• lunes, 08 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:00

Opinión / Desde el periscopio

Demostrado: el nacionalismo vasco odia Navarra

Por Cartas desde mi submarino en el Arga 17 julio, 2022 - 9:04

Y llegó el 14 de julio con el sabor agridulce propio de una fiestas que ya finalizan, por una parte la tristeza de no poder empezar mañana otro largo día con un buen y emocionante encierro y por otra parte con el alivio que supone poder dar por fin un descanso a un cuerpo puesto a prueba durante 9 días. 

Y ahí estuvo mi buen amigo Susi, que como todos los años me invitó a la corrida de Miura. Hace ya años esa invitación era para sol, y ahí caían unas meriendas a cada cual más sorprendente y original que la anterior. Así, al estofado de toro de un día le seguían las pochas de Sanguesa al día siguiente para posteriormente culminar la semana con una magnífica mariscada a pleno sol y que un año fue incluso gráficamente recogida por el gran fotógrafo vasco Alberto Schommer. Y si la merienda merecía un sobresaliente no lo merecían menos los caldos navarros, riojanos o de la Ribera del Duero con los que Susi nos regalaba cada tarde. 

Pero los años pasan y no en balde y la edad y sus limitaciones físicas hicieron aconsejable trasladar las movidas y bailables gradas de sol a unas mas aquietadas y frescas en la sombra. Y también las meriendas han tornado en algo menos espectacular como son los bocadillos de jamón frito o de lomo o de cualquier otra cosa, pero eso sí, siempre bien churretosos que es necesario facilitar su trasiego con abundante lubricante olivarero. Pero lo que no han cambiado son los caldos, que de eso se sigue ocupando mi buen amigo Susi y a pesar de que, como dice un buen amigo común, se está dejando el pelo blanco, no ha perdido ni un ápice de interés en la calidad de lo que trae a la cuadrilla para beber. 

Pero vaya… que entre la Casa de la Misericordia y las peñas, acabaron amargándonos la corrida del 14. La primera, por montar un espectáculo infumable con un Ferrera pasota a más no poder encerrado con seis Miuras que se comportaron de manera execrable. Y Ferrera vino dispuesto a conseguir salir por la puerta del encierro con el menor esfuerzo posible y vive Dios que lo consiguió. No ofreció en toda la tarde ni una sola tanda de pases correcta. Y para colmo, se puso a jugar al bombero torero subiéndose a un caballo y poniéndose a picar ayudado por media docena de subalternos ejerciendo de monosabios. Cinco faenas a cada cual más patética y una sola con algún pase suelto. Y una plaza empeñada en poner la guinda a las fiestas con una puerta grande absolutamente inmerecida. Ferrera no solo demostró en Pamplona que ya no dala talla para torear en una plaza de primera, es que también nos demostró que no sirve ni para bombero torero en los espectáculos matutinos. Que puedo entender que la Casa de la Misericordia esté necesitada de apoyo económico tras dos años sin sanfermines, pero que cualquier taurino que se precie sabe que encerrar a un torero con seis toros suele tener como resultado una pobre tarde de toros con un único objetivo, conseguir dos orejas a cualquier precio despreciando las otras diez.

Y para poner la guinda al desaguisado taurino, entraron en acción las BilduPeñas que no se les ocurrió cosa mejor que insultar, acosar e incluso agredir a los miembros de la peña Mutilzarra… ¡¡¡por llevar la bandera de Navarra en la pancarta!!! Y es que claro, para los BilduetarrasdelasPeñas subvencionadas por todos los pamploneses, portar una  bandera de Navarra en vez de la IkurriñadelosKojones es una provocación sin paliativos. Lo de paliativos lo digo yo, que los BilduetarrasdelasPeñas no conocen esa palabra, que cosas como esa no se enseñan en los centros de adoktrinamiento que llaman ikastolas. Y claro, para variar, vinieron a amargarnos la tarde como si Ferrera y la Casa de la Misericordia no nos la hubieran amargado ya lo suficiente. 

Pero bueno, que los sanfermines tienen 204 horas y nos podemos permitir el lujo de perder tres de ellas en una corrida para echar a correr si como colofón tenemos a la peña Mutilzarra echándole lo que hay que echarle para defender nuestros símbolos y nuestra bandera. Y a una gran mayoría del público aplaudiendo la valentía de los Mutilzarras y pitando la cobardía y la traición de los BilduetarrasdelasPeñas. 

Café negro, fuerte y amargo en ristre, bajo el periscopio y ordeno inmersión y avante dos tercios rumbo al Mar Negro que la OTAN ha encomendado al USS FORALICO una misión especial con orden de máximo secreto, ellos dicen Top Secret, para que el PresidenteSanchezEspejitoEspejitoMágico no se lo cuente a Putin ni a los hijos de Putin que tiene en su gobierno. 
 

Cmte. Xavier de Zumalacarregui. 

Comandante en jefe del submarino USS FORALICO


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Demostrado: el nacionalismo vasco odia Navarra