Opinión / Juan Luis Sánchez de Muniáin es parlamentario de UPN.

Caso Abaurrea, claro que hay dudas...

Por Juan Luis Sánchez de Muniáin 05 Febrero, 2016 - 13:32

Solamente los dictadores se juzgan a sí mismos. Y siempre salen absueltos de su propio juicio.

Y a la par que se eximen de toda responsabilidad, los tiranos condenan al adversario con la misma garantía y fundamento  con la que los emperadores giraban el dedo pulgar en el circo romano.

Sin embargo en los sistemas democráticos existe un poder judicial distinto y separado del ejecutivo el cual, investiga, enjuicia y dictamina conforme a unas normas penales y procesales y con la participación de las asistencias jurídicas de las partes y del Ministerio Fiscal.

Viene esto a cuento de estos días, en los que Bildu se apresuraba públicamente a echar un capote a su concejal de urbanismo Joxe Abaurrea, investigado por un presunto delito de prevaricación. Lo hacía sin esperar a que el juez realizase las actuaciones necesarias para la averiguación de los hechos.

En su precipitada ¨sentencia absolutoria¨ sobre sí mismos, además de no ofrecer ninguna explicación o argumento que  disculpase la actuación del concejal, los de Bildu, zanjaron el tema afirmando sin rubor: “no hay duda sobre la corrección de la gestión

Falso. Sí hay dudas. Claro que hay dudas. Tantas dudas que el Juzgado de instrucción nº 2 de Pamplona ha decidido admitir a trámite  una querella criminal contra el citado concejal entre otros investigados.

Tantas dudas que el Juez ha considerado citar como investigado (o imputado en la denominación legal hasta hace un mes) al concejal Abaurrea.

Tantas dudas que el Juez en su auto señala que los hechos denunciados pueden constituir un delito de prevaricación y en consecuencia ordena practicar las averiguaciones oportunas.

Y quizás tantas y tantas dudas que los jerarcas de Bildu han decidido salir a la desesperada a proclamar que no hay dudas y de paso echar al aire la enésima teoría de la conspiración sobre sus adversarios políticos.

En nuestro derecho procesal, conforme a la Ley de Enjuciamiento criminal, la admisión de una querella determina el inicio de las diligencias procesales, interumpe los plazos de prescripción sobre los hechos denunciados y sobretodo entraña una primera calificación jurídica de los hechos.

En el caso que nos ocupa, sobre  el concejal de Bildu, esa primera calificación jurídica que hace el Juez es la de posible delito de prevaricación. Ni más ni menos. Como para sostener que “no hay dudas”….

No hay dudas del desprecio que a Bildu le merece la decisión del Juez. No hay dudas que el imputado en este caso pertenece a Bildu. Y tampoco hay dudas sobre lo que hubiera “dictaminado” Bildu si el investigado por prevaricación militase en otra formación política. No hay dudas que en tal caso, que el concejal ya para estas horas hubiese sido juzgado y condenado en dos líneas por los mismos iluminados que acuden con urgencia a exculpar a su concejal.        

Por lo demás, si se permite el apunte, a cualquier conocedor de los procedimientos de licencias le surgen muchas dudas sobre ese ajetreo de unos días de agosto, en los que un acto administrativo reglado y completo no ve la luz y a los pocos días “surge” una suspensión generalizada de licencias de ese tipo y en esa zona… Cuando menos bien merece una investigación a fondo.

Por fortuna aún no se ha proclamado el régimen dictatorial que Bildu anhela, y aquí los procedimientos judiciales continúan tramitándose por el Poder Judicial con todas las garantías que nuestra democracia recoge en el ordenamiento jurídico.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Caso Abaurrea, claro que hay dudas...