SUCESOS

Acude a interponer una denuncia en Tudela y acaba siendo detenido al comprobar que dos juzgados pedían su arresto

La Policía Foral ha detenido a seis personas sobre las que pesaban órdenes de detención. Así se han producido. 

Una de las detenciones de la Policía Foral por violencia contra la mujer. PFORAL
Una de las detenciones de la Policía Foral por violencia contra la mujer. PFORAL

La Policía Foral ha detenido a seis personas sobre sobre las que pesaba órdenes de detención emitidas por distintos juzgados. Se han llevado a cabo en Tudela, dos en Berriozar, Peralta, Pamplona y Mutilva.

Uno de los detenidos es un vecino de Tudela de origen magrebí de 29 años, sobre el que recaían tres requisitorias, dos emitidas por juzgados de Violencia sobre la Mujer de Alcobendas (Madrid) y de Primera Instancia e Instrucción de Lliria (Valencia). La tercera requisitoria viene impulsada por la Policía Nacional de Carabanchel. El detenido acudió a la oficina de atención policial de la Policía Foral en Tudela a interponer una denuncia y al contrastar sus datos personales se comprobaron las requisitorias pendientes. Se le buscaba por malos tratos en el ámbito familiar, estafa y robo con fuerza en interior de vehículo.

También se detuvo a una vecina de Berriozar de 45 años y a un vecino de Peralta de origen ecuatoriano de 23 años, al tener pendientes sendas órdenes de búsqueda, detención y personación por un delito de daños y otro contra la seguridad del tráfico, respectivamente. En ambas detenciones las patrullas acudieron a los respectivos domicilios para hacer efectivas las órdenes emitidas por un Juzgado de Instrucción de Lleida y por un Juzgado de lo Penal de Pamplona.

Además, una patrulla de seguridad ciudadana de la comisaría de Pamplona observó, mientras realizaba un patrullaje preventivo por el barrio pamplonés de la Chantrea, un turismo estacionado de modo que obstaculizaba el normal tránsito del resto de vehículos. Al comprobar los datos de los ocupantes, desde el Centro de Mando y Coordinación de Policía Foral se indicó que uno de ellos, de 33 años y vecino de Pamplona, tenía una orden de detención y personación ordenada por un Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Tafalla, por un delito contra la seguridad vial.

Por otro lado la Policía Municipal de Berriozar puso a disposición de la Policía Foral, en calidad de detenido, a un vecino de Burlada de 47 años. Los agentes municipales fueron requeridos por unas molestias vecinales. Al identificar a los implicados, desde Policía Foral se informó de la requisitoria pendiente de uno de ellos, emitida por un Juzgado de lo Penal de Pontevedra por un delito relacionado con el abandono de familia. Por este motivo fue detenido y trasladado a dependencias del cuerpo autonómico.

Finalmente y por el mismo motivo, en la localidad de Mutilva se detuvo a un vecino de Ibargoiti de 43 años. Una patrulla de seguridad ciudadana de la comisaría de Pamplona de Policía Foral acudió a su lugar de trabajo para hacer efectiva la orden emitida por un Juzgado de lo Penal de Pamplona.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Acude a interponer una denuncia en Tudela y acaba siendo detenido al comprobar que dos juzgados pedían su arresto