• lunes, 18 de octubre de 2021
  • Actualizado 02:17

 

 
 

TRIBUNALES

El Prenda reconoce por primera vez la violación de Sanfermines y pide perdón

El sevillano, que violó a una joven madrileña junto con cuatro amigos, solicita que su arrepentimiento conste en su "ejecutoria y expediente penitenciario".

El miembro de 'La Manada', José Ángel Prenda, acude a los juzgados de guardia de Sevilla. EFE
El miembro de 'La Manada', José Ángel Prenda, acude a los juzgados de guardia de Sevilla. EFE

José Ángel Prenda, uno de los cinco miembros del grupo de WhatsApp 'La Manada' condenados por el Tribunal Supremo (TS) a 15 años de prisión por un delito continuado de violación a una joven en Pamplona, en las fiestas de los Sanfermines de 2016, ha remitido desde la prisión donde cumple condena una carta en la que admite los hechos en cuestión, muestra "arrepentimiento" por los mismos y pide perdón a la víctima, con la solicitud de que la Administración de Justicia traslade dicho mensaje a la mujer y su familia, según ha adelantado El Periódico y ha confirmado a Europa Press el abogado del condenado.

La misiva fue escrita a mano por El Prenda el pasado 22 de julio en la prisión de Puerto III, en Cádiz, donde cumple pena, y remitida a la Audiencia Provincial de Navarra. Así lo ha confirmado su abogado, Agustín Martínez, quien ha apuntado que no sabía que se iba a hacer pública en medios de comunicación.

La carta aclara al principio que se trata de una decisión que ha tomado "a título personal", para mostrar su "total arrepentimiento por el delito" por el que cumple esta condena y su "solicitud personal de perdón a la víctima por los daños causados", que dice lamentar "profundamente" y asimismo a sus familiares directos.

El sevillano pide que su perdón "sea comunicado y trasmitido a la víctima y sus familiares a través de los medios que dispone la Administración de Justicia para ello”, para indicar enseguida que solicita que su arrepentimiento “conste en mi ejecutoria y expediente penitenciario esta solicitud por escrito y se me dé copia de la misma”.

La carta termina con el compromiso del reo de trabajar "incansablemente" por reparar el daño causado a la víctima.

José Ángel Prenda ha cumplido ya la cuarta parte de su condena de 15 años, por lo que puede pedir permisos de salidas de la prisión. Fuentes penitenciarias explican a Efe que el reconocimiento del delito y la petición de perdón no son requisitos que figuren en la ley para obtener beneficios penitenciarios o acceder a una progresión de grado, si bien sí son "elementos a valorar de forma positiva" por las juntas de tratamiento de las prisiones a la hora de analizar alguna concesión.

Por su parte, la Audiencia de Navarra no ha dado traslado a las partes de la carta en la que José Ángel Prenda admite los hechos y pide perdón a la víctima. Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Navarra han confirmado a Efe que la carta se recibió el pasado 4 de agosto en la Sección Segunda de la Audiencia, donde se celebró el juicio a La Manada.

Y han añadido que el 20 de septiembre la defensa de El Prensa solicitó a la Audiencia que diera traslado de la misma a las partes y, en particular, a la víctima, algo que el tribunal aún no ha hecho y tampoco tiene obligación de hacer, ya que debería ser la defensa la que lo comunique al abogado de la víctima.

DOS PERMISOS DENEGADOS

La Junta de Tratamiento de la prisión de Cádiz Puerto III ha denegado ya dos peticiones de permiso de salida solicitados por José Ángel Prenda, integrante de la 'La Manada' que ha remitido a la Audiencia Provincial de Navarra un escrito pidiendo perdón y reconociendo la violación de una joven en un portal de Pamplona en los Sanfermines de 2016.

Según confirman a Europa Press fuentes conocedoras del expediente penitenciario, 'El Prenda' ha tramitado ya dos peticiones para disfrutar de permisos de salida de acuerdo a la legislación, que recoge este derecho cuando el interno cumple una cuarta parte de la condena.

El Reglamento Penitenciario contempla el disfrute de permisos de salida ordinarios "como preparación para la vida en libertad" en los internos clasificados en segundo grado o régimen ordinario --36 días al año en total-- o en tercer grado o régimen abierto --48 días--. La ley establece que esto es posible "siempre que hayan extinguido la cuarta parte de la condena o condenas y no observen mala conducta".

No obstante, en el estudio que realiza la Administración penitenciaria se observan diferentes aspectos como la idoneidad de dicho permiso para la reinserción del interno o si hay riesgo de reincidencia o quebrantamiento de la condena, entre otros factores.

