dinamarca

¡Caramba con Dinamarca!

Qué callado se lo tenían. Ellos, siempre en cabeza de las estadísticas de todo cuanto remite a la pulcritud en términos morales.