TERRORISMO

Tras la pista de un asesinato sin resolver: dos jefes de ETA pueden ser juzgados por ordenar matar a Juan Carlos Beiro en Leitza

El sábado 24 de septiembre se cumplen 14 años del atentado por el que nadie ha pagado todavía: el comando Basajaun preparó la bomba-trampa. 

Imagen del lugar del atentado en Leitza en el que murió asesinado Juan Carlos Beiro. Sobreimpresionada, la imagen de los dos etarras que pudieron dar la orden del asesinato: Olarra Guridi y Ainhoa Múgica.
Imagen del lugar del atentado en Leitza en el que murió asesinado Juan Carlos Beiro. Sobreimpresionada, la imagen de los dos etarras que pudieron dar la orden del asesinato: Olarra Guridi y Ainhoa Múgica.  

Catorce años después del asesinato del cabo de la Guardia Civil Juan Carlos Beiro en Leitza, nadie ha pagado por este crimen. ETA reivindicó el atentado del 24 de septiembre de 2002, pero no hubo detenidos, ni juicio, ni perdón. 

Bildu, el brazo político de ETA en las instituciones, gobierna la localidad sin rubor. Antes, en 2001, los terroristas vascos también se llevaron por delante la vida del concejal de UPN, José Javier Múgica, en la misma localidad.

Francisco Javier García GazteluTxapote, fue condenado a 60 años de prisión por ordenar el asesinato del concejal de UPN. El abogado Juan Frommknecht consiguió demostrar que Txapote, que era el jefe de ETA hasta su detención, ordenó el crimen al comando Argala

La misma estrategia se persigue ahora con la reapertura del caso del asesinato del cabo Juan Carlos Beiro, que dejó viuda y huérfanos a sus dos hijos mellizos, entonces con 6 años. Catorce años después, su viuda peregrina cada año hasta el lugar de Leitza donde ETA para pedir justicia. 

LOS JEFES DE ETA EN EL AÑO DEL ATENTADO

Una justicia que no llega, pero que se va a intentar concretar con la acusación, ahora, de los jefes de ETA que ordenaron el atentado: Juan Antonio Olarra Guridi alias 'Jon' yAinhoa Múgica Goñi alias 'Olga', en prisión y condenados a más de 1.000 años de cárcel por decenas de asesinatos, entre ellos el atentado contra una furgoneta de la Armada en diciembre de 1995 en el barrio madrileño de Vallecas en el que fallecieron seis personas.

El juzgado de Instrucción nº 2 de la Audiencia Nacional ha admitido dos informes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional en los que se pone de manifiesto, sin ningún tipo de duda, que Olarra y Múgica ordenaron atentar en Leitza. El diario proetarra Gara publicó días después el comunicado de la banda asesina ETA en el que se reivindicaba el atentado. 

A través del análisis de todos los documentos incautados a ETA, entre los que se incluyen anotaciones de los propios terroristas, se ha podido demostrar que Olarra Guridi y Ainhoa Múgica estaban al frente del aparato militar de ETA hasta el momento de su detención, justo unos días antes del asesinato de Beiro. 

Todo indica que el comando Basajaun fue el autor del atentado: los terroristas colocaron un cartel con una frase ofensiva contra la Guardia Civil. Cuando los agentes fueron a retirarla, activaron mediante un mando a distancia el explosivo, que causó la muerte a Beiro

Nadie del comando Basajaun fue arrestado, pero todos recibieron técnicas y tácticas terroristas, recibieron armas, explosivos y dinero para actuar. Olarra y Múgicales ordenaron actuar en Leitza sólo unos días antes de su detención. 

La Policía Nacional considera en su informe que la responsabilidad de la ejecución del atentado recae en Olarra Guridi y en Ainhoa Múgica como "responsables militares" de ETA, ya que contribuyeron con sus actividades a la constitución y puesta en funcionamiento del comando, además de facilitar a sus integrantes los medios necesarios para las actividades terroristas. 

Muchos de los etarras detenidos en aquellas fechas reconocieron a la policía que les jefes de ETA eran Ollara y Múgica, ya que ellos les facilitaban instrucciones y objetivos. Además, cada comando debía rendir cuentan a los mandos terroristas. Jorge Olaiz, Íñigo Vallejo, Miren Uriarte, José Ramón Revilla, Imanol Miner o Guillermo Argimito, Aitzol Maurtua, y Oihana Baquedano, todos ellos integrantes de los comandos Kroma, Kresala Basahuntza, Zelatun y Txirrita reconocieron a Olarra y Múgica como los jefes militares de ETA entre los años 2001 y 2002. 

UN SEGUNDO INFORME IGUAL DE CONTUNDENTE

El juzgado de la Audiencia Nacional ha recibido un segundo informe, elaborado en este caso por la Guardia Civil, que concluye, de manera igual de contundente, que los dos jefes de ETA ordenaron atentar en Leitza y asesinar así miembros del instituto armado. 

Este informe demuestra que Olarra Guridi y Ainhoa Múgica formaron parte del "comité ejecutivo" de ETA entre enero de 2001 y septiembre de 2002, por lo que participó en la toma de decisión de llevar a cabo el atentado de Leitza que terminó con la vida de Juan Carlos Beiro

De hecho, existen apuntes a manos de Ainhoa Múgica en los que hacía un balance del armamento y explosivo del que disponían o tenían asignado los comandos de ETA, entre ellos el comando que actúo en Leitza

Múgica, además, ordenó y preparó un atentado similar con pancarta-bomba en Vizcaya en Bilbao unos meses antes del de Beiro.

Los documentos en los que se prueba que Olarra Guridi y Múgica ordenaron el atentado ya están en manos del juzgado. Queda ahora por ver si el juez los considera prueba suficiente para seguir con el proceso y evitar que un nuevo asesinato de ETA quede impune y sin culpables.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Tras la pista de un asesinato sin resolver: dos jefes de ETA pueden ser juzgados por ordenar matar a Juan Carlos Beiro en Leitza