EL CASO

El 21 de junio de 2019, recordémoslo, el Tribunal Supremo revocó la sentencia inicial del caso, emitida por la Audiencia de Navarra y confirmada por el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN), y frente a dicha condena por abuso sexual elevó las condenas para los cinco acusados a 15 años de prisión por un delito continuado de violación con los agravantes específicos de trato vejatorio y actuación conjunta de dos o más personas, admitiendo así parcialmente los recursos de la Fiscalía, la víctima y las acusaciones populares que ejercieron el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra.

Según el Supremo, los condenados "buscaron expresamente la situación, sin que la víctima tuviera conocimiento alguno, desde el momento mismo en que conocieron que la joven estaba sola y que no encontraba a sus amigos"; y "la víctima fue siempre "dirigida" por los miembros de La Manada al "habitáculo" donde tuvo lugar la violación, donde se sintió tan "impresionada" que no tuvo "capacidad de reacción".

Además, el Supremo señalaba la "jactancia, ostentación y alarde", con "desprecio" hacia la víctima, que hicieron los acusados durante la violación, conclusión que los magistrados extraían de las fotografías y vídeos que registraron, una "situación de triunfo a la que los acusados querían dar proyección".

"Difícilmente el modo en que los acusados abandonaron el portal, dejando a la víctima desnuda y sola, y sustrayendo uno de ellos su teléfono móvil, son indicativos de una juerga pactada con ella, lo que unido al hecho de que las relaciones mantenidas, en palabras de la propia defensa, fueron de enorme sordidez y crudeza, despeja cualquier tipo de duda al respecto, ya que en el contexto que se describe en los hechos probados el silencio de la víctima sólo se puede interpretar como una negativa", indicaba el Tribunal Supremo, a la hora de elevar la calificación de los hechos.

EN PRISIÓN

Ese mismo año de 2019, cuatro de los condenados, en concreto José Ángel Prenda, Jesús Escudero, Ángel Boza y Alfonso Jesús Cabezuelo, fueron trasladados desde la prisión de Sevilla I, localizada en Mairena del Alcor, hasta las cárceles que les fueron asignadas para cumplir su condena, --Puerto III en el caso de Prenda; Huelva en el caso de Escudero; Albolote (Granada) en el caso de Boza y Topas (Salamanca) en el caso de Cabezuelo--.

Respecto a Antonio Manuel Guerrero Escudero, fue mantenido en la prisión Sevilla I, toda vez que el tribunal le condenó además a dos años adicionales de cárcel, un total de 17, como responsable del delito de robo con intimidación del teléfono móvil de la joven víctima de la agresión sexual de 2016.

Ya en 2020, el Tribunal Supremo resolvía que "no ha lugar" al recurso de casación interpuesto por la defensa de Antonio Manuel Guerrero Escudero y Alfonso Jesús Cabezuelo, el primero ex guardia civil y el segundo ex militar; contra la sentencia paralela del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) que confirma la condena adicional a tres años y tres meses de prisión y 5.670 euros de multa impuesta a ambos por la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra, por un delito contra la intimidad por los vídeos y fotografías que tomaron de la violación grupal objeto de su condena inicial.

José Ángel Prenda, además, es uno de los cuatro miembros de este grupo de WhatsApp condenados en 2020 por el Juzgado de lo Penal número 1 de Córdoba, por abusar sexualmente en mayo de 2016 de una joven en la localidad de Pozoblanco y grabar los hechos con un teléfono móvil propiedad de uno de ellos.

En concreto, este encartado fue condenado a cuatro años y seis meses de prisión al considerar probado el tribunal que fue quien difundió las imágenes grabadas a través de dos grupos de WhatsApp de los que formaban parte tanto los investigados, como terceras personas ajenas a los hechos enjuiciados.

MONTERO: "SUENA MÁS FUERTE EL YO SÍ TE CREO"

Por otro lado, la ministra de Igualdad, Irene Montero, considera que el hecho de que uno de los miembros de La Manada haya reconocido la violación a una joven madrileña en las fiestas de San Fermín de 2016 y haya pedido perdón "es el primer paso para la reparación de la víctima", y ha afirmado que "hoy suena más fuerte el 'Yo sí te creo'".

Así ha reaccionado en Twitter tras conocerse que José Ángel Prenda, uno de los cinco miembros de La Manada condenados a quince años de prisión por abusar en grupo de una joven, ha reconocido por primera vez la violación, que siempre negó en el juicio.

Montero cree que este es el primer paso para la reparación de la víctima y ha añadido que la reparación social también es importante ya que "tira por tierra los cuestionamientos y acusaciones de denuncia falsa". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Prenda reconoce por primera vez la violación de Sanfermines y pide perdón