• martes, 07 de diciembre de 2021
  • Actualizado 03:18

 

 
 

CASO OSASUNA

El actual gerente rojillo dice que las facturas para justificar la salida de 1,4 millones eran "extrañas"

Ángel Ardanaz asegura que "no sabía a qué se había utilizado el dinero" y ha señalado que "Vizcay llevaba 25 años en el club y yo estoy recién llegado".

GRA049. PAMPLONA (NAVARRA) 01/03/2016.- El presidente de Osasuna, Luis Sabalza (d) y el gerente del club, Angel Ardanaz, a su llegada hoy al Palacio de Justicia de Navarra para declarar en el juicio al jugador Mamadou Koné celebrado hoy en el Juzgado de lo Social número 3 de Pamplona,de la demanda interpuesta por Osasuna contra el jugador y el Racing de Santander por incumplimiento de contrato. EFE/Villar López
El presidente de Osasuna, Luis Sabalza (d) y el gerente del club, Ángel Ardanaz, llegando al Palacio de Justicia de Navarr. EFE/Villar López

El gerente de Osasuna, Ángel Ardanaz, ha afirmado que el exgerente Ángel Vizcay entregó en el verano de 2014 unas facturas para justificar la salida de 1,4 millones de euros del club que le parecieron "extrañas".

Se trataría de las facturas a nombre de la empresa Flefield, con sede en Madeira. "Me sorprendió que se pagaran por caja", ha afirmado Ardanaz, que declara este lunes como testigo en el juicio del caso Osasuna.

Ardanaz, que llegó al club como director financiero, ha explicado que, tras la entrada de la junta gestora una vez dimitida la directiva de Miguel Archanco, se detectó un descuadre de 1,4 millones de euros. "O bien falta el dinero o bien faltan justificantes", ha señalado.

Ángel Ardanaz ha afirmado que en paralelo el auditor empezó a realizar su trabajo sobre las cuentas del club y citó a la junta gestora para una reunión a la que también asistieron Ángel Vizcay y el contable Tomás López. "El auditor duda de la continuidad del club, quiere mantener una reunión con la junta gestora para que le dé una solución a la situación del club, teníamos una deuda de 50 millones y en Segunda Divisón era muy difícil de pagar, y tenía dudas de que pudiéramos seguir adelante. El tema principal fue si Osasuna, para poder continuar sus operaciones, tenía que hacer un concurso de acreedores o bien entregar los bienes en pago", ha dicho.

En la misma reunión, el auditor también informó del descuadre de 1,4 millones de euros y los miembros de la junta gestora pidieron al auditor que saliera de la reunión.

"La junta gestora pregunta qué es lo que ocurre con ese descuadre. No sabía yo a qué se había utilizado ese dinero. Vizcay intenta explicar lo que pasaba con la caja y el señor Ibero -miembro de la gestora- le dice que lo solucione, que no quiere saber qué ha pasado, porque la gestora ha llegado a finales de junio, y que no explique nada sino que lo solucione. La reunión duró cinco minutos. Entraron los auditores y se les dijo que se iba a solucionar el problema", ha afirmado.

Posteriormente, el contable Tomás López le dijo que Vizcay que le había entregado unas facturas para justificar el descuadre y que le había dado una orden de contabilización de esas facturas. Se trataría de facturas a nombre de la sociedad Flefield, con sede en Madeira.

Ángel Ardanaz ha reconocido que le sorprendió que un descuadre de 1,4 millones recibiera soporte con facturas y contrato en cinco o seis días. No obstante, ha dicho que no le preguntó nada a Vizcay. "Vizcay llevaba 25 años en el club y yo estoy recién llegado", ha dicho.

Por otro lado, Ángel Ardanaz ha explicado que, a petición de Vizcay, firmó una salida de 125.000 euros del club porque, según le explicó, "había que hacer una salida de dinero para devolver un préstamo que había hecho una persona al club", en concreto, un cuñado del exdirectivo de Osasuna José Manuel Purroy.

