• martes, 13 de abril de 2021
  • Actualizado 03:47

 

 
 

TRIBUNALES

La chica de la violación de San Fermín llamó a otro hombre que había conocido esa misma noche en Pamplona para quedar con él

La llamada se produjo antes de lo que había indicado ella en su declaración inicial y, días después, le mandó un mensaje para disculparse por no haber podido verse.

El portal número 5 de la calle Paulino Caballero donde se produjo la supuesta violación a una joven madrileña por un grupo de cinco sevillanos.
El portal número 5 de la calle Paulino Caballero donde se produjo la supuesta violación a una joven madrileña por un grupo de cinco sevillanos.

Resuelta la incógnita. No llamó a una amiga ni al chico con el que había venido a Pamplona desde Madrid, tal y cómo se especulaba a raíz de su declaración inicial ante la policía y el juez. La última llamada de la joven víctima de la presunta violación ocurrida el 6 de julio en la calle Paulino Caballero fue a otro hombre al que conoció esa misma noche de fiesta en Pamplona. 

Según la declaración de esta persona, que compareció en el juzgado el 27 de diciembre en la capital navarra después de ser llamado a declarar el mismo día de Nochebuena, la joven y él se conocieron durante el transcurso de la noche del 6 al 7 de julio en Pamplona. Hablaron y se intercambiaron los teléfonos con el objetivo de quedar tiempo después, tras la verbena de la Plaza del Castillo.

El hombre no es de Pamplona y tuvo que acudir al juzgado por orden de la Audiencia de Navarra a declarar, ya que el Juzgado de Instrucción que investiga el caso de la violación se había negado a practicar esta prueba solicitada por la defensa. 

Las defensas de los acusados quieren poner de relevancia este dato, ya que la chica no llamó a nadie durante todo el recorrido que hicieron entre la Plaza del Castillo y la calle Paulino Caballero, trayecto en el que pararon en dos hoteles, el Europa y el Leyre. Según las defensas, la chica no se vio en ningún momento aturdida por ellos ni se mostró incómoda hasta el punto de efectuar una llamada para tratar de conseguir ayuda. 

La única llamada fue antes casi de mantener contacto con los sevillanos o casi al mismo tiempo y para quedar con otro hombre al que había conocido esa misma noche, resaltan como punto fuerte de su argumentación. Además, quieren poner sobre la mesa otro punto de interés: la chica le mandó un mensaje al hombre unos días después de los hechos para decirle que no había podido quedar con él porque le habían robado el móvil, sin precisar ningún dato más sobre lo sucedido. 

UN ENCUENTRO QUE NUNCA SE PRODUJO

El encuentro posterior entre la chica y el hombre al que conoció esa noche nunca se produjo, ya que fue cuando ocurrieron los hechos denunciados, la supuesta violación denunciada por la joven con los 5 sevillanos, ahora en prisión, y el robo de su teléfono móvil. Según informó al juez, la idea del encuentro entre la joven y el hombre al que llamó era seguir de fiesta por otras zonas de Pamplona. 

La joven había mantenido en su declaración inicial ante el juez que sabía que los acusados le habían sustraído su teléfono (de la compañía Jazztel) porque sólo unos minutos antes de entrar por la fuerza en el portal de Paulino Caballero había hecho una llamada. Sin embargo, según la compañía telefónica que identificó el número y la conversación esa llamada se produjo tiempo antes y en la misma Plaza del Castillo, cuando la joven acababa de entablar también conversación con los cinco sevillanos en un banco junto a la bajada de Javier

Sobre el contenido de la llamada nada ha quedado claro, ya que el hombre ha declarado en el juzgado que no puede precisar ahora el contenido exacto de la conversación, que supuso que era para volver a verse, ya que es lo que habían acordado cuando se intercambiaron los teléfonos en su momento. 

La chica había llegado desde Madrid con otro amigo. Estuvieron desde las 12, aproximadamente, en el entorno de la Plaza del Castillo y en la verbena. Allí se encontraron con otros amigos de la universidad de Madrid, con los que estuvieron un rato. El amigo se marchó a dormir porque estaba cansado hasta el coche aparcado en Lezkairu. Ella se perdió de los amigos de la universidad y fue cuando, sentada en un banco le abordaron los cinco sevillanos detenidos, encarcelados y acusados de la violación

.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La chica de la violación de San Fermín llamó a otro hombre que había conocido esa misma noche en Pamplona para quedar con él