Opinión /

PSN, al frente del navarrismo

Por Javier Remírez 18 Marzo, 2019 - 9:13

El PSN-PSOE se eleva no ya solo como referente para la mayoría social de progreso sino que también para la mayoría que quiere a Navarra como Comunidad Foral, dentro de una España Federal y una Europa Social.

El Presidente del Gobierno de España, Pedro Sanchez, pasea por Pamplona junto a María Chivite y Santos Cerdán. PABLO LASAOSA
El Presidente del Gobierno de España, Pedro Sanchez, pasea por Pamplona junto a María Chivite y Santos Cerdán. PABLO LASAOSA

Con el fallecimiento de Juan Manuel Arza no solo se nos ha ido el segundo presidente de la Diputación Foral (luego Gobierno de Navarra) de la etapa democrática (1980-84) sino aquel que lideró los trabajos de los partidos que negociaron y suscribieron la Ley Orgánica de Reintegración y Amejoramiento del Fuero, la LORAFNA, la ley que, aprobada en 1982, “integró” nuestros fueros  en el sistema constitucional y democrático, que ya en 1978 reconoció y amparó, vía disposicional adicional primera de nuestro texto constitucional, los derechos históricos de Navarra.

La LORAFNA fue negociada y, finalmente, aprobada por los partidos favorables a la vía autonómica propia de Navarra: UCD (la formación de Arza), PSN-PSOE, UPN y el Partido Carlista, no siendo apoyada por PNV, EE, Herri Batasuna y las agrupaciones electorales afines de Amaiur.

A partir de ahí, y con las distintas vicisitudes políticas en la etapa democrática, partidos y formaciones que han entrado y salido del arco parlamentario, dos han sido las formaciones que, en Navarra, han defendido y desarrollado el régimen foral en democracia: PSN-PSOE y UPN. Ya fuera desde el Gobierno o desde la oposición, la defensa de la configuración de Navarra como Comunidad Foral, desde la orilla conservadora y desde la orilla progresista, ha sido asumida por dichas formaciones políticas.

UPN, formación constituida en 1979 como escisión de la UCD para oponerse a la Constitución por incluir la Disposición Transitoria Cuarta, comparece por primera vez a unas elecciones desde su fundación desprovisto totalmente de sus siglas en un frente electoral que la une al PP y a Ciudadanos.

En este caso, la desaparición de la sigla viene acompañada en una cierta difuminación de los principios fundadores de UPN, que ha aceptado ir acompañado de una formación política, Ciudadanos, que aboga directamente por la supresión del régimen foral en su forma de convenio económico y autonomía fiscal - como se encargó de recordar Luis Garicano, su máximo responsable económico y cabeza de lista a las elecciones europeas apenas 24 horas después del acuerdo entre UPN y Ciudadanos – y además por un Partido Popular que, con su nuevo liderazgo nacional, viene asumiendo un discurso recentralizador, de cara vaciar de contenido al Estado Autonómico.

Y, por último, está por ver el papel que juega VOX en nuestra Comunidad Foral, si se presenta o presta un apoyo más o menos expreso al frente conservador, una formación política que, en boca de su portavoz en Navarra, apuesta por la supresión del autogobierno de Navarra definido en la LORAFNA para volver a tiempos previos a la propia Constitución.

Sin duda hubiera sido difícil ver en Jesus Aizpún, Juan Cruz Alli o incluso, Miguel Sanz, una deriva de estas características.

En este contexto, con un frente conservador que pone en duda su compromiso son el autogobierno de Navarra y un frente nacionalista, liderado por Geroa Bai y Bildu, herederos de quienes ya en 1982 se opusieron a la configuración de Navarra como Comunidad Foral propia y diferenciada, el PSN-PSOE asume la responsabilidad de liderar el navarrismo político, no ya solo el de orientación progresista, sino el de toda aquella ciudadanía que quiere una Navarra foral intregrada en una España plural.

El PSN-PSOE no es ajeno a la defensa práctica del navarrismo político de orientación progresista. Es una práctica histórica y una razón de ser propia tras su constitución como federación navarra del PSOE en 1982. Como bien se encargó de recordar Juanjo Lizarbe en 2003 “frente a una concepción política conservadora del navarrismo en cada momento histórico, encontramos una concepción más avanzada: liberal en una situación, republicano en otra. Frente el tradicional integrismo carlista -de tanta influencia en todo el territorio- y frente al conservadurismo imperante, hubo personas, actitudes e ideas de avance y de progreso social con es impronta navarrista (...) esa es la línea que hereda el socialismo navarro del siglo XXI”.

Un compromiso, el socialista, con Navarra y su autogobierno que trasciende al PSN y se instala en el PSOE. Los distintos gobiernos socialistas de España (con Felipe González o José Luis Rodríguez Zapatero en el pasado y ahora con Pedro Sánchez) han asumido con plena convicción la defensa del autogobierno de Navarra. Un compromiso que ha refirmado el Presidente Sánchez, muy recientemente en Pamplona, al definir al PSOE como la única formación hoy foralista en Navarra.

Un escenario con María Chivite en el Palacio de Navarra y Pedro Sánchez en el Palacio de la Moncloa se configura como el más garantista con Navarra, su autogobierno y su progreso económico y social dentro de una España Federal. Un autogobierno que, para los socialistas, además de sentimiento e identidad navarra (que asumimos como propios), se configura como un instrumento clave para desarrollar políticas de progreso, igualdad, cohesión social y territorial, desarrollo socio-económico y ampliación de las libertades. Cualquier otro escenario, ya sea con una presidencia navarra de carácter conservador o nacionalista, o con una presidencia conservadora (e involucionista en materia de autogobierno) en España conllevaría un serio riesgo para nuestra configuración como Comunidad Foral.

El PSN-PSOE, en definitiva, se eleva, hoy en día, no ya solo como referente para la mayoría social de progreso sino que también para la mayoría que quiere a Navarra como Comunidad Foral, dentro de una España Federal y una Europa Social. Y ese reto, el de liderar esa doble mayoría de ciudadanos y ciudadanas, la asume el PSN con tanta responsabilidad como gusto. Navarra y su ciudadanía lo exige y lo merece.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
PSN, al frente del navarrismo