También ha señalado que nada más llegar la gestora al club, se tuvo que afrontar una denuncia de los jugadores por impagos. "Durante el mes de julio nos tenemos que volcar en evitar que el 31 de julio los jugadores mantuviera la denuncia, porque hubiera supuesto el descenso del club", ha señalado.

Según Ángel Ardanaz, cuando llegaron al club "nos encontramos un atasco tremendo en el tema de contabilidad".

LA JUNTA GESTORA NO SE FIABA DE VIZCAY

El presidente de la Junta Gestora que dirigió Osasuna entre junio y diciembre de 2014, Javier Zabaleta, y uno de los miembros que la integraron, Luis Ibero, han coincidido este lunes en señalar en el juicio por el caso Osasuna que no se fiaban del entonces gerente del club, Ángel Vizcay, y que le pidieron que "arreglara" el descuadre de dinero sin justificar que existía en Osasuna.

Así, el presidente de la Gestora, Javier Zabaleta, ha afirmado que "toda la situación de Osasuna nos parecía extraña, pero tan extraño como impotentes de poder actuar porque carecíamos de información que nos pudiera decir cosas diferentes".

Zabaleta ha asegurado que la falta de dinero "me puede parecer más anormal que otra cosa". "Me pareció extraño el hecho de que no se hayan regularizado las cosas a lo largo del año, no es la forma en la que tiene que funcionar un club, pero es lo que nos encontramos y le dijimos a Vizcay que se arreglara", ha asegurado.

En este sentido, sobre los 1,4 millones de euros que estaban sin justificar y a los que se dio soporte con facturas a la sociedad Flefield, con sede en Madeira, ha afirmado que entonces no supo cómo quedó resuelto. "En aquel momento no supe cómo se arregló. Vizcay nos dijo que era lo que exigía el auditor para dar el visto bueno a las cuentas de Osasuna", ha indicado Zabaleta.

Durante su declaración, ha añadido que cuando la gestora se hizo cargo del club, Osasuna "no tenía ni para pagar la luz, no había nada de dinero, habían cortado la luz, y la Fundación Osasuna tuvo que habilitar una cantidad para pagar la luz y que pudiéramos tenerla".

No obstante, ha señalado que "el problema fundamental era de viabilidad", ya que "si el club no podía pagar las deudas que tenía con jugadores, entrenadores y otro tipo de personas, y si no lo hacía para el 31 de julio, Osasuna bajaría a Segunda B". "Un club en Segunda B que reduce los ingresos pasaría a tener que presentar un concurso de acreedores de disolución y liquidación porque no había viabilidad ni capacidad para hacer frente a esos pagos", ha indicado.

Sobre la faltaba de dinero sin justificar en el club, ha señalado que "cuando yo era socio compromisario ya salían cosas de que se hacían cosas extrañas". "Informaciones sobre cosas de ese estilo había habido, había rumorología respecto de la situación de Osasuna, lo que no podía tener en ese momento era una información cierta en esa situación", ha señalad.

Al hacerse la auditoría en verano de 2014, según Zabaleta el auditor comunicó que "falta soporte documental" para justificar salidas de dinero. Sin embargo, Zabaleta ha dicho que no pidió explicaciones al entonces gerente Ángel Vizcay. "Mi responsabilidad era coordinar a los miembros de la gestora y me encargaba fundamentalmente del tema deportivo y de conseguir que el club pudiera pagar al 31 de julio las deudas que tenía", ha indicado.

En una reunión celebrada en agosto con el auditor, a la que asistieron la Junta Gestora, así como el director financiero, Ángel Ardanaz, el contable Tomás López y Ángel Vizcay.

En ese encuentro, el auditor comentó el descuadre de 1,4 millones de euros, momento en el que la Gestora le pidió al auditor que saliera de la reunión para abordar el tema entre el resto. Según el relato de Zabaleta, Vizcay señaló que quería hablar con la Junta sobre un tema y el entonces miembro de la Gestora Luis Ibero le advirtió de que "si iba a comentar algún tema que fuera delito iríamos directamente al juzgado", por lo que Vizcay no llegó a hablar.

