SUCESOS

Los vecinos aseguran que el hombre que se había atrincherado ya fue detenido por tráfico de drogas

Los vecinos del portal relatan cómo han vivido la intervención policial que se ha prolongado durante dos horas.

La Policía Foral acordona la calle Río Irati en el barrio de la Milagrosa por la presencia de una persona presuntamente armada y atrincherada en su casa tras ponerse en marcha una operación antidroga. MIGUEL OSÉS
La Policía Foral acordona la calle Río Irati en el barrio de la Milagrosa por la presencia de una persona presuntamente armada y atrincherada en su casa tras ponerse en marcha una operación antidroga. MIGUEL OSÉS

Los vecinos del portal 2 de la calle Río Irati, en el barrio de la Milagrosa, han vivido en la mañana de este jueves una redada que se ha prolongado durante dos horas a causa de que uno de sus vecinos se ha atrincherado en su piso. 

Desde las 12.30 hasta las 14.30 horas (aproximadamente) en el piso segundo izquierda uno de los objetivos de la operación de la Policía Foral ha estado encerrado hasta que finalmente el Grupo de Intervención Especial han accedido a la vivienda y lo han detenido. Dos horas de intervención policial que les ha tocado vivir en primer persona a los vecinos del portal, unos sin poder salir de sus casas y otros en la calle sin poder entrar a ellas.

"Hace un año o año y medio ya registraron ese piso, parecía que buscando drogas, y detuvieron a un hombre", cuenta uno de los vecinos. Este mismo hombre que fue arrestado en ese momento, es el que, según varios vecinos, en esta ocasión se ha atrincherado en este piso durante horas.

El vecino cuenta que en ese primer registro estuvo presente, por petición de la policía. Sin embargo, en esta ocasión se marchaba de casa justo que comenzaba la redada y se producían las primeras detenciones en la calle. "Salía de casa y justo policías de paisano estaban esposando a dos hombres contra el suelo, cuando he vuelto horas después aun seguía la policía", relata. 

Ante estas primeras detenciones, una vecina explica que ha visto desde la ventana como agentes de la Policía Foral esposaban a estos dos hombres. "Uno de ellos se ha resistido y entre dos agentes no eran capaces, pero han llegado más coches de la policía y con otro agente ya lo han podido esposar", cuenta. 

Esta mujer relata cómo ha visto que en ese momento también veía como la policía se llevaba arrestadas a dos mujeres. Entonces es cuando se ha producido el atrincheramiento. Según ambos vecinos, la policía llamaba al hombre  y le pedían que abriese. "Yo les oía decir, habla, dí algo, mira lo que en la calle por la ventana...", cuenta una vecina que señala que el atrincherado "no debía hacer nada, ni ruidos, y eso les ponía nerviosos a los policías". 

"EL PRÓXIMO QUE APUÑALE SERÉ YO"

Los vecinos explican que en este portal hay mucho movimiento de vecinos y mudanzas, y que en el piso donde se ha producido la intervención vivían unas tres personas, dos hombres y una mujer. "Son alquilados, llevarían unos dos meses aquí", explica un mujer mientras otro vecino comenta que el atrincherado que ya había sido detenido en ese piso ya no vivía ahí, aunque sí que le veían venir al piso de vez en cuando. 

La hija de una de las vecinas explica que precisamente este pasado lunes presenció una fuerte discusión con uno de los inquilinos implicados. La mujer relata que cuando salía escuchó la discusión a gritos entre un hombre y una mujer, mientras el hombre se encontraba asomado en el balcón del piso la mujer se encontraba en la calle. Finalmente, la mujer pudo escuchar como el hombre amenazaba diciendo: "El próximo que apuñalé seré yo".  Con esta intervención policial, la hija de la vecina se temía algo relacionado con dicha discusión.

La vecina explica que durante la operación la policía también ha preguntado por un coche a los detenidos y han inspeccionado los bajos y las ruedas de un vehículo aparcado en la calle. Igualmente, la policía ha investigado visualmente el patio interior por sí se podría haber lanzado algo desde el piso inspeccionado. 

"TENDRÍAN QUE HACER MÁS REDADAS"

La redada ha generado mucha expectación y varios vecinos del barrio se han acercado a ver qué ocurría en concreto. Estos vecinos de la Milagrosa, dentro de la sorpresa que genera el despliegue, que no se nota el tráfico de droga.

"Se nota mucho el tema de las drogas en el barrio, tendrían que hacer más redadas por aquí, sobre todo en el bar Ibaia (justo al lado del portal donde se ha atrincherado el hombre)", explica una mujer que lleva viviendo 43 años en la Milagrosa.

La vecina, cuya vivienda comparte patio interior con el piso donde ha intervenido la policía, asegura que hay sensación de inseguridad. "El Ayuntamiento tiene que hacer que se vigile más, que se den más vueltas, y se cogería más a gente", dice.

En este sentido, asegura que la inseguridad y el tráfico de drogas "ha aumentado en los últimos años" y señala que se ha pedido al Ayuntamiento que intervengan "porque en el bar (en referencia al Ibaia, anteriormente nombrado) suele haber jaleos y alguna vez hemos llamado y se ha cogido alguno". "Nunca había habido una redada tan grande pero sí detenciones", concluye la vecina. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los vecinos aseguran que el hombre que se había atrincherado ya fue detenido por tráfico de drogas