PREMIUM  TRIBUNALES

La distribuidora de Kukuxumusu entra en concurso de acreedores al tener que asumir una deuda anterior

Hacienda considera que la actual licenciataria de la marca debe heredar esos pagos, a pesar de que la empresa anterior quedó extinguida. 

La tienda emblema de la marca Kukuxumusu, en la calle Estafeta de Pamplona.
La tienda emblema de la marca Kukuxumusu, en la calle Estafeta de Pamplona.  

La empresa que explota los derechos de los dibujos de Kukuxumusu, Univers Paloseco SL, ha presentado de manera voluntaria concurso de acreedores ante el juzgado mercantil nº 1 de Pamplona.

La empresa es la licenciataria exclusiva de la marca Kukuxumusu y se encarga de la gestión de sus ventas así como de la administración de la compañía. Los dibujos no se encuentran afectados por este concurso, ya que pertenecen a Kukuxumusu Ideas

La Hacienda foral ha forzado la situación al entender ahora, varios años después, que Univers Paloseco es continuadora de la deuda anterior contraída por Kukuxumusu SL a lo largo del periodo 2001-2014 y, por tanto, se tiene que hacer cargo de la cantidad reclamada, a pesar de que el concurso de acreedores anterior se cerró de forma definitiva y la empresa quedó disuelta.

Esta nueva situación ha obligado a los administradores de la compañía a presentar el concurso voluntario al considerar que ahora mismo no podrían hacerse cargo de una cantidad que rondaría el millón de euros. El principal deudor es la Hacienda foral. 

Fuentes de la empresa han explicado que la marca ha conseguido resurgir tras los graves problemas sufridos en los años de la crisis, momento en el que también cambió de dueños, cuando pasó a tener mayoría Ricardo Bermejo.

De hecho, hace poco que los gestores actuales ganaron el pleito a uno de los fundadores de la marca, Mikel Urmeneta, sobre los derechos de uso de los dibujos. 

Actualmente Univers Paloseco cuenta con 23 trabajadores y trabaja en la internacionalización de la marca. Sin embargo, este nuevo giro en su situación económica podría hacer tambalear el proyecto, aunque el objetivo es mantener el ritmo de trabajo y preparar un plan que pueda ofrecer viabilidad al proyecto.  

Según el auto del Juzgado, "el estado de insolvencia actual impediría a la empresa cumplir con sus obligaciones exigibles", por lo que procede declarar el concurso de la sociedad. El concurso de acreedores abarca, en distintas fases, la posibilidad de quiebra y de suspensión de pagos, aunque no necesariamente ese tiene que ser el resultado final. 

El juzgado ha considerado que no se puede aplicar el procedimiento abreviado, a pesar de que la cantidad no supera los 5 millones de euros y la valoración de los bienes actuales tampoco supera esta misma cifra. 

"Ante la posible presentación de un plan de viabilidad, entendemos que debe tramitarse el presente como procedimiento ordinario", señala la juez en su auto. 

El administrador concursal ya nombrado deberá presentar un informe en el plazo de dos meses, mientras que la sociedad conserva las facultades de administración y disposición sobre los bienes, derechos y obligaciones, lo que permite a la empresa seguir funcionando con normalidad siempre que respete las normas de mercado. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La distribuidora de Kukuxumusu entra en concurso de acreedores al tener que asumir una deuda anterior