Opinión / Desde la década de 1990 realiza entrevistas para el periódico El Mundo.

El pacto de la cerveza

Por Esther Esteban 11 mayo, 2016 - 0:35

El llamado "pacto de la cerveza" se ha sellado por el precio inicial de ocho escaños. 

Podemos e IU, concurrirán unidas a las elecciones generales del 26-J para intentar dar el sorpasso al PSOE, con lo cual la formación de Pablo Iglesias ha conseguido su primer objetivo: fagocitar a IU y eliminar una competencia que en los comicios del pasado diciembre cosechó casi un millón de votos. Los rivales ahora son socios, y Alberto Garzón además de figurar como número seis de las lista de Podemos obtiene el compromiso de situar a uno de sus candidatos por cada seis nombres de Pablo Iglesias, lo que le otorgaría a IU ocho escaños más o menos .

Atrás quedaron los momentos de tensión cuando, con acusaciones de pitufo gruñón, el líder de la formación morada despreciaba o minusvalorarla un día sí y otro también la sopa de siglas con Izquierda Unida, les acusaba de "cenizos" o les recomendaba "cocerse en su propia salsa llena de estrellas rojas". Lo más curioso de todo es que el acuerdo se ha conseguido en un momento en el que a Alberto Garzon e IU las encuestas le dan subiendo, mientras que con Podemos los pronósticos son a la baja. Sea como fuere al PSOE le deberían empezar a temblar las piernas porque si tiramos de calculadora, en diciembre las dos formaciones por separado obtuvieron 5,2 millones Podemos y 1 millón IU , frente a los 5,5 millones de votos que cosechó el PSOE. De modo que si cumplieran exactamente los mismos resultados, el sorpasso sería un hecho y esa es, en estos momentos, una hipótesis real.

"Me encanta que los planes salgan bien" dijo Iglesias parafraseando a los personajes del equipo A, tras brindar con botellines de cerveza, una vez anunciado el pacto con un simbólico abrazo en la Puerta del Sol. Y sus planes pasan por dar la patada al PSOE cuyos barones, haciendo gala de una enorme irresponsabilidad política y una miopía sin parangón están poniendo el peligro no sólo el liderazgo de Pedro Sánchez si no la pervivencia del partido como la gran referencia de la izquierda española. No hay día en que a Pedro Sánchez no le salga un espontáneo dentro de sus filas que pone en cuestión su forma de liderar al partido y así ni él ni nadie puede levantar cabeza. Es posible, como dicen algunos, que el acuerdo entre Podemos e IU sea un matrimonio de conveniencias y todavía queden algunos flecos por cerrar como el tema de las siglas -que levanta ampollas en un sector de IU- o los grupos parlamentarios, pero aunque no haya amor si el resultado final es bueno, pues ¡pelillos a la mar!.

Sea como fuere que en política las cosas cambian deprisa es un hecho y que las hemerotecas son brutales también. Si de muestra vale un botón, esto es textualmente lo me respondía Alberto Garzón en una entrevista que le hice para El Economista el pasado mes de marzo:

P.- ¿Sigue defendiendo una colaboración electoral con Podemos?, aunque las últimas encuestas le dan a IU una subida.

R.- Sinceramente no lo veo posible, porque Podemos más que una colaboración quiere una absorción de IU. Y si eso es así, la única respuesta de nuestra organización es un no rotundo. Si por el contrario ellos cambiaran y decidieran que IU sigue existiendo y tiene su propia identidad, hay mimbres para sentarse a hablar. Si nos presentamos solos o con una colaboración IU tendría mucho mejor resultado tal y como auguran todas las encuestas. Nosotros nunca seremos una marea más de Podemos.

P.- Pues a usted dentro de IU algunos le llaman "traidor". Dicen que es un "topo" de Podemos...

R.- Efectivamente hay gente del aparato de IU que me llaman traidor, e incluso se han inventado una suerte de teorías de la conspiración según la cual Pablo y yo habríamos cerrado ya hace mucho tiempo la posibilidad de liquidar Izquierda Unida. Todo eso son majaderías. Nosotros lo que hemos defendido siempre es la confluencia en una coalición electoral. Quienes me acusan de traidor son gente del aparato, un sector profundamente minoritario muy vinculado con los cuadros intermedios, que llevan ahí toda su vida y cualquier renovación de Izquierda Unida implica que ellos tienen un problema, porque se quedarían fuera.

P.- ¿Ir en una coalición electoral con Podemos les beneficiaría a ustedes o a ellos?

R.- Nos beneficiaría a ambos, y se podrían ganar hasta 20 escaños. Sería una forma de esquivar la ley electoral, la Ley D'Hondt que nos perjudica gravemente.

Pues lo dicho... que últimamente nada es lo que parece.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El pacto de la cerveza