Blog / Capital de tercer orden

Asumidlo: no habrá Sanfermines este año

Por Eduardo Laporte 31 marzo, 2020 - 9:44

Es un tema tabú en Foralia: no está el horno para bollos (festivos) y  no es plato de buen gusto reconocer que seguramente nos quedemos sin recreo.

Participantes en las fiestas de San Fermín se toman un descanso durante el segundo día de fiestas de los Sanfermines de 2018 después del encierro. AP Photo/Alvaro Barrientos
Participantes en las fiestas de San Fermín se toman un descanso durante el segundo día de fiestas de los Sanfermines de 2018 después del encierro. AP Photo/Alvaro Barrientos

¿Es posible un mes de julio sin el entusiasmo colectivo de las fiestas de San Fermín? Toda vez que han sido canceladas las ferias taurinas de Valencia, Sevilla y Madrid es más que probable que el efecto dominó llegue también a Pamplona. O no. No hay nada escrito sobre esta crisis pandémica y global que nos ha caído encima por el maldito coronavirus.

Pero, como me comentaba con sensatez José María Marco, presidente de la Comisión Taurina de la Casa de la Misericordia, es difícil pensar en unos Sanfermines «con restricciones». ¿Habrá que bailar el ‘agarrao’ a dos metros de distancia? Porque todo apunta a que, si salimos de esta, habrá un regreso gradual a las actividades cotidianas. «Seguramente, haya un miedo a posibles rebrotes muy considerable», señala este representante de la Meca que, no obstante, insiste en que no se ha cancelado nada del programa taurino previsto y que todo sigue en pie hasta que los responsables políticos digan lo contrario.

A su juicio, ve «difícil» que los Sanfermines se celebren, o lo hagan con la normalidad acostumbrada, y deja en manos de las autoridades sanitarias la patata caliente. Dicho esto, aún no se ha producido ninguna comunicación oficial al respecto por parte de Casa de Misericordia que, como señala Marco, mantiene los contratos con las ganaderías y se agarra a la hipótesis de la celebración.

Chapu Apaolaza, portavoz de la Fundación Toro de Lidia y avezado corredor de los encierros, también duda de su celebración. «No me atrevo a hacer predicciones, pero cuesta imaginar ahora mismo a 19.000 personas reunidas en una plaza de toros el próximo 7 de julio», apunta Apaolaza.

Un matiz interesante que aporta Chapu al debate es el de entender los próximos Sanfermines, sean cuando sean, como un fabuloso PANDEMIA IS OVER. «Será el signo de la gran victoria. La unión de la gente, la vuelta a los besos, los abrazos, el beber de la misma bota. Entonces habremos ganado», dice el autor de ‘7 de julio’.

Porque los Sanfermines, recuerda, simbolizan justo lo contrario que vivimos ahora: la asepsia, la distancia social, la reclusión domiciliaria, la vida en suspenso. Aunque también la cuarentena nos trae algo de las enseñanzas del encierro. «Tener un pitón a un palmo de tu espalda te recuerda que eres mortal. Quizá esta crisis nos esté recordando que debemos tener en cuenta la sombra, el lado frágil de la existencia, también la muerte», sostiene Apaolaza, siempre dado a la chicuelina trascendente.

Se anulan ferias taurinas, fiestas populares como Fallas o procesiones de Semana Santa, pero también festivales de música y eventos deportivos de la talla de los Juegos Olímpicos de Tokio. ¿Aguantarán los Sanfermines esa cascada de cancelaciones? Miguel Izu, autor de ‘Hemingway en los sanfermines’, nos recuerda por Twitter que la final de la Champions League la han fijado para el próximo 27 de junio. «Si se puede jugar a fútbol, se puede tirar el chupinazo».

NORMALIZACIÓN PAULATINA

Mientras que en Reino Unido hablan ahora de seis meses de confinamiento y España se enfrenta a la paralización de su actividad no esencial sin haber llegado al pico de las cifras de muertos, resulta raro pensar en hordas de guiris coreando a los Gipsy Kings en la plaza del Castillo. «No se descarta cerras las fronteras», recuerda Carlos Erice, que fue portavoz de la Federación de Peñas, socio de Anaitasuna y sanferminero como el que más (como demuestra el hecho de que viva en la calle Estafeta o sea impulso del certamen de microrrelatos de San Fermín desde hace más de diez años).

De entrada, este 4 de abril no hay ‘escalera’. ¿Aviso para navegantes? «La última preocupación de la gente ahora mismo son los Sanfermines», reconoce Erice, dada la virulencia del Covid-19, también en Navarra. Y, en un ambiente de miles de muertos por coronavirus a nuestras espaldas, ¿tendremos el cuerpo para fiesta? Porque puede darse un jolgorio sin precedentes por la libertad recuperada o una cosa a medio gas, con medidas restrictivas, sin turistas, sin toros y por tanto sin encierro. La vuelta a la normalidad será paulatina. ¿Podemos llamar a eso Sanfermines?

«El impacto económico que está generando el coronavirus va a ser tremendo. Mucha gente se está quedando sin trabajo, sin recursos», recuerda Carlos Erice, que intuye pocas ganas de gastar en abonos y menos presupuesto en las peñas para sus compras. «Puede que surjan unos Sanfermines espontáneos, porque la gente tampoco se va a quedar encerrada si pueden salir», puntualiza. «Serán unas fiestas para los de casa, más modestas, como un San Fermín Txikito pero en julio». ¿Y celebrar los Sanfermines, como se hizo en aquellos de 1978, en septiembre? Pues es otra opción.

Veamos cómo se desarrollan los acontecimientos, pero a 31 de marzo es difícil pensar que los Sanfermines, tal como los conocemos, vayan a celebrarse este año.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Asumidlo: no habrá Sanfermines este año