Blog / Cartas al director

Chivite lo quiere todo

Por La voz de los lectores 19 agosto, 2019 - 19:42

Carta enviada por José Ignacio López Borderías, exconsejero del Gobierno de Navarra.

La socialista María Chivite, junto con Uxue Barkos. MIGUEL OSÉS
La socialista María Chivite, junto con Uxue Barkos. MIGUEL OSÉS

Leyendo las declaraciones de la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, he llegado a la conclusión de que el concepto que tiene de la política es muy simplista, ya que parte del principio de que para todo hay soluciones. Sino es con los votos de uno, será con los de los otros, pero como todo vale, no tengo dudas de que me saldré con la mía.

La ingenuidad que nos demuestra es preocupante por su falta de criterio y de claridad, pues, como mínimo, debería tener claro y decir qué es lo que piensa aprobar con la ayuda de NA+ y el voto en contra, si le dejan de sus socios, y qué va a someter al Parlamento foral con el apoyo de Bildu.

UPN y el PSN han formado cuadrilla en los últimos cuatro años en la oposición, y si, después de eso, Chivite los insulta, les llama ultraderechistas, los equipara a Bildu y los desprecia no reuniéndose nunca con ellos para irse con la otra cuadrilla, cuando llegue el momento en el que la marginen, se quede sola y llame para salir a la cuadrilla de la oposición, que no le extrañe que la manden a hacer puñetas, que es lo que haríamos todos los que tenemos un poquito de autoestima.

A Chivite se la ve dolida por el acogimiento que le hicieron en Berriozar, en el homenaje a Francisco Casanova, asesinado por ETA. Allí la llamaron traidora a Navarra y tuvo que escuchar palabras claras y muy duras, salidas del corazón, por parte de las familias de las víctimas de ETA.

La presidenta, que debe creerse un espíritu puro, no entiende por qué le hicieron semejante afrenta. Además, se defendió con una gran mentira, al decir que “en el PSN no ha cambiado nada” y que ella llevaba yendo a ese acto muchos años.

Señora Chivite, claro que las cosas han cambiado de forma sustancial. No debe uno presentarse a un acto de las víctimas del terrorismo cuando ha elegido pactar, no con los que defienden la Constitución y siempre han estado al lado de las víctimas, sino presentándose de la mano de los nacionalistas y los independentistas, y dependiendo de los que han jaleado a ETA toda su vida y de los que recibirán a los asesinos de Casanova en un gran ongi etorri cuando salgan de la cárcel.

Que no nos tome el pelo, que no cuela, diciéndonos que el PSN no ha cambiado. Además usted antes acudía a ese acto en compañía de los partidos que defienden Navarra, y este año, le guste o no, se ha presentado de la mano de la derecha capitalista vasca, PNV y Geroa Bai, sin acordarse de Xabier Arzalluz, que en paz descanse y que decía aquello de que ETA movía el nogal y ellos recogían las nueces. Y también en compañía de Podemos e IU, todos ellos famosos por su afán de incorporar a su gobierno a EH Bildu.

No se extrañe entonces de que a las familias de los asesinados no les guste el actual Gobierno. Además, esto no pasa solo con ese colectivo, aunque usted no quiera entenderlo. Hay en Navarra cerca de 200.000 votantes navarristas de izquierdas y de derechas que tampoco les gusta, y por lo que oigo por la calle, no tienen un gran concepto de usted, ni de lo que esperan que usted haga por Navarra. No olvide que sus socios ya han dicho por activa y por pasiva que no darán ni un paso hacia atrás y que lo que pretenden es consolidar lo realizado durante estos cuatro años.

Estoy de acuerdo con usted, eso sí, cuando alaba la “actitud facilitadora de Barkos”. Eso suele pasar siempre que alguien resucita a un muerto: el muerto pone facilidades y, además, suele ser agradecido.

Lo que sí tengo muy claro es que la presidenta navarra nos debe algo a todos sus votantes y a los de NA+, para lo cual debe repasar de nuevo su programa electoral y todas sus intervenciones parlamentarias, tanto de ella misma como de su grupo durante los últimos cuatro años. Deberá decirnos con claridad y de forma comprensible qué es lo que va a quitar de todas las normas aprobadas por el anterior Ejecutivo, para que todos podamos juzgar su coherencia o su sumisión a la facilitadora de la señora Barkos.

En definitiva, María Chivite lo quiere todo: que la alabemos y le aplaudamos, haga lo que haga; los votos de NA+ cuando ella lo diga; y que Bildu no le vote nunca a favor para no contaminarse. El mundo de Alicia en el País de las Maravillas.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite lo quiere todo