Zabaleta ha dicho que no tenía confianza en Vizcay, entre otras cosas, porque "no quería pagar impuestos, él prefería que se pagara en mano, y nosotros dijimos que era un aspecto crucial y que no íbamos a aceptar eso, que Osasuna tenía que cumplir en el pago de impuestos como cualquiera", ha indicado.

Además, ha apuntado que otro hecho que le generó desconfianza fue que conocieron que supuestamente Vizcay estaba gestionando el traspaso de un jugador de Osasuna, Andrés Fernández, al Getafe, mientras la Gestora estaba negociando con el Oporto por más del doble de la cantidad. "Le llamamos a Vizcay y le dijimos que ni se le ocurriera entrar en una operación de ese estilo a nuestras espaldas", ha afirmado.

Por otro lado, Zabaleta ha afirmado que se reunió en dos ocasiones con Javier Tebas, presidente de la Liga, al poco de la llegada de la Junta Gestora. "Nos vino a plantear cómo teníamos que actuar. Tebas planteaba dudas sobre las cuentas de Osasuna, que había partidas no justificadas suficientemente. Era la misma duda que podíamos tener nosotros, pero teníamos incapacidad de conocer cómo se había gastado aquello", ha indicado.

Por su parte, Luis Ibero, quien también fue miembro de la Gestora, ha ratificado que participó en la reunión con el auditor. "Yo le digo a Vizcay que 'cualquier cosa que digas, si es ilegal, irá al juzgado, por lo tanto no nos interesa lo que digas'", ha dicho, por lo que Vizcay no llegó a hablar. Cuando el auditor volvió a la reunión, Luis Ibero trasladó a Vizcay que entregase toda la documentación preexistente en el club.

Ibero ha asegurado que "no me fiaba ni del gerente ni del auditor". "Encontramos un club en quiebra que ha pasado todos los informes de auditoría favorablemente", ha señalado, para justificar su desconfianza en el auditor.

En la misma línea, Juan Ángel Larrea ha afirmado que en aquella reunión con el auditor "Luis Ibero le comentó a Vizcay que si ponía algo sobre la mesa que fuera ilegal íbamos a ir directamente al juzgado".

FRANCISCO BORJA LACASA NIEGA SER INTERMEDIARIO

El exjugador Francisco Borja Lacasa ha negado que hiciera de intermediario en 2014 entre Osasuna y varios jugadores del Betis para tratar de predeterminar el resultado de dos partidos a final de temporada con la finalidad de que el club navarro conservara la categoría en Primera División.

Lacasa ha señalado, durante su declaración como testigo en el juicio del caso Osasuna, que conoce a los exjugadores del Betis Antonio Amaya, Xavi Torres y Jordi Figueras, acusados en el juicio, pero ha negado que le llegaran a decir que estuvieran en conversaciones con Osasuna y ha rechazado igualmente que él intermediara entre ambas partes.

"Todos los finales de temporada se escuchan muchos comentarios, pero a veces los resultados se dan y otras veces no se dan. Yo no he escuchado nada de movimientos de Osasuna, todos los meses de mayo se escuchan millones de cosas, pero concretamente no sabía nada de que Osasuna había hecho algo o no", ha indicado.

La fiscal le ha preguntado sobre llamadas que él realizó al número de teléfono supuestamente utilizado para pactar las primas o los posibles amaños de partidos y ha afirmado que desconoce a qué persona corresponde ese número. "Yo con Xavi -Torres- y con Antonio -Amaya- me comunicaba con los teléfonos que tenían ellos y ellos con el mío. En mayo del 14, en mayo del 15 y de todos los años hablo con un montón de gente. Yo no sé cuántas llamadas haría, más de 2.000 llamadas habré tenido entre entrantes y salientes", ha indicado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El actual gerente rojillo dice que las facturas para justificar la salida de 1,4 millones eran "extrañas"