TRIBUNALES

Condenados dos de los tres 'okupas' de Sarasate: el juez ve "poco creíble" que entraran para "curiosear" al edificio

El tercer acusado ha sido absuelto al no quedar probado que fuera el autor del brutal golpe que sufrió uno de los agentes de la Policía Municipal.

Desalojo de un edificio okupado en el Paseo Sarasate en el que varios okupas y agentes municipales han resultado heridos. MIGUEL OSÉS  (4)
Desalojo de un edificio okupado en el Paseo Sarasate en el que varios okupas y agentes municipales han resultado heridos. MIGUEL OSÉS (4)  

El Juzgado de lo Penal número 2 de Pamplona ha condenado a dos hombres a cinco meses de prisión por sendos delitos de resistencia cometidos durante los disturbios producidos tras la ocupación violenta de un inmueble el pasado 8 de octubre de 2016 en el Paseo de Sarasate de Pamplona.

Además, en otro fallo, el juez absuelve a otro acusado por estos mismos incidentes al quedar probado que no fue el que agredió al Policía Municipal.

En el caso de la sentencia condenatoria, el juez considera probado que un numeroso grupo de personas pertenecientes a un colectivo autodenominado 'hIREKIn' "forzó la puerta del portal número 13 del paseo Pablo Sarasate y, actuando sin autorización de la propiedad, entró en el inmueble, con la finalidad de utilizarlo de forma estable para realizar talleres, mesas redondas, pernoctas y otras actividades, con el objetivo genérico de 'confrontar (sic) el modelo imperante de vivienda-mercancía, en el marco de una estrategia de construcción de contrapoder', según indicó 'hIREKIn' en una nota de prensa emitida con posterioridad".

El juez expone que los dos acusados "se atrincheraron en una habitación del segundo piso, colocando muebles y otros objetos para impedir su apertura desde fuera".

Los agentes consiguieron no obstante abrir la puerta y, "al verlos, los acusados se dirigieron a un pequeño balcón-mirador y se agarraron con fuerza a los barrotes".

"Informados de la existencia de una denuncia de la propiedad del inmueble y de que debían abandonarlo, los acusados se negaron, a la par que gritaban que era su casa y lanzaban consignas a favor de la ocupación hacia el cada vez más numeroso grupo de personas que se concentraban en la calle, frente al edificio", continúa la sentencia.

Los agentes, ante su negativa, "procedieron al desalojo forzoso, agarrando a los acusados y desasiéndolos de los barrotes, a los que se sujetaban con tenacidad, lo que dio lugar, en ambos casos, a un forcejeo y caída al suelo de los intervinientes".

En el curso de la intervención, una agente sufrió un golpe en la rodilla derecha que curó a los siete días tras sufrir una mínima inflamación y la emisora de uno de los agentes resultó dañada.

Por estos hechos, condena a uno de los acusados a cinco meses de prisión por el delito de resistencia, a una multa de 600 euros por el delito leve de usurpación y a otra multa de 150 euros por el delito leve de lesiones. Además, deberá indemnizar a la agente que sufrió el golpe en la rodilla con 210 euros.

En cuanto al otro acusado, es condenado también a cinco meses de prisión por el delito de resistencia y 600 euros de multa por delito leve de usurpación. Asimismo, deberá indemnizar al Ayuntamiento de Pamplona con 98 euros por la emisora dañada.

ABSOLUCIÓN DE OTRO ACUSADO

En el otro caso juzgado, por el que se acusaba a un hombre de haber propinado a un agente un fuerte puñetazo por detrás a la altura de la sien, el juez no ha considerado acreditado que el acusado fuera el autor de los hechos.

La sentencia expone que el acusado "ha negado rotundamente su autoría, con el apoyo de las personas que lo acompañaban, y atribuyó su lesión en una mano a un golpe recibido de la Policía con una porra".

"De los cinco policías que depusieron en la vista oral, presentes todos ellos en el tumulto que se formó, cuatro, incluída la víctima, dijeron no poder precisar quién fue el autor de la agresión. Solo uno afirmó que vio al agresor, el cual estaba con dos o tres chicas y se hizo daño en la mano, y comunicó a sus compañeros quién era, tras lo cual fue detenido en las inmediaciones, tratándose del acusado", añade.

El juez apunta que, recurriendo a "una lógica deductiva, si el agente recibió el puñetazo por detrás y en el lado izquierdo de la cabeza, como él ha relatado, el agresor debió de propinar el golpe con su puño izquierdo, siendo así que el acusado presentaba inflamación en la mano derecha".

Finalmente, el juez menciona "el peculiar tratamiento procesal que se dio a los sucesos ocurridos a primera hora de la tarde del pasado 8 de octubre, con tramitación de al menos dos juicios rápidos pero continuación de la investigación de los hechos en una causa principal o troncal, que hizo, según hemos sabido por la prueba documental aportada por la defensa al comienzo de la vista oral, que la Policía Municipal continuara investigando y efectuara un detallado estudio de todas las imágenes fotográficas y videográficas que se pudieron obtener de cámaras de seguridad y de Internet".

En dicho estudio, "que no fue aportado a la presente causa ni por la Policía ni por el Juzgado instructor, pese a su importancia para el esclarecimiento de los hechos aquí enjuiciados, y del que solo disponemos de una fotocopia de mala calidad entregada por la defensa al comienzo de la vista, se concluye, con apoyo en diversas capturas de video, que el agente recibió un puñetazo en la cabeza, a la altura del lado izquierdo de la sien, de un joven que lleva pelo con rastas y gorra de color negro y motivos rojos, y viste sudadera de color negro, con letras de color blanco a la espalda y en la parte delantera con el anagrama de 'Kortatu', pantalón pirata y zapatillas deportivas". El juez señala que esta descripción no se corresponde con la del acusado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Condenados dos de los tres 'okupas' de Sarasate: el juez ve "poco creíble" que entraran para "curiosear" al edificio