamente”, suspira.

Vamos peleando mes a mes, cubriendo gastos. Es cambiar dinero prácticamente

El verano les dio un respiro y cuando llegó el nuevo cierre de la hostelería, a este empresario que no es cocinero, pero le gusta la cocina; que no es hostelero y ha montado un bar; y que no es publicista, pero lleva el marketing de su negocio, se le ocurrió una nueva idea: repartir desayunos a domicilio.

Imagen de las cajas de desayuno que reparten a domicilio. PABLO LASAOSA

“Al cerrarnos la noche y acortar el horario, en vez de despedir a las chicas y mandarlas al ERTE, decidimos ampliar el horario, madrugar más y hacer desayunos para particulares y empresas”, comenta.

Desde entonces, han repartido más de 300 por Pamplona y Comarca. Algunos para personas confinadas, otros para médicos, cumpleaños, sorpresas o empresas. Hay un paquete básico por 25 euros: baguete con jamón ibérico y tomate, una tortilla mediana de patatas y 10 piezas de bollería. Después, el cliente puede añadir ingredientes o bebidas para acompañar la comida.

En vez de despedir a las chicas y mandarlas al ERTE, decidimos ampliar el horario, madrugar más y hacer desayunos

“Está preparado para unas cuatro personas, lo pensamos para un entorno familiar, y puedes poner y quitar cosas. También tenemos especial para celiacos, es muy variado”, aclara.

Rodríguez explica que cubren sin problemas y de manera muy amplia toda la Comarca de Pamplona, aunque ha tenido que declinar repartir en Tafalla por la distancia.

HAMBURGUESA 'FILOMENA' Y FUEGOS ARTIFICIALES

La creatividad del Txoko de Beriáin es uno de sus rasgos distintivos. Cada semana añaden platos, prueban ingredientes y tratan de ofrecer nuevas degustaciones a unos clientes que, estos últimos meses, se han tenido que conformar con ir a buscar la comida al bar.

Hace una semana, por ejemplo, lanzaron una hamburguesa llamada ‘Filomena’, por el temporal que asoló a Navarra y el resto de la península. “Le trato de dar un poco de humor”, explica entre risas Alfredo.

De izquierda a derecha: Mónica Cabezas; Kattyana Quiroz; Alfredo Rodríguez; Óscar Astorga y Antonio Cabezas. PABLO LASAOSA

“En el bar siempre hemos hecho cosas para todo el mundo: conciertos en la plaza, fuegos artificiales, hinchables con el aniversario, actividades para la gente del pueblo venga con los críos y pase el día diferente”, comenta.

Poco antes de la nevada, no tuvo mejor idea que vestirse de Melchor e ir acompañado de Gaspar para repartir sus nuevos desayunos a los más pequeños: “Tendrías que ver las caras de los niños… y además funcionó bastante bien”.

Ganas, trabajo y, sobre todo, ofrecer un producto diferente. Esa ha sido la seña de identidad de este bar desde su inicio. Dentro de poco anunciarán más novedades para seguir un camino que empezaron hace tres años y que sigue teniendo muy claro: “Si queremos que la gente venga hasta Beriáin tenemos que ofrecerles buen precio y algo distinto. Es lo que tratamos de hacer en el Txoko, salirnos de la norma”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
De la hamburguesa gigante al desayuno a domicilio: el bar de Navarra que se reinventa por la Covid-19