• miércoles, 08 de febrero de 2023
  • Actualizado 18:58

Opinión / A mí no me líe

Sin España no habría estado del bienestar

Por Javier Ancín 12 diciembre, 2022 - 9:57

Es fascinante ver cómo el pensamiento mágico les hace a la izquierda y a los aberchándales creer que si rompes el estado español, lo que llaman estado del bienestar, permanecería intacto. Es decir, que si rompes el estado, por centrarnos en un aspecto en concreto del asunto, el déficit de pensiones que hoy pagan los trabajadores de Madrid a Navarra o País Vasco, por ejemplo, lo seguirán apoquinando dócilmente a un estado que ya no existe.

Jubilados
Jubilados

Ahora que está la izquierda más cerca que nunca de hacer explotar España, que surjan de ahí tres o cuatro o cinco o yo qué sé cuántos estados nuevos, me pregunto si los votantes de esa misma izquierda conocen qué consecuencias tendría que todo saltara por los aires.

La gente piensa que un país es solo una bandera y un himno, unos símbolos, pero lo que no se dan cuenta muchos es que también es una comunidad económica de la que comemos todos. También ellos. O sobre todo ellos, especialistas en mamar de lo público.

Es fascinante ver cómo el pensamiento mágico les hace a la izquierda y a los aberchándales creer que si rompes el estado español, lo que llaman estado del bienestar, permanecería intacto. Es decir, que si rompes el estado, por centrarnos en un aspecto en concreto del asunto, el déficit de pensiones que hoy pagan los trabajadores de Madrid a Navarra o País Vasco, por ejemplo, lo seguirán apoquinando dócilmente a un estado que ya no existe.

Y eso suponiendo que si rompes un mercado de 46 millones de personas las economías resultantes más pequeñas, si las sumas, acabarían dando la misma cifra, que ya es tener ganas de ser optimista.

Navarra, entre lo que recauda de los trabajadores vía cotizaciones de la seguridad social y lo que gasta en pensiones, tiene un saldo negativo de 700 millones de euros que tiene que poner el estado, básicamente Madrid, que es quien tiene superávit y paga esta fiesta. El drama del País Vasco es aún mayor, que si mañana reventara todo, las haciendas vascas tendrían que hacerse cargo de más de 4.500 millones de euros que hoy paga el estado -prácticamente la totalidad del presupuesto de Navarra, para ponerlo en perspectiva-, solo para que los jubiletas sigan cobrando sus mismas pensiones, que dicho sea de paso, son un 25% mayores de media que las de los otros jubilados españoles.

A veces me pregunto si la gente sabe todo esto, es decir, si es consciente de que si se creara un estado nuevo, lo que hoy disfrutan, sería inasumible por los contribuyentes de ese nuevo estado.

Es que tenemos derecho porque ya lo hemos cotizado, te dicen, como si eso fuera garantía de algo. Pardillos.

Lo que quieras, que sí, que tienes toda la razón, pero a ver quién obliga a los trabajadores de un estado extranjero a seguir pagándote a ti, que ya pertenecerías a otro, tu retiro de oro.

Ah, las pensiones, qué gran tema. A veces me pregunto también si la gente sabe que son un pacto de solidaridad entre generaciones del estado español, es decir, que lo que tú cotizas no va a ninguna hucha que gastarás cuando dejes de trabajar sino que sirve para pagar a los actuales pensionistas de ese estado. Dicho de otro modo, dejando de lado que es un esquema ponzi, para que todo el mundo lo entienda, una estafa piramidal, si los nuevos contribuyentes ya no contribuyen, con el derecho te habrás quedado.

Dicho en moderno, que a llorar a la lloreriak porque nadie iba a seguir metiendo pasta en un sistema que ya no existe, que además lo has reventado tú porque no querías vivir con ellos en el mismo país. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Sin España no habría estado del bienestar