• lunes, 21 de junio de 2021
  • Actualizado 12:59

 

 
 

TERRORISMO

Atacaron con explosivos sedes de UPN y PSN: juzgan a 5 miembros de SEGI por kale borroka

La Fiscalía pide penas de hasta 27 años de prisión por delitos de daños terroristas y tenencia de explosivos para los 5 miembros de SEGI, entre los que se encuentra David Urdín que se ha entregado tras estar fugado.

Pintadas en favor de los terroristas. EFE
Pintadas en favor de los terroristas. EFE

La Audiencia Nacional juzga este jueves a David Urdín Pérez, a quien se llegó a situar en la dirección de ETA al ser desmanteladas sus últimas cúpulas, tras decidir entregarse para someterse al único juicio que tiene pendiente por varios actos de kale borroka en diferentes puntos de Navarra en 2006 y 2007.

Junto a Urdín, la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional juzga a otros cuatro presuntos colaboradores de SEGI-JARRAI ('organización estable en el tiempo complementaria de la actividad de lucha armada de ETA') por diversos ataques, entre ellos los de las sedes del PSN y UPN, al sistema ferroviario y a oficinas bancarias.

El ministerio público sostiene que los procesados David U., José O., Aitor T., Íñigo G. e Iñaki T. habrían realizado "numerosos y reiterados" actos de 'kale borroka' y causado daños, coacciones y amenazas.

Asegura que lo hicieron mediante la utilización de artefactos explosivos o incendiarios con la intención de "producir profundo temor, atacando al conjunto de la sociedad democrática y constitucional del Estado de Derecho".

En concreto, Urdín, que figuraba en la lista de miembros de ETA en busca y captura, ha comunicado su entrega voluntaria por esta única causa contra él y que previsiblemente saldará con un acuerdo de conformidad con la Fiscalía, según han informado a Efe fuentes jurídicas.

Por estos hechos fueron procesados cuatro jóvenes junto a Urdín, que era el único que faltaba por juzgar del grupo, al haber permanecido varios años huido tras quedar en libertad dos años después de su detención en 2007.

En su escrito de acusación, la Fiscalía pide para él 27 años de cárcel, por 7 delitos de daños terroristas y otro de tenencia de sustancias incendiarias y explosivas, en relación a varios actos de vandalismo que los acusados perpetraron "guiados por la intención de colaborar con los fines de Segi-Jarrai", la rama juvenil de ETA.

A Urdín se le acusa de haber participado en 2006 en un ataque en la estación de tren de Carrascal en Unzúe mediante el lanzamiento de dos artefactos incendiarios sobre una máquina de reparación de vías férreas a la que causaron daños.

Ya en 2007 procedió, junto a otros de los procesados, a seccionar la línea férrea Alsasua-Tudela, a la altura del término de Oloriz.

Minutos después del ataque, se recibió una llamada en la Central de Emergencias SOS Navarra alertando de los cortes en el trayecto ferroviario. Los daños fueron valorados en 23.400 euros.

También se le atribuye haber participado en agosto de 2007 en otro sabotaje en la vía férrea Pamplona-Castejón cortando los cables de la catenaria, lo que causó daños valorados en 6.528 euros.

Los autores volvieron ese día a alertar a SOS Navarra: "Se han realizado varios sabotajes en la línea férrea para parar los trenes, se han realizado para denunciar que Nafarroa, foral y española, siempre estaremos en manos de la derecha... y para reclamar un marco democrático en Euskalerria que permita defender todas las ideas en igualdad de condiciones. Gora Nafarroa libre eta socialista", dijeron.

La Fiscalía le sitúa en otros ataques entre septiembre y noviembre de 2007: el lanzamiento de artefactos incendiarios contra una entidad bancaria y una oficina de Correos en Pamplona, otros sabotajes en vías férreas, y la colocación de un artefacto mixto (incendiario-explosivo) en la sede de UPN en Caparroso.

Al ser sometido a vigilancias antes de su detención en 2007, los agentes le observaron visitando ciertos establecimientos y depositando en la basura "una serie de restos, que una vez recuperados, hacen presumir que estaba confeccionado artefactos explosivos-incendiarios".

En el registro de su vivienda se encontró también material para la preparación de ese tipo de artefactos caseros, así como un panfleto con el anagrama de Jarrai, guantes sueltos, y una cuartilla manuscrita que empieza con el texto: "salir disfrazado de casa...".

DAÑOS A SEDES

Por otro lado, el fiscal enumera en su escrito de acusación una serie de eventos que tienen lugar entre 2004 y 2007. En el primero señala a José O. por colocar en la sede del PSOE de Burlada un artefacto explosivo que sobre las 2.27 horas del 29 de mayo de 2004 "explosionó" causando daños que afectaron las puertas de entrada de tres oficinas. Según el ministerio público, Aitor T. habría cooperado.

Asimismo, relata los hechos del 1 de noviembre de 2005, cuando ambos procesados arrojaron pintura roja y amarilla sobre la fachada del PSOE en Navarra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Atacaron con explosivos sedes de UPN y PSN: juzgan a 5 miembros de SEGI por kale borroka