CORRUPCIÓN

Manu Ayerdi, obligado a dimitir o ser cesado por Chivite: una Ley Foral lo exige para los investigados por corrupción

La norma obliga al político del PNV en Navarra a dejar su puesto en el Gobierno o a que sea la presidenta la que lo cese de manera inmediata. 

La presidenta del Gobierno, María Chivite (PSN), conversa con el consejero imputado por corrupción Manu Ayerdi de Geroa Bai-PNV. EFE/ Jesús Diges
La presidenta del Gobierno, María Chivite (PSN), conversa con el consejero imputado por corrupción Manu Ayerdi de Geroa Bai-PNV. EFE/ Jesús Diges

El consejero del Gobierno de Navarra Manu Ayerdi (Geroa Bai-PNV) tiene que dimitir de manera inmediata tras el auto del Tribunal Supremo conocido este lunes que le investiga por los delitos de prevaricación y malversación de 2,6 millones de euros de dinero público para entregárselo a Davalor Salud como inversión "por una corazonada", según reconoció el propio consejero. 

En caso de que Ayerdi no presente su dimisión, la presidenta María Chivite, que lo nombró en el cargo a sabiendas de las claras irregularidades cometidas por el dirigente nacionalista, debe de cesarlo por ser la persona que tiene la autoridad para ello. Así lo exige la norma. 

El artículo 68 de la Ley Foral aprobado en 2018 por el Gobierno de Uxue Barkos y el cuatripartito nacionalista y que modificaba otras dos leyes anteriores señala la incompatibilidad del puesto de consejero foral con la de estar investigado por un posible delito de corrupción, que son los que también se han tipificado en el caso del auto de Manu Ayerdi. 

La ley es clara y dice lo siguiente: "En el momento en que un cargo público electo o sujeto a nombramiento de libre designación conozca, de forma fehaciente, que un juzgado o tribunal competente ha adoptado un auto estableciendo su situación procesal de investigado o figura legal equivalente por la presunta comisión de los delitos contemplados en los artículos 404 a 444 o 472 a 509 del Código Penal actualmente vigente, entenderá que su permanencia en el cargo es incompatible con la confianza que se debe trasladar a la ciudadanía sobre la vigencia de los principios éticos y con la obligación de preservar el prestigio de las instituciones". 

Además, en el siguiente punto se indica que así lo tiene que entender, el cese, "quien tenga la potestad de relevarlo", en este caso la propia María Chivite. 

De esta manera, tanto Manu Ayerdi como María Chivite cometerían sendos delitos de prevaricación (incumplir una ley a sabiendas) en el caso de que el consejero se mantenga en su puesto a pesar de los graves indicios de corrupción detectados. 

La Sala Segunda del Tribunal Supremo indica que los hechos descritos en la querella, que fue presentada el pasado 2 de junio por Unión del Pueblo Navarro (UPN), son atribuidos a una persona aforada (consejero del Gobierno). Por ello, de acuerdo con el fiscal, declara su competencia para la instrucción y, en su caso, enjuiciamiento del aforado, y dispone abrir un procedimiento contra él, designando instructor, conforme al turno establecido, al magistrado Andrés Palomo del Arco.

La querella de UPN expone que el aforado, que entonces era vicepresidente primero del Gobierno de Navarra de Uxue Barkos, consejero de Desarrollo Económico y presidente del Consejo de Administración de la Sociedad de Desarrollo de Navarra (SODENA), concedió en septiembre de 2015 a la entidad Davalor Salud SL un préstamo de 1.000.000 euros, sin respetar los procedimientos de control internos y los criterios analíticos de la Sociedad, pese a que conocía que dicha entidad no reunía las condiciones previamente establecidas para su concesión y que se encontraba en situación de insolvencia.

Asimismo, UPN denunció que pese a ser conocedor de la falta de depósito de las cuentas anuales por parte de Davalor Salud SL y de las deudas que la entidad mantenía con la Hacienda Tributaria de Navarra y con la Seguridad Social –determinantes éstas de la efectiva denegación de subvenciones en los años 2016 y 2017-, el querellado, no sólo no instó el vencimiento anticipado del anterior préstamo, sino que procedió a conceder cinco nuevos préstamos a Davalor Salud SL.

El primero, en diciembre de 2016, por importe de 400.000 euros; el segundo, en enero de 2017, por importe de 600.000 euros; y los tres últimos, concedidos los días 11 de abril, 26 de mayo y 31 de agosto de 2017, por importe de 200.000 euros cada uno de ellos.

El consejero Manuel Ayerdi reconoció en una comparecencia pública en julio de 2018 que la decisión de invertir en Davalor Salud SL obedeció a “una corazonada” y que tomó la decisión con un “carácter totalmente personal”, amparándose en un informe de la directora de Política Económica y Empresarial y Trabajo del Departamento de Desarrollo Económico, según los hechos recogidos en la querella.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Manu Ayerdi, obligado a dimitir o ser cesado por Chivite: una Ley Foral lo exige para los investigados por corrupción