SUCESOS

Reciben como a un héroe en Pamplona al etarra juzgado por intentar matar a un concejal de UPN

Jorge Olaiz está en libertad provisional a la espera de la sentencia después del juicio, en el que le piden 15 años de cárcel. 

Homenaje al etarra Jorge Olaiz en Pamplona.
Homenaje al etarra Jorge Olaiz en Pamplona.  

Máxima pasividad institucional en Pamplona ante un homenaje de apología terrorista.

Un grupo de personas afines a la izquierda abertzale ha recibido en Pamplona como un héroe a Jorge Olaiz, que se encuentra en libertad provisional a la espera de sentencia después del juicio celebrado en la Audiencia Nacional, en el que le piden 15 años de prisión por haber intentado acabar con la vida de Miguel Ángel Ruiz de Langarica, entonces concejal de UPN en el consistorio pamplonés. 

Ya hace unos años, la ahora teniente de alcalde del consistorio que dirige Joseba Asirón, Patricia Perales (Bildu) celebró también la puesta en libertad de este mismo etarra cuando quedó en libertad por sus anteriores condenas

El atentado, que iba a cometerse después del asesinato de Tomás Caballero (UPN), se frustró gracias a que un vecino observó a los etarras en las inmediaciones del domicilio y pudo alertar a la policía. 

Este mismo hombre ha tenido que testificar protegido en el juicio ante el temor a sufrir represalias por el entorno abertzale, que protege y celebra los asesinatos de ETA.

ASÍ SE PREPARÓ EL INTENTO DE ASESINATO DEL EDIL DE UPN

El fiscal señala que Jorge Olaiz mantuvo una cita en el sur de Francia con la dirección de ETA y que en dicho país realizó un curso de armas y explosivos y luego recibió órdenes para realizar seguimientos y vigilancias a concejales de UPN y del PSOE en Pamplona.

El terrorista centró su actividad en el exconcejal Ruiz de Langarica por ser una persona con la que coincidía en su actividad laboral, pues este tenía una empresa de amortiguadores con la que trabajaba como subcontratada la compañía en la que trabajaba el terrorista. Por ello sabía que el edil carecía de escoltas y, tras vigilarle, resolvió acabar con su vida el 24 de noviembre de 2000.

Ese día, junto con el ya condenado Iñaki Beaumont, quien portaba una pistola, se apostó en la inmediaciones del domicilio de su víctima. El ataque no pudo llevarse a efecto, según el fiscal, como consecuencia de la intervención de un testigo protegido que sospechó de la actitud de los terroristas y alertó a una patrulla de la Policía Nacional.

Beaumont fue detenido portando el arma, mientras que Olaiz huyó y se refugió en casa de una amiga, ocultándose más tarde en la casa de un desconocido y trasladándose posteriormente a Francia, donde se integró en el "comando Kroma" que fue desarticulado en noviembre de 2001.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Reciben como a un héroe en Pamplona al etarra juzgado por intentar matar a un concejal de UPN