PREMIUM  TRIBUNALES

Ascienden a ocho los radicales detenidos que trataron de 'reventar' el pasado Chupinazo con una pelea

Esta madrugada de viernes, la Policía Nacional ha practicado diferentes detenciones en el Casco Antiguo de la ciudad y la Rochapea.

El altercado ocurrido en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona durante el inicio de las fiestas de San Fermín 2018. VIDAL
El altercado ocurrido en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona durante el inicio de las fiestas de San Fermín 2018. VIDAL  

Ascienden a ocho las personas detenidas este viernes en diferentes puntos de Pamplona acusadas de un delito de "desobediencia" por iniciar y protagonizar una pelea en el inicio de las fiestas de San Fermín 2018, en la Plaza Consistorial. 

Se trata de ocho hombres, todos ellos de nacionalidad española y residentes en la capital navarra, con edades comprendidas entre los 21 y los 46 años.

Las detenciones se han producido en el Casco Antiguo de la capital navarra y en el barrio de la Rochapea y los cuatro detenidos permanecen en dependencias policiales a la espera de pasar a disposición judicial

Los hechos que ahora se investigan ocurrieron sobre las 11.30 horas del pasado seis de julio en la Plaza del Ayuntamiento.

Allí, un grupo de jóvenes que portaban ikurriñas y pancartas a favor de los presos de ETA trataron de reventar el inicio de las fiestas y se 'enzarzaron' en una pelea con otras personas presentes en el lugar.

La horda abertzale se abrió paso rápidamente entre la muchedumbre que se concentraba desde hace horas a la espera del lanzamiento del Chupinazo. Al verlos entrar, varias personas comenzaron a corear la canción 'Que viva España'. Un hecho que, al parecer, no gustó al grupo que portaba las banderas del País Vasco.

Ante esa situación, los jóvenes investigados participaron en una pelea que, afortunadamente y gracias a personas que mediaron en pleno arranque festivo, no tuvo mayores consecuencias.

Las radicales, que corearon proclamas políticas y llevaban carteles a favor de los presos etarras, así como de los detenidos por la agresión a dos guardias civiles en Alsasua; eran conscientes de que sus actos podían tener consecuencias y se cubrieron la cara con ikurriñas para tratar de ocultar su identidad.

La investigación posterior emprendida desde aquel 6 de julio ha permitido la detención de, al menos, seis personas acusadas de "desórdenes" públicos.

Se trata de una operación conjunta entre la Brigada de Información de Policía Nacional y un equipo de investigación de Policía Municipal de Pamplona.

La operación continúa abierta.

SORTU: "LAS DETENCIONES SOLO BENEFICIAN AL RÉGIMEN"

Sortu considera que las detenciones que han tenido lugar en Pamplona, donde cuatro personas han sido detenidas como presuntas autoras de un delito de desórdenes públicos, "solo benefician al Régimen".

En un comunicado, Sortu se pregunta "a quién benefician estas detenciones impulsadas por la Judicatura en Pamplona", para a continuar señalar que parece "obvio" que a "aquellos sectores que pretenden ponerle palos en las ruedas al proceso de cambio en Iruñea y Navarra".

En este sentido cita a "los partidos de la Navarra Foral y española, a la ultraderecha rancia, que pretende dificultar la convivencia y a aquellos que plantean actos de campaña en Altsasu para mofarse del sufrimiento de las víctimas de una injusticia".

En este contexto asegura que les van a "tener en frente", que seguirán "al lado de los sectores populares" y trabajarán con "todas aquellas personas que sueñan con una Navarra libre y soberana, ajena a las interferencias e intereses de la ultraderecha y los sectores españolistas más beligerantes".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ascienden a ocho los radicales detenidos que trataron de 'reventar' el pasado Chupinazo con una pelea