• martes, 28 de septiembre de 2021
  • Actualizado 09:26

 

 
 

Opinión / A mí no me líe

Otro motivo más para que Txibite dimita

Por Javier Ancín 21 julio, 2021 - 9:26

¿Por qué hay que presuponer que el estado va a tomar mejores decisiones para nuestra vida que nosotros mismos?

Comisiones Obreras de Navarra celebra su XII Congreso "con el reto de evitar el deterioro social y laboral a raíz de la crisis sanitaria", una cita en la que además se elegirá a la nueva Ejecutiva y a su líder, el secretario general para cuya reelección se presenta Chechu Rodríguez. El acto también ha contado con la intervención de la presidenta de Navarra, María Chivite. MEGAN WALLS
La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, en un acto con su mascarilla. MEGAN WALLS

Me acordaba estos días que andábamos a vueltas con el toque de queda de Txibite, de una de las grandes trolas que se llevan repitiendo desde hace años, la de que poco más o menos Aznar dijo que él quería conducir borracho.

Lo que intentó explicar es que ante aquel anuncio de la DGT con el lema "no podemos conducir por ti" -se supone que el gobierno de turno, que se sienta en tu coche para llevarte cuando estás mamado- por qué tengo que presuponer que ese político que manda iba a conducir mejor que un amigo, un primo, una empresa de chóferes profesionales para cuando hubieras bebido o mira, chico, me vuelvo a casa andando que yo de ti, director de la Dirección General de Tráfico, que puedes serlo hasta sin tener carnet para manejar vehículos, como conductor, no me fío. ¿Quién te ha dicho a ti que quiero que conduzcas por mí? Pues eso, yo no.

¿Por qué hay que presuponer que el estado va a tomar mejores decisiones para nuestra vida que nosotros mismos?

En Navarra, Txibite, al principio de la pandemia, estuvo bombardeando con cuñas por la radio a todas horas del día, con una exagerada insistencia, para que no usáramos mascarillas, por ejemplo, que era una medida inútil si no eras sanitario, decían, tanto en exterior como en interior, que en eso no había distingos. No uses mascarillas, no seas egoísta. Que no la uses, copón.

Las primeras semanas podías acceder a los supermercados sin ellas, recuerdo. Después se decretaron obligatorias en cualquier espacio. Las dos medidas antitéticas fueron adoptadas por Txibite. Al menos una de las dos, por pura lógica, era una medida equivocada. ¿Cuántos hicieron caso al gobierno de Txibite y se contagiaron por no usarlas? ¿De verdad queremos que el estado conduzca siempre por nosotros?

La realidad es que al estado siempre hay que pararle los pies porque por definición acaba queriendo invadir todo lo relacionado con la vida de las personas. Y si además es socialista el gobierno, la cosa se complica porque cree firmemente que la bondad está de su parte y por lo tanto no puedes negarte a ninguna de sus medidas, porque son por tu bien, y si llegaras a discutir sus designios, solo lo podrías hacer desde la maldad más absoluta. O dicho de otra forma, esto amiguitos, es la tan cacareada superioridad moral de la izquierda.

A Txibite los tribunales le han tumbado una medida que pretendía tomar y que atentaba contra los derechos fundamentales de los ciudadanos. Es por nuestro bien, clama ella y sus voceros. O no... como lo de las mascarillas. No lo sé.

No lo sé, el caso es que como yo no confío en las decisiones de este gobierno, no le creo, hermana, lo menos que se le puede pedir es que se mantenga dentro de la ley, y si no es capaz de hacerlo, como es el caso de Txibite, tendría que dimitir en el mismo momento que le han dicho los jueces que a lo que nos ha pretendido obligar, ejem, es ilegal. Repita conmigo, i-le-gal.

Si no fuera por estos jueces que día a día son atacados por el Psoe y sus socios exclusivamente porque son los únicos que les paran lo pies en su caminar loco hacia el totalitarismo, ¿dónde estaríamos a estas alturas de la película socialista... en el gulag? Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Otro motivo más para que Txibite dimita