• miércoles, 10 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:00

Opinión / Desde el periscopio

La mirada impasible de la consejera Ollo

Por Cartas desde mi submarino en el Arga 20 febrero, 2022 - 8:17

Vaya par de semanas llevamos… cada vez que he desplegado el periscopio del USS Foralico, me he encontrado con un incendio de los gordos. No un incendio forestal o campestre, que eso no se estila en febrero, sino un incendio político o politicocolateral.

Javier Remírez (PSN) y Ana Ollo (Geroa Bai) en el acto de homenaje en la Plaza de la Constitución de Pamplona con motivo del Día de la Memoria de las Víctimas de ETA. IÑIGO ALZUGARAY

Que si Sayas y Adanero votando según su libre albedrío, Cayetana aplaudiendo con las orejas, que ella es la reina de votar y hacer lo que me salga de las sayas, Mañueco que gana pero parece que ha perdido, los socialistas castellanos que literalmente se han  estrellado pero parece que no, que en realidad han tenido un suave aterrizaje, eso sí en algún profundo barranco. Que Ayuso y Egea no se tragan pero ambos piensan que cualquier tiempo Casado fue mejor y han decidido darle fuego a la sede de Génova, que total como están a las puertas de mudarse… 

Y por la izquierda también con sus líos y aberraciones, que si vamos a educar en la cosa transexual a los niños desde los 12 años, que en plena adolescencia les vamos a dejar decidir por su cuenta si se sienten o no cómodos en el cuerpecico que Dios les ha dado … que total nos saltamos a la torera la mayoría de edad que aunque está puesta para que los desalmados no puedan asaltar a los indefensos niños y adolescentes, que bastante lío tienen a esas edades con su vida como para que vengan los de la coleta y el pantalón cagao a liarles más… pues eso, que los políticos supermodernos comunistas quieren saltarse las defensas e ir a por ellos. Que qué más da que luego se arrepientan de haberse cambiado de sexo, que lo importante es meter a machamartillo la ideología de género y lo que le pase luego a la peña importa poco o nada.

Pero hoy me voy a parar en lo peor, en lo que como persona más me ha dolido por la crueldad del hecho, que fue ver el domingo pasado en una ofrenda floral a unas pobres víctimas del terrorismo llorando a sus seres queridos asesinados por esa cuadrilla de descerebrados de ETA mientras los socios del partido filoetarra Bildu, es decir los del PSN con la consejera Ollo a la cabeza, miraban impasibles el dolor de esas víctimas.

Que para preparar la ofrenda floral, la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales tuvo a bien explicarnos el día anterior a los ignorantes y estultos ciudadanos que en realidad no hacía falta legislar para prohibir que los bilduetarras jaleen y aplaudan por las calles a los asesinos de ETA porque todos estamos de acuerdo en condenar dichos festejos. Y se quedó tan ancha. Que parece ser que la semana que viene podría proponernos que como todos estamos también de acuerdo con que está muy feo matar a tu vecina por mucho que cocine todos los días repollo, pues nada, que no lo legislamos y ya está. Y las pobres víctimas allí presentes teniendo que pasar por este segundo calvario…

Que digo yo que al igual que para dirigir un submarino o formar parte de cualquiera de los puestos de la tripulación se exige unos conocimientos, para ostentar cargos públicos debería ser parecido. Pero como eso en estos tiempos puede ser pedir demasiado, quizá haya que conformarse con que los futuros cargos institucionales pasen una prueba que de fe de que son capaces de pensar y razonar al menos como la media de la población. Vamos, una cosa muy normalita, que aunque no den demasiado juego tampoco hagan el ridículo y sobre todo no rompan nada. Y ya si son capaces de tener sentimientos empáticos ante los más débiles, pues miel sobre hojuelas.

Pues eso, que como en casi todas las circunstancias de la vida, hay que procurar quedarse con lo mejor que la vida nos ofrece. Así que retiré mi visor de Ollo y compañeros no mártires y lo fijé en la entereza de las víctimas y en el cariño de los muchos allí presentes.

Y quedándome con esas miradas de dolor y a la vez de agradecimiento, recogí el periscopio y ordené rumbo al Mar Negro, que por allí, al menos de momento, están las cosas más tranquilas que por estos pagos.

Cmte. Xavier de Zumalacarregui.

Comandante en jefe del submarino USS FORALICO


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La mirada impasible de la consejera Ollo