• sábado, 25 de junio de 2022
  • Actualizado 18:54

Opinión / Desde la Estafeta

Miurada

Por Jimi Jiménez 14 julio, 2018 - 10:41

Todos los encierros de este año parecen haber sido cortados por el mismo patrón: toros muy rápidos que cubren la distancia en menos de dos minutos y medio.

Los toros de la ganadería sevillana de Miura enfilan la calle Estafeta tras pasar la curva de Mercaderes durante el octavo y último encierro de los Sanfermines 2018, el más rápido de las fiestas con 2 minutos y 12 segundos de duración, en el que, según el primer parte médico, no hay heridos por asta. EFE/Villar López
Los toros de la ganadería sevillana de Miura enfilan la calle Estafeta. EFE/Villar López

Dicen los expertos en esto de los toros que la ganadería Miura por su fenotipo se ha convertido en su propio encaste. Vamos que todos cumplen un mismo patrón. Bichicos grandes MU grandes y, pese a todo, con un motor de F1 de a ver quién es el valiente que les echa un galgo.

Así que, ¿qué ha pasado hoy? Pues que para culminar el ciclo sanferminero hemos tenido por nuestras calles a toricos MU grandes que se han hecho los 850 metros que separan los Corrales de Santo Domingo de los Corrales de la Plaza de Toros en apenas dos minutos. Es decir, en un AMÉN JESÚS.

Sería noticia si no hubiéramos sido testigos de siete carreras siete cortadas prácticamente por el mismo patrón. Toros MU preparados, auténticos atletas de la distancia que han bajado de los 2:30 para hacer el recorrido del encierro. Y el resultado de todo esto es que mientras se han disparado las heridas de las llamadas "por alcance" (traumas, atropellos y demás), las provocadas por asta de toro apenas han sumado un par. Como decía ayer el maestro Solano, ¿estamos ante el principio de un nuevo tipo de encierros? ¿Los encierros del siglo XXI serán siempre así? Lo veremos con el tiempo pero las bases, desde luego, ya están puestas.

Y, a partir de ahí, dos comentarios. Ojo con las curvas. Los lugares que han resultado más emocionantes han sido la curva de Mercaderes y la de Telefónica. Este año pasará a la historia porque todos o, prácticamente, todos los bureles se han ido contra las tablas que marcan el inicio del callejón y allí, invariablemente, día tras día, ha habido amagos de montoncitos que, como hoy ha pasado en el caso de la Miurada, ha supuesto un agolpamiento de carne y sudor que, gracias al capotico de San Fermín, no ha ido más allá.

Por otro lado, la curva de Mercaderes con varios mozos aplastados contra las tablas y ¡ojo! algo que me deja más mosqueado que un pavo en vísperas del 'Thanksgiving day'. Ayer comentábamos que al mozo que era abrasado por los Jandilla se le había caído el móvil. No hijo no. El aparatico en cuestión se había puesto POR DENTRO del recorrido lo que, a no ser que haya cambiado la normativa y yo no me haya enterado, es total y absolutamente ILEGAL.

Ya sé que es el último día y no me gustaría pasar a la historia como el "Capitán Vinagres" del encierro pero estamos a tiempo de evitar la "tradición" de que se ponga en Mercaderes móviles POR DENTRO (insisto) del recorrido. Si no, en los próximos años, The Phone House podrá abrir una tienda en la curva de Mercaderes de no poner las cosas en su sitio. Por comentar. That's all, folks!! Viva - Gora San Fermín! Ya falta menos!!


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.