TRIBUNALES

Confirman la sentencia a un policía foral por mensajes ofensivos: “Aquí hay mucha puta”          

El agente también escribió "kitate la peluka" un mensaje considerado como una falta grave al referirse al inspector, el único que usa peluca.

Tribunal Superior de Justicia de Pamplona.
Tribunal Superior de Justicia de Pamplona.  

El Juzgado Contencioso-Administrativo nº 3 de Pamplona ha desestimado el recurso interpuesto por un policía foral que fue condenado por poner mensajes ofensivos en documentos de su comisaría. La resolución es firme y no cabe recurso.

En junio de 2013 se ordenó averiguar la autoría de mensajes que aparecían en un documento de comisaría llamado “cartelera” donde se podían leer notas escritas a bolígrafo como “aquí hay mucha puta” en enero, “aquí hay mucho come culos” en febrero, “puta” en marzo y en abril, “kitate la peluka”.

Tras comparar la escritura de los distintos agentes que habían estado de servicio lo días en los que se escribieron los mensajes se le hizo una prueba de caligrafía al ahora sancionado que dijo no haberlo escrito pero que aceptó realizar la prueba.

Los peritos concluyeron que este agente era el autor de tres de los cuatro mensajes, incluso que el cuarto también encajaba con la escritura aunque no se podía asegurar.

El policía foral y su letrado presentaron un recurso por los 15 días de suspensión de empleo y sueldo impuestos en la sentencia por concluir que los mensajes suponían una falta disciplinaria grave por parte del agente.

El recurso, ahora desestimado, se presentó al pasar más de un mes desde que se abrió la información previa hasta su finalización sin prorroga y no se le notificase al agente la apertura de la información reservada, además de que el órgano competente para incoar el expediente disciplinario según defendían debía ser el Director General y no el Jefe de la Policía Foral como sucedió en el caso de autos. También denunció que no se el informó de que podía asistirle un letrado, por lo que se le había causado indefensión.

El agente además volvió a negar los hechos de los que ya fue juzgado alegando que tras volver de una operación en Elizondo era necesario dejar primero el arma y al volver a pasar por la sala donde se encuentra la “cartelera” los mensajes ya estaban.

Además alegó que esta infracción debería haber sido tipificada como leve porque los mensajes se encontraban en un “ámbito muy limitado” sin trascendencia pública.

Finalmente se ha reiterado que la prueba caligráfica es clara y que la tipificación de la de infracción es grave, en especial teniendo en cuenta el mensaje “Kitate la peluka” dirigida al Inspector, que según se explica es el único que utiliza peluca y por lo tanto se han considerado unas expresiones “claramente despectivas y que menoscaban su autoridad al cuestionarle y pretender ridiculizarle".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Confirman la sentencia a un policía foral por mensajes ofensivos: “Aquí hay mucha puta”