Opinión / A mí no me líe

La banda terrorista de frikis eta

Por Javier Ancín 04 mayo, 2018 - 9:34

Si eta, en minúscula -tampoco le vamos a dar una dignidad ortográfica que no merece-, no tuviera mil asesinatos detrás solo produciría risa. Es todo tan grotesco y cutre lo que le rodea que solo induce a la carcajada, amarga, pero carcajada.

Pintadas ETA
Pintadas ETA

Pensaba hoy en que eta, la eta, en minúscula, que dice que se disuelve, ha terminado un poco como el final de Mars Attacks!, un peliculón de Tim Burton, donde en un país destrozado por los extraterrestres suena el himno yankee interpretado por un mariachi delante de una Casa Blanca derruida.

El final de eta, la eta, en minúscula, yo me lo imagino un poco igual. Aquí los extraterrestres son ellos, y lo que suena en mi cabeza es la tuna de esa universidad que les regalaba las carreras a los que estaban en la carcel, interpretando el Eusko Gudariak en versión Klabelitos delante de su herriko taberna llena de cuarentones con el colesterol por las nubes. Una escombrera.

Ahora que ya no nos matan, para saber qué es eso de la civilización, de las libertades y tal, que tanto se han empeñado en demoler a barrenazos, van a aprender a que nos descojonemos de ellos también, es parte del relato que nos han impedido escribir durante décadas, es parte de los que les toca, asumir su nuevo papel de sujeto, su jeto, de solo un friki más.

Hay citas por todos los lados, siempre en el mismo sentido, el nacionalismo es la puta muerte, siempre. Hoy la de unos de los grandes intelectuales europeos de la primera mitad del siglo XX, Stefan Zweig: “La peor de las pestes, el nacionalismo”.

Y bien que lo sabemos por aquí, que durante los últimos cuarenta años nos la han inoculado estos supremacistas vascos, bubas de pus en los sobacos, de todos los colores negros. El conflicto bomba, bajo el coche, al arrancar, por ejemplo.

Lo que me jode de todo esto es que si esos frikis de la txapela 9mm no hubieran tenido el apoyo de una mayoría social vasca, por acción o por laissez faire, laissez passer, no hubieran durado ni dos teleberris de los que locutaba la correveidile de Urkullu, también llamada Uxue Barkos, también llamada presidenta de Nafarroa, tampoco llamada presidenta de Navarra, que esa sede está vacante, como cuando casca un Papa y aún no hay fumata blanca.

En fin, vamos a darles relato hasta reventar de relato. Aviso a la parroquia tramposa del vamos a pasar página y tal, que tenemos que seguir hablando de la guerra civil para llamaros fascistas, que les vamos a dar relato presente hasta la extenuación. Os vamos a dar relato hasta que nos aburramos.

El nacionalismo vasco en la nuca, una vez disipada la polvareda del prestigio que te da la violencia, porque la violencia da mucho prestigio, que se lo digan a los doscientos mil que les votaban siempre, a los cientos de miles que seguían votando nacionalismo recolector de nueces, como si la cosa no fuera con ellos, a los millones que nos tenían acojonados, muditos; se ha descubierto que detrás solo había unos jichos en sandalias de tiras de cuero con los dedos peludos, riñonerak y pantalón pirata, como de dominguero de playa de cascajos y parking de coches amontonados al sol y nevera en mano. Unos jichos que se han hecho viejos, con voz de viejos.

Ternera está para que lo llamen Puré de Verduras o Josu Sopitas de Ajok, y para irse a echar la partida al tute al club de jubiletas de Madame Celayeto y sus amigas después de comer.

Lo deja la eta, en minúsculas, dice, pero porque quiere, como ese colega que te comenta que ha roto con su pareja de mutuo acuerdo, y el ex está hace días en el Caribe, poniéndose ciego a mojitos y langosta con otro, mientras tu colega no levanta carrera, lloroso pérfido, repitiendo que sí, que había sido una ruptura por las dos partes.

De mutísimo acuerdo, ya... Chaval, te han metido una patada en el culo que te recorres desde la segunda división hasta la final de la Champions sin tocar el suelo. Y eso es un poco lo que hay que hacer con eta, la eta, en minúsculas, meterle una patada cuesta abajo, hasta regional preferente. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La banda terrorista de frikis eta