TRIBUNALES

Declaran "culpable" el concurso de Davalor y condenan a su administrador por esconder las cuentas de forma deliberada

El actual consejero Manu Ayerdi inyectó más de 3 millones de euros de dinero público con informes desfavorables y sin conocer las cuentas de la empresa. 

Comparecencia en el Parlamento de Juan José Marcos Muñoz, promotor y director gerente de la empresa Davalor Salud. IÑIGO ALZUGARAY
Comparecencia en el Parlamento de Juan José Marcos Muñoz, promotor y director gerente de la empresa Davalor Salud. IÑIGO ALZUGARAY  

El Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Pamplona ha declarado como "culpable" el concurso de Davalor Salud SL y ha condenado como única persona afectada a Juan José Marcos Múñoz, por ser el administrador único de la empresa. 

La sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico, inhabilita a Marcos para administrar bienes durante 5 años, le priva de cualquier derecho como acreedor concursal y le condena al pago del déficit concursal de 3,4 millones de euros

Hay que recordar que el actual consejero del gobierno del PSN-Geroa Bai, Manu Ayerdi, dilapidó más de tres millones de euros públicos en la empresa cuando ni siquiera se entregaban en el registro las cuentas de la sociedad, algo que ha quedado también recogido en la sentencia conocida este jueves. 

De hecho, la juez considera que ha existido "dolo" (voluntad deliberada) al no haberse formulado las cuentas anuales, no haberlas sometido a auditoría y no haberlas depositado en el Registro Mercantil en los tres últimos ejercicios, algo que el consejero de María Chivite pasó por alto para seguir inyectando dinero en una empresa a pesar también de que los informes internos de Sodena eran desfavorables, tal y como se pudo conocer en la comisión de investigación en el Parlamento de Navarra. 

Para hacerse una idea, en diciembre de 2015, Davalor Salud ya había contraído unas obligaciones, en algunos casos ya vencidas, y en otros, que debía asumir a corto plazo (vencimiento inferior a un año), por importe de 12 millones de euros. "En ese momento la concursada se encontraba en situación de insolvencia y además que el administrador único de la concursada tenía conocimiento de la misma", señala la sentencia. 

"En el presente caso, el administrador tenía pleno convencimiento de las posibilidades de éxito del proyecto, pero lo cierto es que también lo tenía de la imposibilidad de dar cumplimiento a sus obligaciones, dejando constancia de dicho conocimiento en su escrito de oposición", señala la juez en el texto de la condena. "A pesar de las alegaciones referidas a la situación especial de la empresa, lo cierto es que ni la legislación concursal, ni la normativa contable, contempla este supuesto y además debe conciliarse con la necesidad de proteger a los acreedores y garantizar el principio de par conditio creditorum", se explica en la sentencia.

El informe del administrador concursal elaborado sobre la caótica situación de la empresa se señala que "el conocimiento de las cuentas anuales por parte de los proveedores hubiera podido afectar a su toma de decisiones, ya que en las cuentas anuales se apreciaba una situación de insolvencia notoria, llegándose a afirmar en la memoria abiertamente que Davalor Salud no estaba cumpliendo su plan de negocio, no estaba cumpliendo con sus obligaciones de pago con los proveedores y estaba siendo objeto de recargos y apremios administrativos", algo que se ocultó de forma permanente. 

El Partido Socialista de Navarra pidió responsabilidades políticas por la inversión fallida en Davalor, una decisión personal de Ayerdi, pero acto seguido María Chivite lo nombró consejero del Gobierno foral dentro de sus pactos con los nacionalistas vascos apuntalados por los abertzales de Bildu. 

Durante la comisión de investigación, el administrador mancomunado de Davalor Software, Andrés Escudero, explicó que "con el ejercicio fiscal de 2014 Davalor Salud estaba en quiebra" y que en 2015, cuando Sodena otorgó el primer aval a la 'start up', la situación era aún peor.

Escudero reconoció que cuando Manu Ayerdi metía dinero público en la empresa, ésta ya era un "cadáver empresarial". 

A pesar de todo ello, Ayerdi, entonces vicepresidente de Uxue Barkos en el Gobierno de Navarra, desatendió todos los informes negativos sobre la empresa y se saltó la normativa prevista en estos casos para entregar, de primeras, un millón de euros a la compañía. En total, Davalor ha conseguido más de 3 millones de euros de todos los navarros.

"En cuanto al futuro de la actividad, lo cierto es que ha sido durante el concurso, años más tarde de la existencia de las causas de la obligación de solicitar el concurso, cuando un tercero ha realizado una oferta por los activos de la concursada, cuya venta ha sido autorizada, si bien aún no se ha materializado", concluye el texto de la sentencia. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Declaran "culpable" el concurso de Davalor y condenan a su administrador por esconder las cuentas de forma deliberada