Blog / Capital de tercer orden

¿Tú también has pensado en suicidarte?

Por Eduardo Laporte 01 mayo, 2018 - 9:08

Fernando Luis Chivite indaga en 'Sebas Yerri (Retrato de un suicida)' sobre el animal saboteador que llevamos dentro

Fernando Luis Chivite presenta en Málaga 'Sebas Yerri, retrato de un suicida'.
Fernando Luis Chivite presenta en Málaga 'Sebas Yerri, retrato de un suicida'.

Málaga, plaza de la Merced, 30 de abril de 2018. Fernando Luis Chivite bordea los 60 años pero nadie lo diría. Parece dueño de una juventud misteriosa, nueva, porque todo en esta vida evoluciona y el envejecer también. Sus ojos de azul intenso me hacen pensar que los míos también serán así dentro de 20 años. Como su voz, igualmente intensa, firme, se diría que es alguien cómodamente asentado en la juventud y que la alargará hasta que dure. ¿Toda la vida quizá?

Chivite es de los pocos autores navarros que apuestan por la literatura. Hablo de una mirada, de una actitud en la vida, de una sensibilidad, de una elegancia, de un instalarse en la duda. De esos hay, ya digo, pocos, y por esa razón lo sigo desde que leí con entusiasmo su 'Insomnio', premio Café Gijón en 2006, que tenía algo de las 'Prosas apátridas', de Ribeyro. Pero en 'Sebas Yerri... ', Chivite se aleja de la dispersión en un texto que, como le gusta a Javier Cercas, nace de una pregunta radical:

¿Un suicida sabe que lo es?

O, en otras palabras, ¿seré yo un potencial suicida? ¿Acaso tú no lo has pensado alguna vez?

Chivite se define como "periférico, indolente e introvertido" y no niega que esas preguntas se las haya hecho alguna vez. Más aún cuando dos personas de su entorno, de edades similares, decidieran cortar por lo sano. De estos hechos reales nace también esta novela que indaga en el suicidio como una decisión meditada, fuera de todo drama, como el mutis por el foro de quien considera que ya se ha agotado su papel en este teatro a veces excéntrico de más. 

PASTILLA LETAL

En la presentación malagueña, con la poeta Isabel Bono como aliada literaria, Chivite fantaseó con la idea de una pastilla letal que uno pudiera llevar en el bolsillo para llevar a cabo la definitiva posología cuando llegara el momento adecuado. Una "muerte voluntaria" que permitiría llevar una vida más plena, más consciente, más verdadera. Por todo ello, Chivite es de la opinión que la Sanidad pública debería ofrecer una asistencia a quien quisiera, vamos a decir, irse al otro barrio del modo más rápido e indoloro posible. 

En una época en que cada semana se suicidan, tiro de memoria, 84 varones en Reino Unido (ojo a esta tendencia localizada en hombres), no se yo si sería buena idea poner en bandeja de plata el quitarse de en medio. 

"Tengo intolerancia a la desdicha", aclaró Chivite, que se mira en esta novela de ficción basada en barros autobiográficos en el espejo más profundo. Con la honestidad de quien se enfrenta a un diagnóstico quizá no halagüeño: ¿Y si yo fuera uno de esos? 

Para ello, levanta el personaje de Sebas Yerri, y lo dibuja a través del relato de su juventud. Porque en esos 24 ó 25 años, se encuentra nuestro yo más puro, aquel que realmente somos, al que volvemos cuando la hojarasca de la vida nos hizo dudar de nuestra propia identidad. 

Un tema serio en un escritor serio pero que  huye de lo solemne y que persigue las revelaciones en las pequeñas cosas. Como esa pastilla, pequeña pero poderosa, cuya mera existencia quizás ampliaría nuestro campo de batalla de la libertad.

La vida no como imposición abaratada sino como elección virtuosa, celebrada cada día. 

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¿Tú también has pensado en suicidarte?