• miércoles, 28 de septiembre de 2022
  • Actualizado 14:47
 
 

SUCESOS

Tenía a su perro con unas bridas atadas al cuello que le impedían comer y beber

La Guardia Civil de Navarra investiga a un hombre por un presunto delito de maltrato animal. 

El pastor alemán tenía siete bridas atadas al cuello que le impedían comer y beber. GUARDIA CIVIL
El pastor alemán tenía siete bridas atadas al cuello que le impedían comer y beber. GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha investigado a un hombre de 30 años de edad y vecino de la Cuenca de Pamplona como presunto autor de un delito de maltrato animal. Tenía a su perro, de tres años y raza pastor alemán, con unas bridas colocadas en el cuello que le impedían comer y beber.

La investigación se inició cuando los agentes tuvieron conocimiento del estado del animal a través de una persona que llamó al teléfono de Atención al Ciudadano de la Guardia Civil, 062. Alertó a los agentes de que en una propiedad de la Cuenca de Pamplona había un perro claramente desnutrido.

Al tratarse de un posible delito de maltrato animal, fueron agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza SEPRONA de la Guardia civil de Navarra los encargados de la investigación.

Estos comprobaron que este animal presentaba una actitud muy agresiva y no consentía que se le acercasen para valorar su situación real.

Ante los claros síntomas de desnutrición que presentaba, motivada por varias bridas de plástico que llevaba atadas al cuello y que le impedían comer y beber, se procedió a solicitar apoyo de personal veterinario. 

LE QUITARON SIETE BRIDAS

Hasta el lugar acudieron dos facultativas de un centro veterinario que, tras valorar la situación, suministraron un sedante al pastor alemán. Una vez que quedó sedado, le realizaron una extracción de hasta siete bridas de plástico. Posteriormente, desplazaron al perro a la clínica donde permaneció ingresado 24 horas con los cuidados necesarios para la recuperación de las heridas que presentaba en la zona del cuello.

Asimismo, los agentes obtuvieron la identificación del animal a través de la lectura del microchip. El pastor alemán fue recogido de la clínica por el gerente de una guardería canina de la localidad navarra de Bidaurreta, el cual junto a las veterinarias de la clínica veterinaria continúan suministrando los cuidados necesarios para la total recuperación del animal. El varón de 30 años y residente en la Cuenca de Pamplona ha sido puesto a disposición de la Autoridad Judicial en calidad de investigado como responsable de un delito de maltrato animal.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Tenía a su perro con unas bridas atadas al cuello que le impedían comer y beber