Opinión /

El dedo del cuatripartito

Por Fermín Alonso 24 mayo, 2018 - 10:45

Desde el principio de la legislatura, el equipo de Gobierno de Asirón ha puesto verdadero empeño en fomentar la economía digital. Digital en la primera acepción de la palabra: Perteneciente o relativo a los dedos.

El alcalde Joseba Asirón, recibe al primer grupo de personas que participan en una visita guiada a la nueva decoración del zaguán. MIGUEL OSÉS_17
El alcalde Joseba Asirón, en un acto en el Ayuntamiento de Pamplona. MIGUEL OSÉS

Al margen de los edificios que ha entregado digitalmente (Chalé de Caparroso, primero, y Antzara en Mendillorri y Palacio de Redín y Cruzat, después), quizás Pío XII sea el caso más paradigmático de proyecto digital del cuatripartito.

Al menos 112.052,28 euros se han gastado en la avenida sin todavía levantar una piedra. De ellos, 69.922 euros corresponden a 12 facturas pagadas directamente por el máximo que la ley permite para las adjudicaciones directas: 7.260 euros (6.000 + IVA).

Hay algunas tan curiosas como dos de la empresa Sostenibilidad y Transporte Consultores. Una es para un “Estudio de tráfico en la avenida Pío XII” el 28 de junio de 2017 y otra, apenas seis meses después, para la “Actualización Análisis de tráfico en avenida Pío XII”. Ambas por supuesto por 7.139 euros (IVA incluido).

A todo ello habrá que sumar, evidentemente 1.993.795 de euros de licitación de la obra.

Y es que las áreas gestionadas por Aranzadi son donde más proliferan y se acumulan estos contratillos menores. Los que más ruido hicieron fueron los de Nommad, empresa fundada por el ex socio del entonces director del área de Participación justo al ingresar éste en el Consistorio, y que primero cobró 6.267,8 euros por diseñar un proceso participativo, sobre una decisión ya tomada como la modificación de tráfico del centro y, luego, se llevó la gestión de ese proceso, que ellos mismos habían diseñado. Unos cracks. Luego sí participaron en un procedimiento contra otras dos empresas. No ganaron, pero les adjudicaron el contrato igualmente. Los tribunales, obviamente, dieron la razón a la empresa con más puntuación.

Antes, ya habían cobrado 2.559 euros por un manual de participación, que no era tal, y que acabó justificándose como un cursillo a los responsables del área. Así, los grandes líderes de la participación ciudadana de Pamplona pudieron aprender qué era un voto o un referendum. Literal.

Y qué decir del proyecto de vasos reutilizables que factura a factura ha costado más de 40.000 euros. Ahora, decenas de miles de euros después, han visto la luz y van a acumular todos los pagos en un solo contrato como hace Bayona.

En el área de Igualdad también han pagado, con los impuestos de todos, estudios de visión de género de los presupuestos y de las ordenanzas fiscales del Ayuntamiento. Gracias a ellos ahora sabemos que en este último documento, por ejemplo, debe poner “la persona contribuyente” y no “el contribuyente”, porque eso sería obviamente sexista. 6.000 euros+IVA.

Pero no pensemos que la economía digital se fomenta únicamente en las áreas de Aranzadi. ¿Que hay que cambiar el nombre de la programación de Ciudadela y llamarle Hirartea para que parezca que se hace algo distinto?. 7.200 euros (iva incluido). ¿Que hay que encargar a toda prisa una aplicación para hacer más amable la amabilización? 6.000 euros más IVA.

Y así todo.

En total, el Ayuntamiento de Pamplona gastó el año pasado  5.133.188, 85 euros en contratos menores. Una verdadera apuesta por la economía digital.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El dedo del cuatripartito