Opinión / A mí no me líe

Sólo el comercio nos salvará la vida

Por Javier Ancín 08 mayo, 2020 - 9:38

Los podemitas que ayer utilizaban el término mileurista de forma despectiva, hoy quieren hacerte creer que los 500€ que te quieren regalar con tu propio dinero y que no te da ni para pipas, es una gran conquista social.

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, y el vicepresidente segundo del Gobierno de España y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, durante su llegada al encuentro confederal de Unidas Podemos. EUROPA PRESS
El ministro de Consumo, Alberto Garzón, y el vicepresidente segundo del Gobierno de España y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, durante su llegada al encuentro confederal de Unidas Podemos. EUROPA PRESS

Leía ayer la noticia de que Mercadona iba a empezar a vender mascarillas y me acordé de que hace ya cosa de un mes, me apunté en la farmacia a una lista para cuando las recibieran, que andaba el gobierno gestionando el asunto me dijo el farmacéutico. Nunca me llamaron.

¿Las mascarillas que Sánchez prometió comprarnos con nuestros impuestos dónde están? Los amantes de lo público, del estado como proveedor de todos tus bienes, tras esta crisis van a salir muy tocados, con el crédito por los suelos. El estado como demiurgo que todo lo puede, fracasa. Más vale, pensé, que el chalado de Iglesias con su amigo Garzón, dos comunistas de ministros de España, ahí queda eso, no nacionalizaron los supermercados porque entonces nos habríamos quedado no sólo sin mascarillas sino que también habríamos muerto de hambre.

Los comunistas tienen planes muy locos, como de niño de cinco años que le dice a su padre que el dinero es infinito porque mete una tarjeta en el cajero y puede sacar todo el que quiera. Iglesias, por ejemplo, ha presentado uno que es que todos los que pagaban impuestos hace dos meses que ya no tienen curro pasen a cobrar una renta básica del estado.

Empecemos por lo básico, que parece que se olvida: el estado no genera riqueza, es decir, por sí mismo, no crea ingresos. Como ven, un plan sin fisuras parece, sí... y ya que les gusta tanto la palabra, muy sostenible en el tiempo, también, es decir, tampoco. Pero esa es otra historia o la misma historia pero vista desde otro punto. Yo quería hablar hoy del capitalismo, ese sistema tan denostado por estos orates que nos proporciona bienestar y desarrollo.

Si estás atento, una de las primeras cosas que descubres cuando estudias historia antigua, es que el pueblo que comercia, no quiere guerrear. El capitalismo es vida, es decir, paz. Cuanta más gente está implicada en esa forma de entender la existencia, la de intercambiar productos con los pueblos de al lado, más prosperidad hay para todos.

¿Para qué quieres matar a quien le compras ese aceite tan rico que sabe hacer y que te compra a su vez esas ánforas tan chulas que tú produces tan bien? Toda forma de organización que altere este equilibrio perfecto solo trae caos a tu propio pueblo y al de tu vecino. El comercio nos hace libres, hermanos.

¿Cuál fue el triunfo de Roma? Roma no arrasaba si no era estrictamente necesario, Roma lo que hacía era agregar nuevos elementos a su estructura capitalista, a su mercado común. Pocas leyes pero que se cumplan, dura lex sed lex, y oferta y demanda. Si Roma duró tantos siglos es porque más que súbditos sometidos lo que creó fue una nueva figura, la del ciudadano productor/consumidor amparado por la ley. Sobre esa base se construye la civilización tan espléndida y próspera que conocemos. Sobre esa base nos creamos nosotros mismos.

Roma más que levantar un imperio, su éxito fue el de conseguir crear el primer gran mercado mundial de la historia. Mayor imperio fue el logrado por Alejandro Magno pero como solo tenía una motivación militar, se desvaneció en cuanto esa presión de las armas no pudo apretar las costuras del inmenso territorio.

Resumiendo, que tu prosperidad no depende de que el estado te surta de bienes ni de que te dé una renta insignificante. Los podemitas que ayer utilizaban el término mileurista de forma despectiva, hoy quieren hacerte creer que los 500€ que te quieren regalar con tu propio dinero y que no te da ni para pipas, es una gran conquista social.

La prosperidad va a depender de la potencia comercial que seamos capaces entre todos de crear. Lo demás, patrañas, humo, castillos en el aire, paraísos inexistentes que nunca van a llegar porque antes vas a perecer en la miseria que te hará comer el estado. Está todo inventado, hijos míos, el comunismo, el colectivismo, tantas y tantas veces ensayando en el último siglo, nunca funciona, esta vez tampoco lo hará, de aquí saldremos o comerciando o no saldremos nunca. Afortunadamente el capitalismo, como la vida, siempre se abre camino. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Sólo el comercio nos salvará la vida