Blog / Cartas al director

La pancarta de tapar mentiras

Por La voz de los lectores 25 Noviembre, 2018 - 9:16

Carta enviada por Isabel Olave, concejal de UPN en el Ayuntamiento de Baztan.

Acto del Ayuntamiento de Pamplona con motivo del Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres. IÑIGO ALZUGARAY
Acto del Ayuntamiento de Pamplona con motivo del Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres. IÑIGO ALZUGARAY

Como cada año, como no puede ser de otra manera y con el objetivo y la esperanza de que deje de ser imprescindible hacerlo, el pleno del ayuntamiento de Baztan aprobó esta semana una moción que conseguirá, seguro, el consenso de los plenos de otros muchos municipios navarros.

Una moción que el 25 de noviembre condenará la violencia contra las mujeres, con un texto capaz de conciliar, asombrosamente, cualquier rivalidad política. Sin resquicios aparentes, en una corporación de 13 miembros en la que la paridad sale adelante, a duras penas, con las tres mujeres del grupo de UPN, y una concejala, la tercera de los cuatro de EH Bildu.

Volviendo al documento, la expresión “las mujeres” recorre el texto de la moción. Así lo queremos: todas las mujeres. Todas sin excepción, sin matices, sin exclusiones, sin condiciones. La condena de la violencia contra las mujeres en todas sus expresiones, en todas sus formas y contra cualquier mujer, es el verdadero espíritu de la declaración aprobada. O eso parece, al menos.

La adhesión a ese "las mujeres" persigue que ninguna vaya a ser excluida de nuestro compromiso por cuestiones como la ideología política, por ejemplo. Que no vamos a hacer excepciones. Que  no admitimos que ninguna pueda ser agredida, vejada o insultada. Ni cuando baila en una plaza, ni cuando trabaja, ni cuando encabeza una lista electoral, ni cuando ostenta la representación de una sociedad.

El compromiso que adquirimos debe llegar también al rechazo absoluto a quien jalea y celebra comportamientos insultantes, humillantes o violentos, como dirigir a cualquier mujer expresiones deleznables, asquerosas hasta la náusea, como: “una bofetada que te espabilara tu borrachera de pija fulana”, “mujer florero”, “del capital la puta mas cara”, “una bofetada para partirte el útero…”, o repugnancias como “la última puta del Ben-Hur es la Barcina”, la destinataria de todas estas miserables expresiones. Estos comportamientos y expresiones fueron, no hace mucho, aplaudidos y hasta considerados ingeniosos. No hace tanto,  no hace tanto…

Y hoy, debemos incrustar en nuestro pensamiento, que la violencia que termina su recorrido en una muerte, se germina de estas y otras maneras, y se abona admitiéndolas.

No se puede aplaudir ni celebrar ninguna de estas expresiones ni esas actitudes contra ninguna mujer y después votar a favor en mociones como esta. No al menos de manera coherente.  Por muy grande, por enorme que sea la pancarta o multitudinaria la rueda de prensa posterior a la aprobación de una declaración así, no ocultarán la mentira de admitir excepciones como la del ejemplo que acabo de exponer.

Es pertinente recordar,  cómo EH Bildu, arrancó su campaña electoral en Pamplona en 2015 al ritmo de algunas de las frases que he recogido. Música, mofa, humillación e insultos contra Barcina. Todo, eso sí, muy festivo. La única concejala en Baztan de Eh Bildu celebró el jolgorio en la plaza consistorial desde un puesto preferente, junto con el resto de mujeres y hombres destacados de la formación.

Después, todos ellos, todas ellas, habrán votado a favor de esta moción para erradicar la violencia contra las mujeres. Complicado va a estar aplicar la coherencia, y chiquita se va a quedar la pancarta de tapar mentiras sin antes rectificar posiciones.

Carta enviada por Isabel Olave, concejal de UPN en el Ayuntamiento de Baztan.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La pancarta de tapar mentiras