Opinión / A mí no me líe

Manu Ayerdi, el genio de las finanzas

Por Javier Ancín 14 junio, 2019 - 9:25

Manu Ayerdi, el consejero económico del PNV de Uxue Barkos aparece, por partida doble, en la lista de morosos del Gobierno de Navarra.

El vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, en una de las comparecencias en el Parlamento para tratar sobre las decisiones en relación con la empresa Davalor Salud. MIGUEL OSÉS
El vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, en una de las comparecencias en el Parlamento para tratar sobre las decisiones en relación con la empresa Davalor Salud. MIGUEL OSÉS

Medio verano, malgastándolo en esperas -como si hubiera tantos desde que tomas conciencia de que todo es finito-, y encima frío, que junio ha sido más gélido que un polvo entre aberchándales. Aquí estamos, decía, aguardando si el PSOE le da la alcaldía de Irroña a los batasunos proetarras o a los proetarras batasunos se la regalan, previo paso por caja que estás cosas nunca son gratis, la alcaldía a los socialistas.

Esperaban y esperaban y esperaban... como en Casablanca nos contaba aquella voz en off mientras echaba a rodar una de las mejores películas de todos los tiempos.

-Ponme un café, camarero, que no todos los días uno hace parada en el local de Rick.

Y esperaban, como hace unas semanas vi en Oporto una cola frente una librería para no comprar ningún libro, sólo para verla porque había salido en no sé qué película de Harry Potter.

Una recua de intrépidos turistas, de los que van cargados con mochilones y litros y litros de agua embotellada por ciudades del primer mundo, como si estuvieran a punto de emprender una travesía de siglos por el infierno, haciendo fila para jodernos a los que solo queremos la locura de comprar un puto libro en una puta librería.

Me quedé sin la posibilidad de pillarme el libro del desasosiego de Pessoa, en portugués, en esa librería chula porque el mundo está como una regadera, y continúe mi paseo con la única fórmula válida para viajar que conozco, con las manos en los bolsillos del pantalón y el tarjetero con la Visa en el de la camisa. Y si tienes sed, entra en un bar, demonios, y píllate una Mirinda. O una Super Bock, que es como por allí se llama la cerveza. Esta preciosa Portugal. En una década nos superan, si no lo han hecho ya.

Expectantes... así estamos, esperando ver los trapicheos secretos del PSOE con los proetarras asesinos de nogales y con los peneuveros recolectores de nueces ensangrentadas, a ver esta, un soplido, eso no es nada, hazte así, que tiene una gotita roja viscosa y ya... para la cesta.

Y mientras esperamos, para entretenernos, va y sale la lista de morosos de la Hacienda Foral Navarra y vaya, o sea, coño, entre los nombres encuentro un patrón: Manu Ayerdi, el donostiarra consejero de no sé qué económico del gobierno nacionalista vasco de Barkos de Nafacroa aparece, por partida doble, asociado a dos empresas: Arian y Davalor.

Arian, la constructora de la que fue director económico y si mal no recuerdo, también accionista y Davalor, la empresa a la que regó con dinero público pese a los informes contrarios de todo Dios, que en euskera se dice Kristo.

Ayerdi lo que toca lo convierte en oro... que en euskera se escribe con hache y muchas erres: horror.

Hay que sacarle partido a este genio de las finanzas, me digo, antes de que se forme el nuevo gobierno, que puede ser en realidad el mismo. Propongo que a Manu Ayerdi lo sienten en una silla en la Tómbola de Cáritas para que la gente le frote los boletos por la calva –flus, flus, flus- antes de abrirlos, que eso seguro que tiene que dar suerte... o algo, que algo seguro que da, como a Davalor: 3 millones de euros públicos que se fueron directamente por el desagüe de la mala gestión, siendo buenos, o a la buchaca de algún directivo, sueldazo mediante, siendo realistas.

Mientras llega el sábado y vemos si Pamplona tiene nuevo alcalde o irroña sigue con el mismo, seguiremos esperando. No podemos hacer mucho más. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Manu Ayerdi, el genio de las finanzas