TRIBUNALES

Golpe con efecto dominó en una discoteca de Pamplona: condenado un portero por partir la nariz a un cliente

El trabajador había sorprendido al joven consumiendo droga en el baño y se produjo un forcejeo cuando trataba de sacarle del local.

Imagen de varios jóvenes bailando en una fiesta en una discoteca. ARCHIVO
Imagen de varios jóvenes bailando en una fiesta en una discoteca. ARCHIVO  

El Juzgado de lo Penal Nº 1 de Pamplona ha condenado al portero de una conocida discoteca de la capital navarra por un delito de lesiones tras golpear a un cliente e involuntariamente a una trabajadora del local y partirles la nariz durante un altercado con drogas en la fiesta.

El trabajador, de 43 años y de nacionalidad búlgara, ha sido condenado a 6 meses de prisión y a pagar una indemnización  de 5.023 euros al cliente, natural de Pamplona y de 30 años, por las lesiones sufridas y la intervención quirúrgica a la que tuvo que se sometido tras la agresión.

Los hechos ocurrieron en una discoteca del barrio de San Juan de Pamplona el 20 de marzo de 2016, cunado el joven que resultó agredido y un amigo entraron en uno de los baños del establecimiento con intención de consumir sustancias estupefacientes.

El portero de local, viendo que los dos jóvenes tardaban en salir y suponiendo que estaban drogándose, entró al servicio y les pidió que abandonasen el local según el protocolo de actuación.

Uno de los dos jóvenes accedió sin más dilación, mientras que el otro, el que después resultó herido, comenzó una discusión verbal con el portero. Ante el alboroto formado, una de las trabajadoras de la discoteca, y a su vez esposa del portero, trató de poner orden entre los dos hombres.

El chico continuó insultando a los trabajadores, llegando a tildar a la mujer de "hija de puta", mientras ella trataba de cerrar la puerta. En ese momento se produjo un forcejeo y el portero arreó un manotazo en la cara al cliente.

La cabeza del chico impactó contra la cara de la trabajadora y ambos comenzaron a sangrar con lesiones de entidad. Tanto el joven como la mujer sufrieron una fractura en la nariz por la que tuvieron que ser operados.

En el juicio se reclamaba un delito de lesiones tanto para el portero de la discoteca como para el cliente, que acabó golpeando involuntariamente a la trabajadora. Finalmente el juez ha decidido absolver al chico y condenar únicamente al portero por este manotazo que acabó con un efecto dominó y dos serias lesiones.

La sentencia no es firme y cabe la posibilidad de que cualquiera de las partes pueda plantear un recurso ante el propio Juzgado de lo Penal.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Golpe con efecto dominó en una discoteca de Pamplona: condenado un portero por partir la nariz a un cliente