• viernes, 27 de mayo de 2022
  • Actualizado 23:36

 

 
 

Opinión / A mí no me líe

A Txibite no le gusta que Ayuso baje los impuestos a la gente

Por Javier Ancín 14 marzo, 2022 - 9:57

Mientras Ayuso salvaba la economía de las familias madrileñas pelando para que los trabajadores pudieran dedicarse a trabajar, Txibite machacada indiscriminadamente a la hostelería hasta arruinarla cerrándola de una forma absurda y descontrolada.

(I-D) La presidenta de Navarra, María Chivite, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante el acto institucional por el Día de la Constitución en la Puerta de los Leones del Congreso de los Diputados, en Madrid (España), a 6 de diciembre de 2020. El Congreso celebra este domingo el cuadragésimo segundo aniversario de la Constitución de 1978 en la conocida como Puerta de los Leones, donde se ha trasladado el acto principal de esta efeméride como consecuencia de las recomendaciones sanitarias frente al Covid.
6 DICIEMBRE 2020;PEDRO SÁNCHEZ;DÍA DE LA CONSTITUCIÓN;CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA;CONGRESO DE LOS DIPUTADOS;POLÍTICA;SENADO;LEYES;GOBIERNO
J. Hellín. POOL / Europa Press
6/12/2020
(I-D) La presidenta de Navarra, María Chivite, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante el acto institucional por el Día de la Constitución en la Puerta de los Leones del Congreso de los Diputados, en Madrid (España), a 6 de diciembre de 2020. El Congreso celebra este domingo el cuadragésimo segundo aniversario de la Constitución de 1978 en la conocida como Puerta de los Leones, donde se ha trasladado el acto principal de esta efeméride como consecuencia de las recomendaciones sanitarias frente al Covid. 6 DICIEMBRE 2020;PEDRO SÁNCHEZ;DÍA DE LA CONSTITUCIÓN;CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA;CONGRESO DE LOS DIPUTADOS;POLÍTICA;SENADO;LEYES;GOBIERNO J. Hellín. POOL / Europa Press 6/12/2020

Se fueron los presidentes autonómicos a no sé qué, porque con Sánchez nunca se sabe para qué te cita en los sitios, esta vez en Palma -le ha cogido gusto el presidente a las islas y los aviones de uso privado que le pagamos todos, se le ve morenito- y Txibite intentó atizarle a Ayuso. Pobre ilusa.

Para eso ha quedado la presidenta de Navarra, para en vez de apretar al que manda, su jefe del PSOE, arrearle a la colega de cargo que no le queda más remedio que obedecer. Me recordaban las declaraciones de la presidenta Navarra a ese enclenque que en un linchamiento pega la última patada a la víctima inmóvil en el suelo. Ah, la cobardía, qué imágenes más desagradables nos deja.

Tiene que ser duro, me hago cargo, que mientras la presidenta de Madrid levantaba un hospital público –recordemos que a la izquierda lo que le jode del Zendal es que fuera público- en tiempo récord, a lo que se dedicó la presidenta de Navarra fue a colgarnos fotos en sus redes sociales lijando una mesa que estaba construyéndose para el jardín de su casa. Mientras Ayuso tomaba decisiones, Txibite desapareció de la escena.

Mientras Ayuso salvaba la economía de las familias madrileñas pelando para que los trabajadores pudieran dedicarse a trabajar, Txibite machacada indiscriminadamente a la hostelería hasta arruinarla cerrándola de una forma absurda y descontrolada.

Mientras Ayuso pide hoy que se les bajen los impuestos a los madrileños, Txibite cada vez nos ahoga más, dando una nueva vuelta de garrote a los impuestos que pagamos los navarros.

Mientras Ayuso no duda en enfrentarse hasta a su propio partido, Txibite calla cuando le fijan desde la sede peneuvera de Bilbao y la socialista de Ferraz la política fiscal navarra para que no compita con la vasca, no vaya a ser que alguna empresa decidiera irse del paraíso euskoñón a territorio navarro para crear puestos de trabajo, es decir, riqueza aquí y no allí.

Mientras Navarra, que podría fijar su propia política fiscal, se pliega a los criterios del jefe Sánchez que no quiere molestar a sus socios aberchándales, a Ayuso se la imponen desde Moncloa y no le queda más remedio que aceptarla.

Mientras a Txibite le parece bien los 20.000 millones de euros, más de 3 billones de pesetas para los que somos del plan antiguo, que Irene Montero anunció que el gobierno del PSOE iba a destinar a chochocharlas -en Navarra txotxotxarlas, supongo-, Ayuso apostó por destinar esa bestialidad de dinero a paliar la pobreza de las familias.

Mientras Ayuso está ahí porque tiene criterio propio para mejorar la vida de los madrileños, a Txibite la mantiene el PSOE porque no molesta y obedece, aunque se traduzca en peores condiciones de vida para los ciudadanos de Navarra.

Y claro, eso tiene una contrapartida. Mientras a Ayuso los ciudadanos le aplauden en todos los actos a los que acude, da igual que se acerque a Mercamadrid o a un partido de tenis en el Madrid open, a Txibite o le silban o le dan la espalda y la dejan sola en su laberinto, como en ese fantasmagórico homenaje a las víctimas sin víctimas que se montó el 11 de marzo. Cuando pactas con el partido de la eta las víctima prefieren homenajear a sus muertos sin contar contigo. Normal. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
A Txibite no le gusta que Ayuso baje los impuestos a la gente