• sábado, 25 de junio de 2022
  • Actualizado 00:00

Opinión / Opinión

Osasuna en Bilbao: así no se puede intimidar a nadie

Por Jesús Corera 15 mayo, 2022 - 22:29

Hablar de un partido Athletic – Osasuna después de haber perdido, siempre se hace con un poco de rabia por no doblegar a los del Botxo.

Jagoba presenta una alineación reconocible, aunque con dos excepciones, la ausencia de David García y la presencia de Iñigo Pérez; ¿cuáles eran sus intenciones? Difícil de adivinar.

Los hoy de verdes y bajo la capitanía de Moncayola, parece presentar un partido de tú a tú, que pronto se comprueba que no. El Athletic se hace dueño del campo a base de que Osasuna comete el mismo error de toda la temporada: no pausar el juego a partir de los balones robados y, por si fuera poco, regalar los que dispone para elaborar la jugada siguiente (hasta 12 regalos contabilicé en el primer tiempo). Así no se puede intimidar a nadie

Veíamos a un equipo bilbaíno que no era mejor que Osasuna, pero aprovechaba bien sus posesiones de balón y las jugadas que todos sabemos que las exprime al máximo, Córner, balones parados y lanzamientos a William. Pues miren ustedes el primer gol lo hacen de córner y remata el más pequeño del grupo. No tiramos a gol en toda la primera parte.

El Chimy desaparecido, Javi por la banda como si no estuviera, Brasanac quiere estar en todos los sitios y no llega y para colmo, Aridane, durante todo el partido paseando por la ría. El esquema rojillo era siempre el mismo: recuperación de balón, pérdida de este y ataque del Athletic.

La segunda parte comienza algo esperanzadora con la entrada de Kike Barja y Kike García para intentar dar más mordiente al equipo y parece adueñarse del campo, pero sin ocasiones claras de gol, excepto una de Budimir que no pudo definir peor. En la fase de “a ver qué pasa”, pasa lo que esperábamos, un balón largo a Iñaki y gol con el permiso de Aridane (no era su día).

Las entradas de Oier y Torres tampoco arreglaron nada y todo terminó como pensábamos los que veíamos el partido, 2-0 y para casa, que no se haga tarde.

Reprochar algo a este Osasuna no se puede, por que disponer de los puntos que tenemos a falta de una jornada, era muy apetecible al comienzo de temporada; Gracias rojillos.

Pero no nos debemos quedar ahí, el equipo ha de mejorar en la elaboración de juego, saber poner pausa a los ataques más estáticos y dar entrada a jóvenes del equipo B, que si ha subido de categoría es que algo tiene para ver; el equipo contrario hoy lo ha puesto en práctica, aunque sea por pura necesidad.

¡Aúpa Osasuna!


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Osasuna en Bilbao: así no se puede intimidar a nadie