PREMIUM  TRIBUNALES

La enfermera de Pamplona acusada de acceder a varios historiales clínicos declara que fue "a modo de favor"

La fiscalía pide para ella 3 años de prisión por acceder a los datos clínicos de su exmarido, de la novia y de un menor. 

Estetoscopio sobre un historial en un centro de salud.
Estetoscopio sobre un historial en un centro de salud.  

La enfermera de Pamplona acusada de acceder a los historiales clínicos de su exmarido y su nueva pareja, el hijo menor de ésta y su excuñado ha reconocido en el juicio los hechos pero ha alegado que lo hizo como un "favor" y que han sido las otras personas las que se han aprovechado del acceso que disponía. 

La Fiscalía pide por estos hechos 3 años y 3 meses de prisión y una multa de 4.800 euros por un delito de descubrimiento y revelación de secretos por acceder de manera continuada a la historia clínica de su pareja y otros familiares sin su consentimiento. La acusación particular pide también 25.000 euros en concepto de reparación del perjuicio a las víctimas.

La acusada, en el juicio celebrado este jueves en Pamplona, ha reconocido los hechos: “Reconozco que he entrado en los historiales. Es obvio, está todo recogido”.

Durante el periodo de 2007 a 2011 la mujer ha admitido haber accedido, por ejemplo, al historial del que era su cuñado. Sin embargo, el hombre ha comparecido como testigo y ha declarado que jamás le pidió que lo hiciera y que sospecha que la acusada se introdujo para saber si tenía una enfermedad concreta. "Es algo que no saben ni mis padres", ha mantenido en su intervención.

La defensa de la enfermera sostiene que fue un acto de bondad por parte de la mujer hacia sus familiares y amigos. 

Por su parte, la acusación ha señalado que en ningún momento le pidieron acceder a los historiales y lo han considerado una intromisión en su intimidad.

Sobre el acceso a los datos de la nueva pareja de su exmarido, la enfermera ha declarado que era su amiga y que también tenía su permiso. 

En el juicio, además de la enfermera acusada, han declarado dos compañeras del centro del salud, una mujer que regentaba el bar de la localidad de origen de la acusada y todos los implicados menos el menor. 

Durante buena parte del juicio, la acusación y la defensa han tratado de demostrar el grado de relación que existía entre la enfermera y la nueva pareja de su exmarido y con su excuñado.

De esta manera, unos han tratado de hacer entender que la relación era casi inexistente, sólo de conocidos, mientras que la enfermera ha mantenido que en ambos casos era una relación cercana, tanto como para tener la autorización de acceder a los historiales clínicos. 

La acusada mantuvo una relación sentimental con su pareja durante 12 años, con 2 hijos en común. La relación terminó en 2010.

Antes de ello y, según el fiscal, aprovechando su trabajo en el Servicio Navarro de Salud y en el centro de salud de San Juan en Pamplona, accedió con sus claves "sin el consentimiento y con el ánimo de violentar su intimidad" hasta el 11 ocasiones a los datos de su pareja entre noviembre de 2006 y febrero de 2011. Los hechos ocurrieron, por tanto, mientras la relación sentimental se mantenía y después de romperse. 

Del mismo modo y con idéntico ánimo, según relata la Fiscalía, la acusada accedió al historial médico de otra mujer cercana en tres ocasiones entre 2009 y 2011; del hijo menor de esta misma mujer (una ocasión) y del hermano de su pareja en 5 ocasiones distintas. Todas ellas fueron sin el consentimiento, al menos legal, de los afectados


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La enfermera de Pamplona acusada de acceder a varios historiales clínicos declara que fue "a modo de favor"