Blog / Capital de tercer orden

¿Qué harán los socialistas por Navarra?

Por Eduardo Laporte 07 mayo, 2019 - 8:52

El jueves comienza la campaña electoral y me pregunto cuáles serán los señuelos de un partido tirando a desapegado de las esencias forales

El Ministro Ábalos visita Pamplona en un acto junto a Santos Cerdán, María Chivite y Toni Magdaleno. PABLO LASAOSA (1)
El Ministro Ábalos visita Pamplona en un acto junto a Santos Cerdán, María Chivite y Toni Magdaleno. PABLO LASAOSA (1)

La idea que primero me viene a la cabeza del socialismo en Navarra es robar. Urralburu, Javier Otano, Antonio Aragón y su mujer, que nos daba clase en el cole, y que de pronto dejó de darlas, y que fue lo más cercano que estuve a la corrupción institucionalizada y noventera y socialista que puedo contar. También puedo apuntar que una vez me preguntaron en la peluquería, siendo un enano, cómo quería que me cortaran el pelo y dije que «como Urralburu», detalle este que no viene al caso pero oye.

Tuvimos, es verdad, una infancia nafarsocialista y una juventud regionalistasanzianabarcinesca. Me quedo con la infancia por aquello de la patria verdadera, el sol y la ausencia de resentimientos.

Lo que no esperábamos nunca es que llegaran los vascos. ¡Los bajkos! Bajaron de sus aldeas que se resistían a los macdónalds y al inglés imperialista, con sus vientos de cambio y el euskera for the people. ¿Y qué han hecho los vascos por nosotros, el cuatrivaskito, en estos cuatro años, lau, que ya tocan a su fin? ¿Acueductos? ¿Carreteras? ¿Calzadas? Otro día, si eso.

Estábamos con el socialismo, PSN, el pasado ‘corruzto’, y la candidata al trono, la llamada a emular a la mismísima Catalina de Fuisshhh, versión democrática, en el Palacio de Navarra. ¿Le llegará la miel política que Pepinho Blanco quitó in extremis de los labios de Fernando Puras en aquel ‘agostazo’ de 2007 a María Chivite?

Las combinaciones para que la candidata socialista sea investida no son tan complicadas como las necesarias para que Osasuna ascienda directamente la próxima jornada. El cuatrivaskito lo sabe y tiembla. Se nota un cierto nerviosismo en «el periódico de todos los navarros», y a un artículo (‘Ahora, Navarra’) de Ibai Fernandez (sin tilde lo pone) me remito, donde se habla con temor de un posible rescate de UPN por parte de un PSN fortalecido por el efecto Sánchez y sus manuales de resistencia. (Que contradiría lo dicho por la propia Chivite de que no harán a Esparza presidente con sus votos).

¿SOCIALISMO NAVARRO ES OXIMORON?

Mientras leía el ‘nafar guztion egunkaria’, descubro en una foto a un viejo amigo de la familia tocando el txistu para el traslado de la imagen de San Miguel de Aralar a Miluce, en una de esas tradiciones religiosas que tanto gustan al nacionalismo vasco. Porque en eso el regionalismo navarro que encarna UPN y el vasquismo más conservador se parecen. Tanto PNV y sus diversas hidras políticas como el partido que lidera ahora Javier Esparza no se mostrarán hostiles a ese músculo tradicional que, en manifestaciones como el culto a san Francisco Javier, representan todo un ideal de Navarra. Y el personal vota por ideales, no por programas.

¿Cuál es el ideal del PSN? ¿Le meterá caña a esa precariedad en el empleo que se comenta padece Navarra bajo un maquillaje de cifras de descenso de paro que esconderían esa fragilidad laboral? ¿Se pueden ganar elecciones sólo con ese argumento en una comunidad que sigue figurando a la cabeza de los indicadores de crecimiento?

¿Siguen vigentes términos como progreso, bienestar, igualdad, solidaridad? Quicir, ¿basta eso para arrasar en las urnas? ¿Cómo se define a un socialista, del PSOE, en el siglo XXI, en general, y navarro en particular? ¿No acaba siendo una versión no ya descafeinada, sino vaciada, de lo que ofrecen los demás?

Porque los 95.000 votos del PSOE en Navarra del 28A pusieron diputados navarros en Madrid, pero gracias a unas motivaciones distintas que las que se concitan el 26M, nos recuerda Perogrullo. ¿Se traducirán en escaños suficientes para formar un gobierno de cambio al cambio que siguen llamando cambio?

Desde mi distancia y desapego, yo diría que en el PSN hay como un vacío de discurso para la escala regional que le puede pasar factura en la próxima cita con las urnas y en las siguientes, hasta que no ofrezca algo más que una versión light del PSOE central. Si lo ha hecho ya, no me enterado, así que invito a la candidata de nombre vitivinícola a que me saque del error.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¿Qué harán los socialistas por Navarra?