PREMIUM  SUCESOS

Tratamientos incompletos y defectuosos: el cierre de una clínica dental deja decenas de afectados en Pamplona

Muchos de ellos habían pagado miles de euros por tratamientos odontológicos que no se han llevado a cabo.

Un dentista observa la boca de un niño en una imagen de recurso. ARCHIVO
Un dentista observa la boca de un niño en una imagen de recurso. ARCHIVO  

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache y el Colegio de Dentistas de Navarra ha denunciado el cierre de la clínica dental Odent, en el barrio de San Juan de Pamplona, y ya está llevando el caso a decenas de afectados. Muchos de ellos han perdido miles de euros en tratamientos incompletos o defectuosos.

En mayo la Administración ordenó la clausura de la clínica por alguna situación irregular. A partir de ese momento, varios afectados comenzaron a llegar a Irache porque se encontraban con que en la clínica nadie les respondía y sus tratamientos estaban recién comenzados, a medio camino o sin concluir. En otros casos, éstos eran defectuosos.

Muchos de ellos habían pagado miles de euros por tratamientos odontológicos en los que se realizaban la colocación de implantes dentales. Pero se encontraban con que el tratamiento que habían pagado estaba sin completar y no sabían adónde acudir.

Desde Irache se intentó contactar con la clínica sin éxito. Se realizaron las correspondientes reclamaciones en representación de los asociados pero éstas llegaban devueltas y sin ninguna respuesta. También se ha contactado con el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Navarra para recabar información sobre esta clínica dental.

Ante esta situación, la Asociación está estudiando la posibilidad de acudir a los tribunales para reclamar al administrador de la empresa los derechos de los afectados. En función de las circunstancias, se valorará hacerlo de forma individual o conjunta.

Por su parte, el propio Colegio Oficial de Dentistas de Navarra también ha informado de que ha tenido constancia de alrededor de 20 reclamaciones por parte de estos pacientes debido al cierre de la clínica dental Odent.

Al igual que en la Asociación de Consumidores Irache, la mayor parte de los pacientes que han presentado sus reclamaciones en las oficinas del Colegio de Dentistas "demandan tratamientos que no se han terminado y que ya han sido abonados en su totalidad".

"En ocasiones, los tratamientos abonados constan de varios miles de euros por la colocación de implantes y que, tras mucho tiempo, han quedado inacabados", ha explicado el Colegio en una nota en la que ha indicado, también, que otras reclamaciones aducen "mala praxis por parte de la dentista que regenta la clínica así como la imposibilidad de acceder a sus historias clínicas con excusas de lo más variopintas".

También el Colegio de Dentistas de Navarra ha intentado ponerse en contacto con la responsable de la clínica para "recabar información" sobre cada uno de los clientes que han reclamado, sin embargo, sus intentos "han resultado infructuosos ya que la dentista no ha recogido ninguno de los burofaxes enviados".

La entidad ha señalado que la Administración "ya cerró otra clínica de esta colegiada" en Pamplona que "en enero de este año fue condenada por mala praxis al extraer a un paciente los premolares sin ser necesario y fue declarada en rebeldía por no presentarse al juicio".

¿QUÉ HACER EN UN CASO COMO ESTE?

No es la primera vez que sucede un caso de similares características. Ya ha habido varios casos en España de clínicas dentales que han cerrado y han dejado a los clientes con los tratamientos sin completar.

En estos casos, en cuanto la clínica no responde lo más adecuado es asesorarse legalmente sobre las posibilidades legales y los pasos a dar. En cualquier caso, es muy conveniente dirigirse a la empresa de forma fehaciente, por correo certificado, burofax o telegrama, para reclamar por el incumplimiento de contrato.

Si en la clínica cerrada nadie coge el correo y pertenece a una empresa mayor, puede ser conveniente reclamar a la sede central de esta compañía exponiendo el caso.

Es muy importante igualmente conservar toda la documentación que pueda ofrecer información. Por supuesto, el contrato, imprescindible, pero también publicidad sobre su tratamiento o cualquier comunicación realizada por la clínica durante el proceso. También es importante conservar los recibos de todos los pagos efectuados.

En muchos de estos casos, dado que muchos procesos incluyen implantes y su importe puede elevarse a miles de euros, los clientes firman una financiación para costear el tratamiento. Al tratarse de contratos vinculados, una vez que se ha reclamado el incumplimiento a la propia clínica, puede reclamar también la anulación de la financiación. Para ello, puede dirigirse a la entidad financiera para comunicar que el contrato no se ha ejecutado y que la financiación queda cancelada.

Otras veces, el consumidor ha pagado la totalidad o parte del tratamiento en el momento de contratar. Ahora se encuentra con el tratamiento a la mitad pero con el dinero ya pagado y sin que la clínica le dé ninguna explicación.

Además de los tratamientos sin concluir, se dan frecuentemente consultas porque los tratamientos odontológicos son defectuosos o no han dado el resultado prometido.

Generalmente, los consumidores han pagado por ellos miles de euros. En estos casos, la solución no es sencilla ya que suele ser necesario el informe de un profesional que acredite la mala praxis del proceso.

Por ello, antes de contratar un tratamiento odontológico es necesario firmar un contrato lo más detallado posible que concrete el tratamiento a seguir, plazos, precios, riesgos que tiene y los resultados que se esperan obtener.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Tratamientos incompletos y defectuosos: el cierre de una clínica dental deja decenas de afectados en Pamplona